Shermadini será baja dos meses, complicaciones con Jarrod Jones, e Ivan Buva pide una contrato largo

Jarrod Jones./SUR
Jarrod Jones. / SUR

El ala-pívot tiene pasaporte húngaro, pero en el Unicaja tienen dudas de la validez de este documento cara a la Liga ACB

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El de ayer fue un mal día para el Unicaja. Si acabó con una paliza ante el CSKA, empezó con una pésima noticia por la baja de Shermadini. Se confirmaron los peores presagios y el pívot georgiano estará dos meses de baja. No pasará por el quirófano y seguirá un tratamiento conservador para tratar de recuperarse de una rotura por estrés en el cuarto metatarsiano del pie izquierdo.

Con Shermadini fuera del equipo en una fase clave de la temporada, especialmente en la Liga Endesa, el Unicaja se ve obligado a reforzar el equipo. Ayer el secretario técnico del club, Carlos Jiménez, comenzó una ronda de contactos con distintos agentes para interesarse por la situación de diferentes jugadores. El club mostró especial atención a dos. El primero, como se apuntó el lunes, es Jarrod Jones, ala-pívot de 27 años y 2,08 metros, que está jugando en el Karsiyaka turco. Jones es el jugador más destacado de la Basketball Champions League, en la que promedia 19 puntos y 6 rebotes. Después de varias temporadas en Hungría, tiene la nacionalidad de este país, pero el Unicaja no las tiene todas consigo sobre la validez de su pasaporte comunitario en España. Hay tres vías para lograr una nacionalidad europea: por lazos de familia, por matrimonio o por jugar con una selección comunitaria. Jones, a pesar de haber sido preseleccionado por Hungría, no llegó a jugar un partido oficial. El ala-pívot nacido en Michigan (EE.UU) recibió el pasaporte por interés deportivo. Su caso no es distinto al de otros jugadores que militan en la ACB, pero el Unicaja no se fía.

Sin embargo, Jones podría venir al Unicaja ‘gratis’, pues su actual equipo le debe varias mensualidades y esto le abre la puerta hacia Málaga, siempre y cuando el asunto del pasaporte se aclare. Si el equipo turco se niega, el jugador podría denunciar el caso a la FIBA, pero esto es un arma de doble filo, pues podría demorar su llegada

El Unicaja también se interesó por la situación de Ivan Buva, pívot croata de 24 años y 2,09 metros, que juega en el Istambul BBS en el que está haciendo una temporada brillante. Es el segundo máximo anotador de la Liga con 18,5 puntos y promedia 6 rebotes por partido. Buva conoce la ACB, pues jugó en el Bilbao, pero su fichaje no es fácil. Es pieza clave en su equipo, que pelea por entrar en los ‘play-off’y habría que pagar una pequeña cláusula, algo que ya conoce el Unicaja. El jugador ha pedido una temporada más de contrato para hacer las maletas de regreso a España consciente de que en verano tendrá buenas ofertas y prefiere seguir en Turquía a fimar sólo tres meses ahora. Aunque es el jugador que más gusta a Plaza, el Unicaja no quiere hacer nada con vistas a la próxima campaña al no saber en qué competición europea estará ni su presupuesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos