El Unicaja impone su identidad

El Unicaja impone su identidad
Ñito Salas

Con un partido muy serio y una gran defensa, doblega al talentoso Efes para seguir soñando con la clasificación en la Euroliga

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Durante los días previos al partido de ayer, muchos aficionados se han preguntado cómo un equipo como el Efes, repleto de jugadores de gran talento, que podrían estar en los equipos que comandan la Euroliga, ocupa el último lugar en la clasificación. No hizo falta esperar mucho para encontrar la respuesta. El conjunto turco, al que el Unicaja venció por 81-68, es un grupo lleno de talento, pero sin identidad de equipo. El Unicaja no alcanza las cotas de calidad de su rival, pero ha logrado una cohesión y una conjunción que le permite competir a día de hoy contra cualquier equipo de Europa.

81 Unicaja

(23+17+23+18): McCallum (8), Milosavljevic (12), Salin (9), Suárez (7), Augustine (10)- cinco inicial- Soluade (-), Díaz (6), Díez (2), Shermadini (7), Waczynski (20) y Rosa (-).

68 Efes

(12+16+27+13): McCollum (16), Simon (5), Dragic (12), Brown (7), Dunston (9)- Stimac (2), Balbay (6), Saybir (-), Douglas (6) y Motum (5).

Árbitros
Lamonica (ITA), Kowalski (POL) y Sukys (LIT). Sin eliminados.
incidencias
Partido correspondiente a la vigésima segunda jornada de la Euroliga disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena ante 6.065 espectadores.

El nivel de implicación del cuadro malagueño es tal que no acusa las ausencias de dos de sus mejores jugadores, Nedovic y Brooks. Esta fue la clave de la victoria del Unicaja, un triunfo que le permite seguir en la pelea por la clasificación para la siguiente fase. Una semana más y un partido menos. El trabajo para ganar fue colectivo, pero la aportación final de Waczynski resultó decisiva en una fase en la que el Efes se situó a sólo dos puntos. Y, como siempre, Augustine, que parece incombustible.

Si había un plan de partido, el Unicaja lo cumplió desde el salto inicial. Las dos canastas de Dragic en el arranque hicieron parecer que el Efes iba a plantar batalla desde el comienzo (9-7, min.3). Sin embargo, el conjunto turco se vino abajo a las primeras de cambio en cuanto se topó con la defensa malagueña. La actividad cajista era enorme, no sólo en el rebote, sino también en las líneas de pase. Esto le permitió correr, pero tampoco tuvo problemas en el ataque en estático, moviendo bien el balón y alternando acciones interiores con triples. Augustine y Suárez dominaron la zona, McCallum dividía y asistía, mientras que Salin y Milosavljevic estuvieron acertados en los triples. El resultado fue un 23-12 al final del primer cuarto.

El juego vistoso del Unicaja se desplomó en cuanto la rotación del banquillo entró en la pista. La defensa seguía siendo buena, pero el problema estaba en las pérdidas. Seis en los seis primeros minutos del segundo cuarto eran demasiadas y casi le cuestan la renta que tenía en el marcador. El Efes se colocó a siete puntos en el minuto 16 de partido. Pero había más, las referencias interiores desaparecieron, porque Shermadini estaba demasiado alejado del aro y sus ganchos se quedaban cortos. La entrada de Waczynski con sus triples alivió los problemas para anotar del equipo malagueño ante un Efes que no aprovechó las nueve pérdidas de su rival en el segundo cuarto. Sólo el excajista Dragic en el cuadro turco ponía la intensidad necesaria para apretar el marcador. El regreso de Augustine, esta vez de cuatro, junto a Shermadini dio más consistencia al equipo Plaza, que llegó al descanso ganando por 40-28.

Análisis

Milosavljevic y Augustine

Como era de esperar, el Efes salió con más mordiente, aunque el Unicaja respondió a la perfección haciendo un baloncesto fácil. Se juntaron Milosavljevic y Augustine para conectar varios puntos seguidos. Uno asistía al otro y viceversa (54-38, min.25). El serbio firmó un partido muy sólido y parece en clara línea ascendente. Aunque la producción ofensiva del Unicaja no decaía, el principal problema estuvo en la aparición en el partido de McCollum, uno de los mejores anotadores de esta Euroliga. Sus triples mantuvieron al Efes en el partido. Los lanzamientos desde el 6,75 fueron el mejor argumento ofensivo del cuadro turco, hasta cinco convirtió en el tercer cuarto para llegar con vida al último acto (63-58).

La tendencia al alza del Efes se mantuvo, por desgracia para el Unicaja que a seis minutos para el final vio reducida su renta a sólo cuatro puntos de nuevo por una sucesión de pérdidas (65-61). Plaza tuvo que sentar a un desafortunado McCallum. Al equipo malagueño le costaba un mundo anotar, de hecho sólo logró una canasta en juego hasta el minuto 35. A esas alturas del partido ya tenía al Efes pisándole los talones (67-65). Plaza recompuso a su equipo, también con una defensa zonal por momentos. Augustine palmeó un rebote clave que cambió la tendencia del choque. Quedaban tres minutos por jugar y el encargado de sentenciar el choque fue un Waczynski imperial desde la línea de tres puntos. El Efes, un grupo de buenos jugadores, pero sin mentalidad de equipo no dio para más y se rindió (81-68).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos