Suárez afina con un maestro del tiro

Carlos Suárez y Pedro Robles después de un entrenamiento este verano.
Carlos Suárez y Pedro Robles después de un entrenamiento este verano. / Twitter

Pedro Robles, ganador del concurso de triples en 2009, ha entrenado al madrileño

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Aunque la pretemporada del Unicaja comienza oficialmente este miércoles, la realidad es que casi todos los jugadores llegarán con una carga de trabajo importante. El verano es la época clave para mejorar y esta idea está totalmente asimilada por los profesionales. El paso de Carlos Suárez al puesto de ala-pívot fue traumático en su día, pero es algo ya inamovible. Tras una primera temporada frustrante, la pasada fue brillante. Podría haberse conformado con esto, pero el capitán del Unicaja se ha puesto en manos de un auténtico maestro del tiro para mejorar sus fundamentos y ampliar su reportorio de movimientos.

Suárez lleva dos semanas entrenando con Pedro Robles, a muchos no les sonará este nombre, pero este madrileño de 40 años fue durante su larga carrera como jugador (Estudiantes, Gijón, Valencia, Tenerife, Murcia, y Cáceres) uno de los mejores triplistas del baloncesto español. Robles ganó en 2009 el concurso de triples de la Liga ACB estableciendo un nuevo récord este particular certamen. Ahora es profesor en un colegio de Madrid y aprovecha el verano para enseñar técnica individual a profesionales en activo y jugadores jóvenes.

El capitán del Unicaja llega mañana a Málaga después de un intenso trabajo de pretemporada para mejorar varias facetas de su juego

A sus manos ha llegado un Carlos Suárez con margen de mejora y con él ha trabajado el bote, movimientos cerca del aro y el lanzamiento. «Hemos hecho un poco de todo, pero no nos hemos centrado en el tiro con un volumen grande de lanzamientos en estático como hacen los tiradores. La idea era hacer hincapié en acciones de tiro después de bote y situaciones de juego cara al aro, pero siempre combinadas con esfuerzo; con mucho dinamismo», explicó Robles a SUR mientras presenciaba el entrenamiento de ayer de la selección española en Madrid.

«A Pedro lo conocía de haberme enfrentado a él muchas veces y yo buscaba a alguien que me pudiese ayudar a mejorar la técnica individual y me puse en contacto con él. Era un excelente tirador y me está ayudando mucho estos días antes de que comience la pretemporada», explica Suárez.

El capitán del Unicaja acabó la temporada pasada con un 32% de eficacia en los lanzamientos de tres y 92 % en tiros libres. Son buenos porcentajes de lanzamientos para un ala-pívot, pero hay margen de mejora. «Más allá de los porcentajes, lo que es importante es hacer buenos tiros. El trabajo en verano es el que te da la confianza para evolucionar y pulir esos aspectos en los que puede tener algún problema. En este caso, también hemos utilizado ejercicios que implicaban retos para el jugador, para que así la mente trabaje. Esto en los partidos te puede ayudar, por ejemplo a superar una mala racha de lanzamientos», destaca Robles.

Robles, ante De la Fuente en un Barcelona-Estudiantes en 2001. / Efe

Y luego está el factor anímico. Hace dos temporadas, en su primera campaña como ala-pívot, Suárez promedió un pobre 27% de eficacia, su segundo peor registro desde que es profesional, con sólo 19 aciertos de 70 intentos en un año complicado para todo el Unicaja. Sin embargo, la temporada pasada, lanzó más y mejor (75/24), algo para lo que el de Aranjuez tiene una explicación. «Va ligado a la confianza que se puede tener, en buena dinámica como la de la temporada pasada, los aciertos aumentan. Espero que en un año tan duro y exigente como el que nos espera con el regreso a la Euroliga, este trabajo que estoy haciendo me ayude en esta faceta».

Estas dos semanas de entrenamiento específico con Pedro Robles no ha sido el único trabajo de Suárez en el verano, que también estuvo en Miami trabajando junto a Jayson Granger. El capitán del Unicaja no ha sido ajeno a los movimientos que ha realizado el club para reforzar el equipo, y valora de forma positiva las incorporaciones realizadas. «Por dentro hemos fichado a gente con talento, pero a la vez dura en el apartado defensivo, como Shermadini y Augustine. Por fuera veo jugadores sólidos como Salin y Milosavljevic. Luego está el McCallum, el base americano, del que todo elmundo habla muy bien y que nos puede dar un salto de calidad».

Fotos

Vídeos