Tiempo de oportunidades en el Unicaja

Tiempo de oportunidades en el Unicaja

La baja de Nedovic cambiará los roles en el equipo y dará más protagonismo a jugadores secundarios

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Un Unicaja nuevo. El equipo malagueño presentará esta tarde en Moscú una estructura distinta a la habitual. Las bajas por lesión de Nedovic y Brooks van a obligar a reordenar el equipo para ser lo más competitivo frente a un rival directo por la clasificación para la siguiente fase como es el Khimki (18.00 horas).

Por orden de importancia, el mayor problema se presentará en la rotación exterior. Nedovic es el hombre que capitaliza el juego del Unicaja y el que más tiempo tiene el balón en sus manos, también el que más anota y asiste. ¿Cómo suplirlo? Plaza señaló que el canterano Soluade será el encargado de asumir la responsabilidad de hacer olvidar a su compañero. Soluade bromeaba sobre esta situación días atrás en la entrevista que concedió a SUR. «Cuando estoy en pista, miro a Nedovic en el banquillo, con lo bueno que es, y me digo: ‘Tengo que hacerlo muy bien porque si no, no vuelvo a salir’». Ahora Nedovic no estará en el banquillo y tendrá una oportunidad más ‘real’.

Sin embargo, no parece el canterano el hombre sobre el que debe recaer únicamente esta responsabilidad, por galones y roles, son jugadores como Salin o Waczynski los que deben asumirla. El finlandés es el más señalado. Su estilo es distinto al de Nedovic, pues no tiene esa capacidad para generarse sus propias jugadas y, salvo partidos, aislados su temporada está siendo gris. Cuando Nedovic se lesionó en noviembre, sus minutos se multiplicaron, pero no su aportación.

La ausencia de Brooks también obligará a reordenar el juego interior con el previsible ‘regreso’ de Okouo esta tarde ante el Khimki

Entonces, como la vía de Salin no fue efectiva, Plaza probó también a Waczynski como escolta. Fue ahí cuando el polaco se reivindicó con buenos partidos y donde puso las bases de la regularidad que ha alcanzado en los últimos meses. Entonces también Ray McCallum fue una alternativa por su capacidad, al contrario que Salin, para fabricarse canastas. Un juego más parecido al de Nedovic, pero sin la amenaza exterior del serbio. Y el cuarto implicado en este baile exterior no es otro que Milosavljevic. Con el alero existe la sensación de que puede ofrecer mucho más, pero, superado el ecuador de la temporada, no lo ha hecho. Ahora, sin su amigo Nedovic en el equipo, quizá dé el paso adelante que se espera. No es tan rápido como el escolta, pero tiene buen manejo de balón para penetrar.

Díez, como en la Eurocup

La campaña anterior, la temporada de Dani Díez vivió un punto de inflexión cuando Suárez se perdió la ida de las semifinales de la Eurocup por una gastroenteritis. Aquel día contra el Lokomotiv, Díez hizo un gran partido jugando de cuatro.

En este caso la ausencia de Brooks lo devolverá al juego interior para cubrir que quizá Augustine se aleje de la pintura para jugar de ‘cuatro’, lo que dejaría espacio para Okouo. El canterano sólo ha jugado en tres de los 20 partidos de esta Euroliga (15 minutos), y en su caso, más que en el resto de jugadores, esta reordenación de la rotación sí que representa una gran oportunidad.

Soluade (base). El canterano es el señalado por Plaza para suplir a Nedovic

Se está ganando los minutos en las últimas jornadas a base de intensidad y buena defensa. Esta tarde contra el Khimki tendrá que dar un paso adelante también en ataque, pues Joan Plaza lo ha señalado como el reemplazo de Nedovic. «Estaba jugando ya más de dos que de uno, Soluade hará un poco de Nedovic», dijo el entrenador ayer. Durante la pretemporada demostró que puede ser una amenaza desde el perímetro gracias a su mejora en los lanzamientos de tres puntos. No le da miedo asumir tiros y, probablemente, mejorará las prestaciones defensivas de Nedovic.

Salin (escolta). La oportunidad para recuperar su sitio en el equipo

El protagonismo del finlandés ha descendido mucho en los planteamientos de Plaza en el último mes por diversos motivos. El primero por el gran momento de Nedovic, también por la aparición de Soluade y, en parte, por su propia culpa. Su aportación está lejos de ser una gran alternativa al serbio y cuando ha entrado en la pista la producción ofensiva del equipo pierde enteros. Con Nedovic fuera durante dos semanas, tendrá más protagonismo y, previsiblemente, más minutos. No tiene la capacidad de su compañero para generarse sus propias canastas o jugar con los pívots.

Waczynski (alero). Plaza ya lo utilizó como escolta en alguna ocasión

El alero polaco atraviesa por un buen momento de forma y hace ya semanas que dio el paso adelante que Plaza le reclama ahora a alguno de sus compañeros. Llegado el momento, puede convertirse en una alternativa para el entrenador en el puesto de escolta. Durante su etapa en el Obradoiro era habitual verlo jugando de ‘dos’, haciendo más cosas además de tirar de tres puntos. Es precisamente esta la clave de su mejoría esta temporada. Ahora no sólo lanza, sino que también penetra porque ha vuelto a botar el balón para fabricarse sus canastas, y carga mucho y bien el rebote.

Milosavljevic (alero). Todavía no se ha visto la faceta ofensiva por la que destacó en Berlín

Nadie en el seno del Unicaja tiene queja del trabajo de Dragan Milosavljevic, pero está claro que el alero serbio, que llegó con el cartel de jugador total para jugar en varias posiciones, está lejos de los números que promediaba en el Alba Berlín. Es un ejemplo defensivo, pero casi no se ha dejado ver en ataque. La idea era que incluso formase pareja con Nedovic como escolta, pero no ha actuado en esa posición al ser encasillado como especialista defensivo. No es demasiado fiable en el tiro de tres puntos, aunque ha mejorado en esta faceta en los últimos partidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos