Los ultras del Estrella Roja no son bien recibidos en el Carpena

Danguvic saluda los hinchas de su equipo tras jugar en Málaga/ SUR
Danguvic saluda los hinchas de su equipo tras jugar en Málaga / SUR

La Policía y la seguridad privada están en alerta, se han bloqueado zonas del pabellón y no habrá intercambio de entradas tras los incidentes de hace dos temporadas

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja está en alerta. El club malagueño está tomando todas las medidas posibles para protegerse ante la llegada de los problemáticos hinchas del Estrella Roja, que en su última visita a Málaga hace dos campañas protagonizaron incidentes dentro del Palacio de los Deportes y también en algunos bares de la ciudad.

Antes que nada conviene saber que después de aquellos hechos que sucedieron en el Unicaja-Estrella Roja jugado el 18 de marzo de 2016, el club malagueño remitió una carta a los responsables del equipo de Belgrado en la que les notificaba su decisión de no volver a realizar intercambio de entradas nuca más para sus aficionados. Los hinchas del conjunto balcánico, casi un centenar, tomaron literalmente la zona que está detrás del banquillo visitante incomodando al resto de espectadores, pues estaban de pie, desplazando incluso a personas que tienen comprado su abono en esa zona. Aunque algunos de ellos habían comprado entradas para esos asientos, la Policía y la seguridad privada del Unicaja los desalojó y los trasladó a una de las esquinas del anillo superior del pabellón. Antes, unos cincuenta de estos hinchas provocaron graves destrozos en un bar de la Avenida de la Aurora, y la Policía detuvo a varios de ellos.

Después de aquello, el Unicaja remitió la mencionada carta al Estrella Roja negando el intercambio de localidades para futuros partidos. De hecho, el club de Belgrado tiene prohibido organizar viajes para sus hinchas después de que uno de ellos resultase muerto en una pelea con hinchas del Galatasaray en Estambul en 2014.

Las medidas del Unicaja

Fuentes del Estrella Roja confirmaron a SUR ayer que el equipo no viaja acompañado de sus problemáticos hinchas. Sin embargo, desde el club de Belgrado son conscientes que es posible que algunos viajen por su cuenta.

En la Costa del Sol hay una nutrida colonia serbia que seguro acudirá al partido al reclamo de la visita del equipo más popular de su país.

El Unicaja ha estado previsor en este asunto para evitar que se repitan los incidentes del encuentro de hace dos temporadas. Para empezar, se han bloqueado las localidades que están detrás del banquillo visitante, lugar que suelen ocupar los aficionados del Estrella del Belgrado en todos los pabellones. La Policía y la empresa de seguridad que trabaja con el Unicaja también están en alerta para este partido, aunque el dispositivo de seguridad será el mismo que para otros encuentros.

Controlar la llegada de estos problemáticos hinchas es complicada, pues pueden llegar en pequeños grupos, pero también se ha querido controlar la compra de entradas por Internet. En las últimas semanas no se han producido ventas de grandes cupos de entradas, por lo que todo está dentro de lo normal, pero incluso esto es difícil de controlar. El Palacio no se llenará y cualquiera puede comprar entradas incluso antes del partido. En cualquier caso, el Unicaja está en guardia después de los antecedentes.

Fotos

Vídeos