La dualidad nada recomendable del Unicaja

Suárez, Milosavljevic, Shermadini, Nedovic y McCallum escuchan el himno de la Euroliga en la cancha del Olympiacos. /Efe
Suárez, Milosavljevic, Shermadini, Nedovic y McCallum escuchan el himno de la Euroliga en la cancha del Olympiacos. / Efe

El Unicaja firma números destacados en la Liga ACB y es de los peores de la Euroliga

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja retoma mañana la Euroliga en la cancha del Efes (18.30 horas) con el objetivo de sumar una victoria que lo saque de los últimos puestos de la clasificación. Precisamente su rival en Estambul es el colista del torneo después de no haber ganado todavía en las cuatro jornadas disputadas. Estos encuentros han permitido comprobar la enorme diferencia de nivel que hay respecto a la Liga Endesa y también cómo se ve afectado el rendimiento del equipo malagueño cuando suena la sintonía del ‘I feel devotion’, el himno de la Euroliga.

Mientras en la ACB el Unicaja está a la cabeza de los principales apartados estadísticos, en la Euroliga ocurre lo contrario, muestra inequívoca de que lo que vale en España no es suficiente para competir en Europa. Así, el detalle más llamativo está en todo lo que tiene que ver con el ataque. Lo primero, la producción ofensiva, donde el conjunto de Plaza es el cuarto mejor de la ACB, con 84,4 puntos, mientras que en la Euroliga anota 16,8 menos, que son muchos, para quedarse en 68 y ser el segundo peor equipo. Directamente relacionado con esto aparecen las asistencias, pues la mayor intensidad defensiva de los rivales continentales crea muchos problemas al Unicaja para circular el balón y generar asistencias con siete menos por partido (13,2) respecto a la Liga (20,5), en la que es el mejor en este apartado. Esta posición de privilegio contrasta con el segundo peor balance de pases de canasta en la Euroliga.

Con una peor circulación de balón y problemas para atacar en estático, los triplistas del Unicaja no tienen lo que se denominan ‘tiros liberados’, por lo que el porcentaje en triples es ridículo en la Euroliga, un 26,3, el peor del torneo. Aquí, de nuevo la diferencia de intensidad defensiva que generan los rivales, permite que esos mismos tiradores firmen números brillantes en la Liga, con un 41,3%, segundo mejor registro.

El tema de los tiros libres es digno de estudio, pues el Unicaja es el peor de la Euroliga en este apartado con un 61,1% de eficacia, mientras en la ACB los jugadores cajistas tiran con más tranquilidad (88,14%), teniendo en cuenta que en la Euroliga se han jugado dos jornadas menos y el Unicaja ha lanzado en términos comparativos los mismos tiros libres. Ante el Valencia, el equipo malagueño no anotó ninguno, pero lo llamativo es que sólo dispuso de dos y Shermadini los falló.

Hombres altos sin rentabilizar

Por lo que respecta a los tiros de dos, que normalmente acaparan los pívots, el conjunto de Joan Plaza se mueve en los mismos guarismos, que son malos tanto en la Liga ACB, cuarto peor equipo, como en la Euroliga, quinto porcentaje más bajo. ¿Qué quiere decir esto? Pues que entre otras cosas, el equipo no está rentabilizando tener una gran batería de hombres altos.

En rebotes, el otro gran apartado estadístico, el Unicaja está parejo en las dos competiciones. Unos números que le permiten ser de los mejores en la Euroliga, pero que en la ACB no destacan. Su superioridad ofensiva, con palizas como la del domingo al Estudiantes, le permite dominar los partidos. Sin embargo, 20,7 rebotes defensivos y 12,5 ofensivos no le dan para ganar partidos en la Euroliga. Estos desajustes dan, por último, una enorme diferencia de valoración del equipo entre la Liga (100 y tercera mejor) y la Euroliga (67,5 y segunda peor).

Fotos

Vídeos