El Unicaja, ante el más difícil todavía en la Euroliga

Los jugadores del Unicaja celebran el título de la Eurocup ganado al Valencia y que le permitió clasificarse para la Euroliga. / Agencia Lof

Tendrá el tercer presupuesto más bajo del torneo, sólo por delante del Zalguiris y el Estrella Roja

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja va a afrontar la próxima temporada uno de los mayores desafíos de su historia reciente. La participación en una Euroliga de nuevo formato con sólo los 16 mejores conjuntos del continente exigirá al cuadro malagueño un esfuerzo enorme para poder compaginarla con la Liga ACB. El nivel de los adversarios y potencial económico y deportivo suponen un reto para el cojunto que, salvo sorpresa, dirigirá Joan Plaza.

El Unicaja encara su regreso a la Euroliga desde una posición de clara desventaja respecto a la mayoría de equipos. La explicación es que tiene el tercer presupuesto más bajo de la competición. En temporadas anteriores, cuando el cuadro malagueño era un fijo en esta competición, comenzaba siempre en el vagón intermedio, pues, al ser 24 clubes los participantes, siempre había un grupo por debajo con menos posibilidades económicas.

Ahora es diferente. Con la entrada en funcionamiento del nuevo sistema de competición semicerrado con sólo 16 equipos y un formato de liga de todos contra todos, la dificultad se multiplica. La mayoría de los clubes han incrementado de forma notable su presupuesto para hacer frente a los 30 partidos que se juegan, apostando por plantillas más amplias, además de poder hacer frente a más viajes.

A la espera de que el consejo de administración del club lo apruebe, el Unicaja contará con un presupuesto de unos 13,5 millones, un 30 % superior al de la temporada pasada, según ha explicado el presidente cajista, Eduardo García. El esfuerzo que se va a hacer desde la entidad cajista es importante para cubrir esta ampliación con la búsqueda de ingresos extra, también como es lógico por parte de sus propietarios y patrocinador, la Fundación Bancaria y Unicaja Banco.

Puede parecer mucho dinero, que lo es, pero la realidad es que es el tercer presupuesto más bajo de la competición, sólo por delante del Zalguiris y el Estrella Roja. A la hora de analizar el potencial económico de los diferentes equipos es clave también el régimen impositivo que tienen que soportar en sus respectivos países. En España es probablemente el más alto junto con Alemania (desde el 48 % dependiendo del tramo y de la comunidad autónoma) de todos los que esta temporada compiten en la Euroliga, y eso es algo determinante pues el coste de los jugadores para el club es mayor. Los salarios de los profesionales copan casi la totalidad del presupuesto. En España, el Baskonia parte con ventaja por el régimen fiscal vasco, en el que los deportistas con rentas altas sólo tributan la mitad de su salario. El resto es íntegro para ellos. Así, el equipo de Vitoria, que esta temporada ha tenido 15 millones de presupuesto y que la próxima podría alcanzar los 18, tiene una gran ventaja para contratar jugadores.

Sobra decir que el Real Madrid y el Barcelona, al amparo del potencial económico de los clubes de fútbol están a años luz del resto. Ambos, con unos 32 millones de presupuesto, casi triplican al Unicaja.

La próxima temporada llegará con importantes cambios y el mayor desembolso de numerosos equipos en su historia. Pase lo que pase, el CSKA, con casi 50 millones, volverá a estar en el primer puesto. La segunda posición será para el Fenerbahçe, flamante campeón de la Euroliga con sus 30 millones, pero con sólo 12 de ingresos y un cierre en negativo de 18 millones. Casi nada. Su salvador será el Grupo Dogus, que invertirá 15 millones por temporada en el equipo, y su presupuesto subirá hasta los 32. En el caso de los equipos turcos, los jugadores gozan de un régimen fiscal muy favorable, al 15 %, algo que les ha permitido hacerse con los mejores jugadores en los últimos años.

El subidón del Valencia

Otro aumento significativo llegará en Alemania, donde la carga fiscal es la misma que soportan los equipos españoles. Allí, el Brose Baskets, que la semana pasada volvió a proclamarse campeón de Liga, pasará de los 13 millones a los 18, un aumento que le llegará por el mayor respaldo del grupo de componentes automovilístico que da nombre al equipo.

En España, el gran salto lo va a protagonizar el Valencia, que esta temporada ha tenido ya 13,8 millones. Fuentes consultadas por SUR señalan que Juan Roig, propietario de Mercadona y mecenas del club, elevará su aportación para un presupuesto final de unos 18 millones.

En la clase alta presupuestaria de la Euroliga hay otros clubes de primerísimo nivel, como el Maccabi (21), Efes (19), Milán (19), Panathinaikos (20) y Olympiacos (18). Los equipos más modestos del torneo serán el Zalguiris –eso sí, donde los jugadores sólo tributan al 15 %–, y el Estrella Roja serbio, con unos 7 millones y que esta temporada ha tenido graves problemas para cumplir con los pagos a sus jugadores, que no cobran desde hace varios meses.

Fotos

Vídeos