El Unicaja, ante un laberinto de decisiones

Waczynski, uno de los hombres importantes que tiene opción de seguir un año más en el Unicaja. /SUR
Waczynski, uno de los hombres importantes que tiene opción de seguir un año más en el Unicaja. / SUR

La Copa marca el inicio de la planificación de la próxima plantilla. La continuidad de Plaza y el futuro de varios jugadores, cuestiones a resolver por el club

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

La Copa del Rey de baloncesto es un evento deportivo único, no sólo por lo que pasa dentro de la cancha. Estos días, Las Palmas de Gran Canaria concentra a miles de aficionados de diferentes puntos del país, pero también a muchos profesionales que viven del negocio de la canasta. El cuartel general de los equipos en Las Palmas, el hotel AC Iberia, es un hervidero de periodistas, directores deportivos, jugadores y agentes del que saldrán muchos preacuerdos cara a la próxima temporada.

Como si fuera un programa televisivo de citas rápidas, los agentes pasan horas sentados en el ‘hall’ del hotel para tener reuniones con sus clientes o fugaces contactos con los directivos de los clubes que al final son los que les tienen que comprar el ‘producto’. El secretario técnico del Unicaja, Carlos Jiménez, y algunos miembros de la plantilla han estado estos días en estas reuniones que marcarán la configuración de la plantilla para la próxima campaña.

La Copa marca el pistoletazo de salida de los fichajes de los clubes más importantes de la Liga Endesa y la entidad de Los Guindos tiene que afrontar un laberinto de decisiones en los próximos cuatro meses, de aquí a final de competición, sobre su plantilla y cuerpo técnico. Para empezar, este año Plaza termina contrato y no tiene opción en el actual acuerdo para seguir vinculado al club. Eso significa que habrá que negociar un nuevo contrato desde cero con el técnico barcelonés si la intención es que siga en Málaga. Tras cinco temporadas, el club malagueño tiene buena predisposición para que Plaza continúe a los mandos del equipo malagueño. Se valora su conocimiento del club y su trabajo en las últimas temporadas, además de que el propio técnico siempre se ha mostrado feliz en Málaga.

Pero esta sintonía no ha provocado que haya una negociación abierta entre ambas partes, algo que sí se ha producido en anteriores temporadas. El club no tiene prisa y la eliminación de la Copa del Rey no ayuda a tomar una decisión rápida. Se esperará para ver cómo se desarrolla la segunda parte de la temporada y así tomar una decisión sobre seguro. El técnico, que suele decir que un entrenador tiene que estar preparado para hacer las maletas, también estudiará sus opciones en el mercado.

El problema es que el futuro de Plaza también puede marcar el de varios jugadores, lo que enmaraña el laberinto. Hay varios nombres de peso en el equipo con los que hay que negociar. Waczynski, que ha dado un paso adelante esta temporada, tiene una opción de continuar y el jugador ha mostrado en privado su deseo de continuar en el Unicaja. También tendrá que tratar el Unicaja de atar antes de que termine la temporada a Brooks, otra pieza valiosa de la plantilla que tendrá muchas novias y a Augustine, el mejor fichaje del pasado verano, que sólo firmó por una temporada –y con un salario considerablemente inferior al que tenía en Rusia–. De los nuevos, Milosavljevic y Shermadini firmaron por dos años, Salin tiene uno más opcional y McCallum termina contrato.

De los cupos, sólo Suárez y Díaz tienen garantizada su continuidad, ya que hay que decidir si se ejecuta la temporada opcional de Díez y si los canteranos Okouo y Soluade seguirán formando parte de la primera plantilla. Estos últimos meses de competición tendrán que servir para despejar dudas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos