De Andorra a Zaragoza, un mundo para el Unicaja

De Andorra a Zaragoza, un mundo para el Unicaja
ACB PHOTO/E. CASAS

El equipo de Plaza suma su sexta victoria en la Liga Endesa y da un recital ofensivo, con 16 triples, a uno de su registro histórico

Juan Calderón
JUAN CALDERÓNMálaga

Hace dos semanas, el Unicaja volvía de Andorra después de ofrecer una pésima imagen y perder anotando sólo 60 puntos. A sólo 200 kilómetros de Andorra está Zaragoza, donde ayer el equipo malagueño firmó un recital ofensivo inesperado para confirmar el cambio de tendencia en su juego, tal y como indican los 102 puntos que le endosó al Zaragoza en la victoria más amplia de la temporada.

El Unicaja demostró que otro baloncesto es posible con los jugadores que tiene. Lo había apuntado contra el CSKA, también frente al Baskonia en la Euroliga, pero los resultados no acompañaban. Es evidente que el potencial de los equipos antes citados no tiene nada que ver con el del Zaragoza, pero este Unicaja que ayer maravilló, naufragó quince días antes en Andorra y poco antes en Gipuzkoa.

77 T. Zaragoza

Bellas (2), Neal (16), Barreiro (2), Dragovic (9), De Jong (12) -cinco inicial- Triguero (2), Alocén (-), Mazalin (2), Michalak (17), Álex Suárez (8), Varnado (2) y Blums (5).

102 Unicaja

McCallum (11), Nedovic (17), Milosavljevic (6), Brooks (9), Augustine (8) -cinco inicial- Alberto Díaz (8), Salin (3), Shermadini (15), Waczynski (16) y Carlos Suárez (9).

parciales.
15-27; 20-24; 17-19 y 25-32.
árbitro.
Perea, García Ortiz y Olivares. No hubo excluidos por personales
incidencias.
Partido correspondiente a la undécima jornada de la Liga Endesa disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante unos 6.900 espectadores.

¿Qué ha cambiado? Para empezar, Plaza está cumpliendo a rajatabla su reducción de la rotación. Diez jugadores para afrontar cada partido. Ayer volvió a prescindir de Díez y Okouo, lo que mantiene la tensión en un grupo más reducido. Y de nuevo ha hecho una apuesta por el talento o los jugadores con más puntos. Si el jueves en Vitoria la coincidencia en la pista de McCallum, Nedovic y Waczynski relanzó la parcela ofensiva, pero naufragó en defensa; ayer la combinación fue otra. A los dos primeros le sumó Salin, y el resultado fue mejor.

Más

Y, quizá, el factor más decisivo, el equilibrio en el juego. El dato más llamativo de la contundente victoria del Unicaja en Zaragoza fueron los 16 triples convertidos de 28 intentos, pero lo importante fue la aportación de los pívots, que anotaron 41 puntos. Es decir, el juego del equipo malagueño logró el ansiado equilibrio, que le da estabilidad y amplía el abanico de posibilidades para anotar.

Máximo riesgo

Todos estos factores fueron determinantes para que el equipo cajista sumase un triunfo, el sexto, que lo acerca a su primer gran objetivo de la temporada, que no es otro que jugar la Copa del Rey. Faltarían al menos otros tres más, y quizá jugando así, sea más fácil que los consiga.

El partido era de máximo riesgo, pero el Unicaja se lo encontró todo de cara. Primero por su acierto y segundo por las facilidades que le dio el rival. Tras unos primeros minutos de tanteo, el cuadro malagueño mostró un acierto en los triples desconocido. Hasta cinco jugadores distintos anotaron desde la línea de 6,75 con siete triples seguidos que derrumbaron la frágil oposición del Zaragoza. El Unicaja anotó el doble de canastas de tres, 7/10, que de dos, 3/7, y eso es casi imposible de responder por cualquier rival.

Por si fuera poco, el ritmo del partido también le favorecía, dominando el rebote y atacando rápido sin la necesidad de superar una defensa sólida. Nada más empezar el segundo cuarto alcanzó la máxima ventaja, 16 puntos después una canasta de Díaz y el último servicio de Nedovic antes de marchase al banquillo tras haber jugado 13 minutos seguidos. No se le complicaron las cosas al equipo malagueño, pese a que ya no lanzaba tanto de tres. Los puntos de Shermadini mantenían la ventaja que no encontraba la forma de recortar distancias y echaba en falta los puntos de Gary Neal, según máximo anotador de la Liga. Como el equipo local se empeñó en lanzar de tres pese a su mala puntería (3/14), las cosas fueron más fáciles para el Unicaja que con un triple de Suárez desde ocho metros cerró una primera parte perfecta (35-51).

Controló perfectamente el Unicaja una posible reacción del Zaragoza tras el descanso. Augustine y Brooks dominaban esta vez en la zona visitante y la ventaja malagueña se fue hasta los 22 puntos con una acción de ‘dos más uno’ de McCallum, 43-65, min. 26. La presencia en la pista al mismo tiempo de McCallum, Salin y Nedovic fue clave para el ritmo anotador no decayese. Pese a que Plaza le dio un respiro al americano y al serbio, el cuadro cajista encaró el último cuando con una amplia ventaja.

Pese que el Zaragoza se situó a quince puntos con nueve minutos por jugar, tres triples seguidos de Suárez y Waczynski acabaron por sentenciar el partido (55-79, min, 38). El Zaragoza bajó ya los brazos, pero eso no impidió que el Unicaja insistiese con un Nedovic que elevó la ventaja hasta los 29 puntos. A pesar de la renta, Plaza optó por no dar minutos a Dani Díez y Okouo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos