La luz de alarma se enciende en el Unicaja

La luz de alarma se enciende en el Unicaja
FRANCIS SILVA

Se muestra apático y confuso, y claudica ante un Zaragoza liderado por Gary Neal, que ofreció un recital de baloncesto

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN
82 Unicaja

83 Zaragoza

Parciales
23-14; 14-22; 22-20; 23-27.
Árbitros
García González, García Ortiz y Mendoza. Bien. Sin eliminados.
Cancha
Palacio de los Deportes,6.012 espectadores según datos oficiales.

Gary Neal fue el último jugador que Juanma Rodríguez, exdirector deportivo del Unicaja y ahora responsable de Deportes de la Diputación, fichó para el club malagueño. Llegó a Málaga para sustituir a Juan Dixon, que a su vez suplió a Taquan Dean. ¿Se acuerdan? Venía de ser el máximo anotador de la Liga italiana con el Benetton de Treviso. Tuvo un impacto inmediato en aquel equipo que dirigía Aíto García Reneses, y después hizo carrera en la NBA de forma brillante siendo uno de los mejores triplistas de la liga estadounidense. Aquello fue en 2010. Neal tiene ahora 33 años y está en la recta final de su carrera, pero ayer ofreció un recital de baloncesto, de técnica de tiro y de conocimiento del juego para deleite de los aficionados y desgracia del Unicaja. Sus 37 puntos –sí han leído bien, 37– pusieron en evidencia al equipo malagueño, que confirmó que llega al final de la temporada sumido en un mar de dudas, falto de ganas y con una actitud impropia de lo mucho que se está jugando el club.

El Unicaja jugará los 'play-off', pero el problema es cómo llega. Del equipo temible de hace unos meses ha derivado a un conjunto sin tensión, que ayer fue superado por un equipo que pelea por evitar el descenso a la LEB. Lo de jugar la Euroliga ya queda lejos teniendo en cuenta lo que está haciendo. No encontró recursos ni en la pista ni en el banquillo para sacar adelante el partido. Se vieron algunos pañuelos en las gradas y eso es mal síntoma. Hacía tiempo que eso no sucedía en el Palacio y evidencia cierto hartazgo de los aficionados. Partidos como el de ayer no ayudan.

El 'reaparecido' Brooks se reivindicó en el arranque con diez minutos perfectos en los que desarmó a la defensa del Zaragoza. Igual anotaba cerca de la canasta que de tres. Diez puntos sin fallo del estadounidense permitieron al Unicaja un plácido arranque de partido. Si el ataque malagueño era muy superior, la defensa se encargó de minimizar las amenazas del rival, que estaban bien identificadas en Gary Neal y Bjelica. Dani Díez frenó al estadounidense, uno de los grandes anotadores de la Liga Endesa. El Unicaja cerró el primer cuarto con un claro 23-14 y todo hacía presagiar que sería un partido cómodo para el conjunto de Plaza.

La 'segunda unidad' del conjunto malagueño mantuvo el nivel de forma momentánea con los triples de Salin y Waczynski, pero este último no pudo controlar a Gary Neal en defensa, y por ahí comenzaron los problemas. El escolta del Tecnyconta Zaragoza calentó la muñeca y empezó el recital con dos triples para lograr 14 puntos en el segundo cuarto. El ataque del Unicaja, además, perdió lucidez y la ventaja fue menguando poco a poco. Plaza tuvo que parar el partido y también recuperar a Nedovic y Augustine, que entró por un apagado Shermadini, que sólo recibió un balón interior en todo el tiempo que estuvo en la pista. Los cambios no variaron la tendencia del choque y al descanso se llegó con el partido en un puño (37-36).

El comienzo de la segunda parte no trajo buenas noticias, porque Neal seguía anotando y el Unicaja mantenía los problemas para anotar. El estadounidense del Zaragoza puso por delante a su equipo en el minuto 23 (42-43) confirmando así las dudas del Unicaja y que su equipo era a estas alturas una seria amenaza para los de Plaza. La presencia de Milosavljevic sobre Neal frenó algo la producción ofensiva de este, y sobre la defensa, el Unicaja tomó algo de aire (56-49). Aguantó el equipo visitante, ahora sustentado por Bjelica, y llegó al último cuarto presionando a un Unicaja demasiado irregular (59-56).

La inconsistencia del equipo cajista lo abocó a un final complicado. Bjelica se convirtió ahora en la principal preocupación del Unicaja, que comenzó el último cuarto con un quinteto pequeño para elevar la tensión defensiva. A seis minutos del final, el Zaragoza lograba un inquietante 60-63. Lo peor no era el dominio visitante en el marcador, sino la sensación de que el Unicaja no daba con la tecla para responder.

Plaza cambió de estrategia. Del quinteto defensivo pasó a lo opuesto y su equipo tomó algo de aire. Fue un visto y no visto, porque entre Neal (31) y Bjelica (15) voltearon la situación para poner a su equipo por delante a dos minutos del final (76-77). Como ninguno de sus defensores pudo pararlo, Plaza probó con Alberto Díaz sobre el escolta estadounidense, pero tampoco. En el primer balón que recibió, Neal volvió a anotar a 1:30 para el final (78-81). El Unicaja estaba contra las cuerdas. En el intercambio de golpes finales, Nedovic y Augustine mantuvieron el pulso, pero Neal respondió para dar a su equipo el triunfo y sumir al Unicaja en un mar de dudas a las puertas de los 'play-off'. Un mal asunto.

Temas

Acb

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos