El Unicaja busca un ‘mirlo blanco’

Shermadini es la gran preocupación del Unicaja./Fernando González
Shermadini es la gran preocupación del Unicaja. / Fernando González

Shermadini se probará hoy, sus sensaciones determinarán si se ficha, mientras que Plaza exige ya un refuerzo

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Fichar, no fichar. Hoy sí, mañana no... El Unicaja vive pendiente estos días del estado físico de Giorgi Shermadini para dar definitivamente el paso de reforzar la plantilla. Plaza ayer presionó ante el maltrecho estado físico del georgiano y de James Augustine. «Debemos fichar a un pívot», afirmó de forma categórica antes de montarse en el avión que llevó al equipo a Moscú, donde esta tarde se enfrenta al CSKA (18.00 horas), líder de la Euroliga.

El Unicaja ha recibido numerosos ofrecimientos, algunos no dan el nivel que se exige, o no cumplen los requisitos que se demandan, mientras que otros se escapan del alcance por motivos económicos. La realidad es que el mercado de pívots, parece que lo que se busca ahora es un ‘cuatro y medio’, es muy limitado. Sin embargo, pese a que Joan Plaza se mostró ayer muy tajante a la hora de solicitar un fichaje, todavía se tiene esperanza en recuperar a Shermadini.

El georgiano, que se ha sometido a distintos tipos de pruebas médicas, se va a entrenar hoy con Ndong para ver cómo responde el pie izquierdo que tiene lesionado. No se ha apreciado fractura alguna y, según se indicó, las molestias han remitido un poco después de varios días de reposo. Así que, dependido de cómo responda al entrenamiento, se actuará de una forma u otra.

Muy complicado

Ayer, algunas agencias de representación confirmaron que el Unicaja ha contactado con ellas preguntando la disponibilidad de hombres grandes, pero hay pocas alternativas. Hay ofrecimientos de jugadores que conocen la Liga, como Yannick Moreira, en Rusia, y se miran opciones como las de Ivan Buva, que ahora destaca en Turquía, o la de Georgios Bogris, que juega poco en el Olympiacos, pero parecen demasiado complejas porque implicaría pagar por su salida. Con este último no se ha contactado.

Tampoco se pierde de vista la Liga China, donde hay pocas opciones, todas muy caras y difíciles de acometer. Bourousis está compitiendo allí y su fichaje no es viable según su agente, también Justin Hamilton, con pasaporte croata, caché alto y que pasó por el Valencia, está jugando el ‘play-off’ de la CBA.

Ayer fue llamativa la insistencia de Plaza por fichar, aunque sabe mejor que nadie cómo están sus jugadores y que las próximas semanas serán clave en la Liga ACB, e incluso se acordó de Musli, al que él descartó. «Sólo hay tres equipos en España que no han fichado y otros tres en Europa. Esto es una señal, es muy importante y es de valorar, pero no quita de que no sólo no hemos fichado, sino que se fue un jugador (Musli) y no lo hemos repuesto. Llegados a este punto sí que nos tenemos que plantear la posibilidad de fichar. Americano, comunitario o que conozca la liga y todo es complicado. Carlos está en ello y estamos pendientes de la evolución de Shermadini. Se va a hacer una gammagrafía y, dependiendo de lo que tenga, decidiremos. Debería ser un pívot, sí», explicó

El técnico recalcó que no hay nada claro en estos momentos, pero que tampoco hay mucho margen de actuación . «El mercado te delimita las condiciones y no puedes escoger. No es como ir al supermercado. Hay algunos que son caros, otros te exigen años de contrato para más temporadas o te piden condiciones que no puedes afrontar ahora. Lo que ofrezca el mercado, lo estudiaremos y dependiendo de las pruebas de Shermadini actuaremos. Nos jugamos mucho como para arriesgar. Si surge ese ‘mirlo blanco’, pues debemos estudiarlo. Esto es algo ya que se escapa de mis manos», dijo.

Una gammagrafía, la última prueba para salir de dudas con Shermadini

Shermadini no viajó ayer con el Unicaja a Moscú. El pívot se quedó en Málaga para realizar un entrenamiento con Boniface Ndong que calibrará su estado después de varios días de descanso. Ahora se es más optimista. El cuerpo médico del Unicaja, después de hacerle varias pruebas radiológicas y una resonancia magnética va a probar con otro tipo de herramienta médica para salir definitivamente de dudas. El pívot georgiano se va a someter a una gammagrafía.

Se trata de un procedimiento de medicina nuclear que utiliza pequeñas cantidades de material radioactivo para diagnosticar y determinar la gravedad de una gran variedad de enfermedades y condiciones de los huesos incluyendo fracturas, infecciones y cáncer. Al paciente se le inyecta un radiotransductor (generalmente difosfonato) y se estudia su distribución en el cuerpo después de unos minutos. Este producto emite una radiación que es detectada por la maquinaria adecuada. Esta técnica es habitual y muy útil en casos de inflamaciones importantes, como la que sufre Shermadini. Si finalmente esta prueba revela una fractura ósea, el Unicaja tendrá que decidir que tratamiento se usa para recuperar al jugador y que podría incluir la intervención quirúrgica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos