El Unicaja, más cerca de la canasta

Shermadini será el techo del equipo y su principal referente interior con sus 2,17./Salvador Salas
Shermadini será el techo del equipo y su principal referente interior con sus 2,17. / Salvador Salas

Plaza contará con el juego interior más alto de los últimos años, con cuatro hombres en el puesto de ‘5’ y los 2,17 de Shermadini como techo del equipo

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

«Hace unos años, era una premisa tener a un 2,15 y ahora ves la Final Four o la final de la NBA y ves a jugadores que apenas pasan los dos metros de pívots». Esta reflexión de Joan Plaza, que pertenece a una de sus comparecencias públicas de la pasada temporada, dejaba entrever un cambio en su forma de ver el baloncesto. Más juego abierto, muchos tiradores, pívots móviles que pudieran defender a jugadores más pequeños o tirar desde lejos. Solía poner los ejemplos de Kyle Hines, dominante en el puesto de pívot en el Olympiacos o en el CSKA o el de Bryant Dunston, del Efes, con 2,03.

Ese juego con ‘bajitos’, con mucha artillería en el perímetro (Fogg, Nedovic, Smith, Waczynski...) y hombres más móviles en las posiciones interiores (Suárez o Brooks) le dio al Unicaja la pasada campaña el título de la Eurocup. Pero los cambios en la plantilla y la configuración del nuevo equipo hace previsible un cambio en el juego del Unicaja, más cerca de la canasta.

Augustine es un ‘5’ que en ocasiones podrá ejercer de ala-pívot junto a otro interior

Por primera vez en su etapa en Málaga, Plaza contará en el primer equipo con cuatro jugadores que se desenvuelven en la posición de ‘5’. Y ninguno de ellos está escaso de altura, al contrario. Tres de ellos son jugadores de los denominados en Estados Unidos ‘7 pies’, es decir que alcanzan o superan los 2,13 de altura: Shermadini, Musli y Okouo. El cuarto en cuestión, Augustine, llega a los 2,08. Mientras que en el puesto de ala-pívot Plaza mantendrá la apuesta por la pareja Suárez-Brooks, dos jugadores de 2,03 y que podrían desenvolverse perfectamente en la posición de alero, contará con cuatro pívots puros. Es evidente que esta circunstancia viene marcada por la continuidad de Musli en la plantilla, al menos por ahora. El Unicaja fichó a un jugador como Shermadini, de características muy similares a Musli, ya que Plaza no terminó la temporada contento con el serbio y dio luz verde a su salida del equipo. Pero el balcánico quiere cumplir su contrato y empezará la temporada con el equipo, salvo sorpresa de última hora.

Viny Okouo tendrá más protagonismo esta temporada con sus 2,14.
Viny Okouo tendrá más protagonismo esta temporada con sus 2,14. / Unicajab.fotopress

Cambio en el juego

Por tanto, Plaza cuenta con cuatro hombres de características diferentes para cubrir el puesto de ‘5’ en una temporada que será muy exigente desde el punto de vista físico. Con la mayor presencia de hombres altos el equipo cambiará su forma de jugar. Lo explicó esta semana el propio entrenador en su encuentro con los medios: «Habrá un cambio en la forma de jugar. Tener a Shermadini, especialmente a él, aunque también a Augustine, Musli o Viny (Okouo) a otros niveles, va a provocar que tengamos ayudas defensivas más largas y de eso se pueden aprovechar nuestros hombres del perímetro. Todos los exteriores, desde Waczynski, hasta el base más pequeño que es Alberto, van a sacar provecho de esta atracción de los hombres grandes».

Musli tendrá que pelear con Shermadini para tener minutos con sus 2,13.
Musli tendrá que pelear con Shermadini para tener minutos con sus 2,13. / Salvador Salas

El entrenador también explicó que con los jugadores que se ha fichado busca aumentar el porcentaje de acierto en los balones interiores en ataque. «El año pasado había tantos jugadores en el perímetro con capacidad de anotar que entre Smith, Nedovic y Fogg podían meter 45 puntos; eso obligaba a los rivales a tener que estar mucho más cerca de ellos y que nuestros pívots anotaran quizás algo más de lo que eran capaces de hacer. Este año será un poco a la inversa con la atracción que van a generar nuestros interiores», afirmó el entrenador. También reconoce el entrenador que habrá que hacer «ajustes» en la defensa, para que hombres tan grandes como Shermadini –2,17, el hombre más alto del Unicaja desde la temporada 2012-2013, en la que estaba Kosta Perovic, un centímetro más alto que el georgiano– no sufra tanto en las ayudas exteriores.

«Los exteriores van a sacar provecho de la atracción de nuestros pívots», sostiene Plaza

En este aspecto defensivo Plaza considera fundamental el fichaje de Augustine, que pese a su altura y corpulencia (2,08) tiene la movilidad suficiente para defender a jugadores más bajos. El entrenador lo ve como un «4,5» o un «4,75», que podría jugar minutos a la vez con Shermadini o Musli en situaciones muy concretas. Un juego interior de mucho empaque, que permitirá rotaciones y que tendrá que demostrar su poderío ante los mejores jugadores de la Euroliga.

Augustine será el pívot rocoso que aumente el nivel defensivo con sus 2,08.
Augustine será el pívot rocoso que aumente el nivel defensivo con sus 2,08. / Francis Silva

Fotos

Vídeos