La ACB mejora su propuesta a los jugadores y hoy se buscará un acuerdo que evite la huelga

Nedovic, durante un partido ante el Valencia./Ñito Salas
Nedovic, durante un partido ante el Valencia. / Ñito Salas

La Liga ofrece el pago de 315.000 euros del Fondo Social durante dos temporadas e invita a la ABP a negociar las dos siguientes

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

A medida que se acerca la hora marcada para el comienzo de la huelga de jugadores en el baloncesto español, aumentan los nervios y también se intensifican las negociaciones para tratar de solventar la crisis. Ayer se celebró una reunión en Madrid con presencia de los clubes que componen la comisión negociadora de la Liga ACB y el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, en el que el paro convocado por la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) que amenaza la celebración de la Copa del Rey fue tema principal. La huelga de los jugadores comienza esta noche.

En ese encuentro la ACB mejoró su propuesta al sindicato de los jugadores asegurando el Fondo Social a razón de 315.000 euros las dos próximas temporadas, oferta que fue rechazada por la ABP, que no estuvo en la reunión, y que exigió cuatro años después de conocer el ofrecimiento. Como no hubo acuerdo, todas las partes han quedado emplazadas a un nuevo encuentro este mediodía en el CSD para tratar de lograr un acuerdo de última hora. Según se apuntó a SUR, en caso de que no haya consenso, podría darse el caso de que se solicitase la declaración de la huelga como ilegal por defectos de forma, lo que complicaría más el asunto, pero aseguraría la disputa de la Copa del Rey.

La jornada de ayer fue muy intensa y se produjeron movimientos curiosos. El Valencia, para evitar que sus jugadores aleguen que están ejerciendo su derecho al paro y se nieguen a viajar a Las Palmas, adelantó el desplazamiento a esta tarde, a partir de las siete. Por su parte, el Unicaja ha citado a su plantilla a la hora inicialmente prevista, mañana a las 17.00 horas, para coger el vuelo chárter hasta la capital grancanaria. Ahora está por ver qué es lo que deciden los jugadores, que mañana ya estarán en huelga, y si se presentarán a la cita. Es evidente que la decisión se tomará de forma conjunta en el vestuario si no hay acuerdo en la mesa negociadora de hoy en Madrid antes apuntada.

La baja temperatura dentro del Gran Canaria Arena, otra amenaza

Al margen de la huelga de jugadores que comenzará esta noche, hay otro elemento que pone en riesgo la celebración de la Copa del Rey y puede resultar soprendente: el frío. Las temperaturas que se registran en el interior del Gran Canaria Arena, el pabellón donde se celebrará el torneo, estuvieron a punto de provocar que no se jugase el encuentro de la Eurocup entre el Gran Canaria y el Darussafaka. Los jugadores del conjunto turco se quejaron del frío y, tras hacer las preceptivas mediciones, se comprobó que la temperatura era inferior a los 16 grados que permite la normativa. El partido se jugó porque el cuadro turco accedió, pero pudo haberse suspendido. Este gélido ambiente ya se repitió en la Copa celebrada en Las Palmas en 2015. El pabellón se encuentra ubicado en un barranco y su sistema de ventilación provoca fuertes corrientes de aire y frío en el interior. La ACB está tan preocupada por el asunto que incluso, según se apuntó a este periódico, se está planteando la instalación de bombas de calor para corregirlo. Es el invierno más frío en Canarias en los últimos diez años.

Por otro lado, desde el Cabildo de Gran Canaria, que en su día abonó un millón de euros para acoger la Copa del Rey, se tiene tranquilidad sobre la celebración del torneo, porque la Liga le ha garantizado que la competición se disputará. Casi todos los jugadores de los ocho equipos que tomarán parte en la Copa han mostrado su respaldo a la huelga, no así los componentes del Fuenlabrada, que parecen partidarios de jugarla y que se enfrentarán al conjunto anfitrión, el Gran Canaria, además de otros plantillas como las del Estudiantes o el Andorra que rechazaron la huelga desde el primero momento. «Ni mis compañeros ni el cuerpo técnico ni yo somos turistas. Hemos merecido ir a la Copa del Rey y no vamos de turistas, vamos a Gran Canaria a ganar el partido», dijo el croata Marko Popovic.

Precisamente los jugadores del conjunto canario también mostraron cierto apoyo a la huelga, pero no abiertamente, pues el club pertenece al Cabildo de Gran Canaria. Sería llamativo que no jugasen un torneo que organiza la administración que les paga.

4.000 aficionados afectados

Con el foco sobre los jugadores, los grandes perjudicados por la huelga declarada por la Asociación de Baloncestistas Profesionales son los aficionados. Un total de 200 seguidores del Unicaja viajarán a Las Palmas a partir de esta mañana con el deseo de arropar a su equipo en el duelo de cuartos de final contra el Real Madrid (jueves, 21.30 horas), según confirmó el club malagueño. Pero lo harán con la incertidumbre por el paro de los jugadores.

Incluyendo a la afición del Unicaja, se calcula que unos 4.000 seguidores de los siete equipos de fuera de la isla se desplazarán hasta Las Palmas para presenciar el torneo. Todas estas personas han contratado y pagado tanto vuelos como habitaciones de hotel o apartamentos, por lo que el perjuicio económico para ellos puede ser muy grande. Se calcula que el gasto medio por aficionado será de unos 1.000 euros.

El origen de la huelga está en la demanda de la ABP para que la Liga abone unos 315.000 euros en concepto de fondo social que la asociación destina a su funcionamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos