El Unicaja se reivindica en el adiós

El Unicaja se reivindica en el adiós
EFE

Derrota al Fenerbahçe en un gran partido, liderado por un Nedovic sublime que acabó con 31 puntos

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Se acabó. Lo que empezó hace un año aquella fantástica noche del 5 de abril en la pista del Valencia con el título de la Eurocup, llegó a su fin. El Unicaja cerró de forma brillante su paso por la competición más exigente que hay fuera de la NBA. Esta sí es la mejor liga de Europa. El equipo malagueño ha completado una destacada actuación quedándose a las puertas de los 'play-off' y mostrando siempre una gran capacidad para competir sin importarle el rival y el calendario. Se despidió con una exhibición final que será recordada. Ganó en la pista del Fenerbahçe, vigente campeón del torneo, haciendo gala de un gran baloncesto y comandado por uno de los jugadores más en forma de Europa en estos momentos: Nemanja Nedovic. A la temporada le queda un suspiro, así que si admiten un consejo, no se pierdan ni un partido del Unicaja porque tardará muchos años el club cajista en tener en sus filas a un jugador de esta dimensión y de su talento.

91 Fenerbahçe

(14+22+15+32+8): Guduric (4), Nunnally (19), Wanamaker (4), Melli (3), Duverioglu (4) -cinco inicial-, Kalinic (9), Sloukas (26), Muhammed (-), Vesely (14), Thompson (1) y Datome (7).

99 Unicaja

(22+25+12+24+16): McCallum (-), Salin (5), Milosavljevic (7), Brooks (7), Okouo (4) -cinco inicial-, Díez (5), Suárez (1), Díaz (10), Augustine (11), Nedovic (31) y Waczynski (18).

Árbitros
Radovic (CRO), Pastusiak (POL) y Romano (ISR). Eliminaron por cinco faltas personales al local Vesely.
incidencias
Partido de la trigésima y última jornada de la fase regular de la Euroliga, disputado en el Ulker Sports And Event Hall de Estambul ante 10.012 espectadores.

Ganó el Unicaja después de una prórroga, sobreponiéndose a la remontada de uno de los favoritos al título y rematando en el tiempo extra con una excelente defensa. Síntomas claros de un equipo con carácter y ambición. Son rasgos a los que tiene que agarrarse para encarar el exigente tramo final de la Liga Endesa, en el que se juega mucho, lo principal: lograr regresar a la Euroliga. Es la competición del futuro, donde están los mejores jugadores, la que más espectáculo ofrece y en la que el Unicaja ha demostrado que puede competir. Este es el objetivo único y esencial, y el primer paso debe darlo este domingo ante el Tenerife (12.30 horas).

El que pensase que el equipo malagueño se iba a dejar llevar por no jugarse nada, se equivocó. Todos querían ganar y Nedovic, el que más. Su actuación, detallada en la información que acompaña esta crónica, es una de las mejores de un jugador del Unicaja en la Euroliga y confirma el gran momento por el que atraviesa. Fue tan buena que tapó el sólido encuentro de jugadores como Díaz, Augustine o Waczynski (18 puntos sin fallo).

Concentrado

El comienzo del partido con un ritmo lento e incluso el quinteto que dispuso Plaza, podían hacer presagiar que el equipo malagueño se iba a reservar para el choque del domingo ante el Tenerife, pero nada más lejos de la realidad. Al contrario que en otros choques, el Unicaja no entabló un mano a mano anotador con su rival y recuperó su mejor versión defensiva, esa con la que ha desplegado un juego más sólido. Poco a poco fue ganando terreno al Fenerbahçe con una gran actividad y constantes ayudas. Además, este esfuerzo defensivo estuvo acompañado por una correcta circulación, pocos fallos y una buena selección de tiro. El cuarto triple del Unicaja (Salin, Milosavljevic, Brooks y Díaz) situó al Unicaja 9-18 a los cinco minutos. Aunque el conjunto turco trató de reaccionar, la irrupción en el partido de Nedovic y Waczynski lo paró en seco (14-22 min. 10).

Nedovic sabía que estaba en un gran escaparate y firmó unos minutos brillantes, con canastas de todo tipo y una gran plasticidad en sus acciones. El polaco sacó a relucir su eficacia desde la línea de tres y a los 15 minutos la renta malagueña era de 18 puntos (20-38). El campeón de Europa reaccionó cuando Plaza dio descanso a sus mejores hombres, pero la segunda unidad del Unicaja no tardó en ajustarse y, no sólo recuperó el nivel defensivo, sino que también anotó con facilidad por medio de Dani Díez. Fueron 20 minutos excelentes del Unicaja que llegó al descanso ganando 36-47.

Era previsible que el Fenerbahçe tratarse de volver al partido. Lo hizo endureciendo el juego en todos los sentidos. Más físico, más contacto e intensidad. Parecía que el Unicaja se venía abajo cuando el conjunto turco se situó 44-49 en el arranque del tercer cuarto, pero Nedovic apareció para mantener las distancias. Su decimosexto punto dio aire al equipo malagueño que se colocó 46-58. Llegaron los minutos más complejos, con muchas personales y un juego más trabado. También ahí aguantó el Unicaja con Suárez cobrando protagonismo para llegar al último cuarto ganando 51-59.

El Fenerbahçe le dio la vuelta al partido a base de triples. Tres seguidos en el arranque del último cuarto (62-59). Parecía que el equipo local se escapaba, así que Plaza recuperó a sus mejores hombres, pero esencialmente a Nedovic que veía el aro como una piscina. Un dos más uno en su primera acción devolvió al Unicaja a la pelea. El equipo cajista se repuso con una gran defensa y volvió a ponerse por delante. El choque era un toma y daca constante. A falta de 8 segundos Díaz anotó un triple (81-83) que parecía sentenciar, pero un inverosímil palmeo de Sloukas llevó el encuentro al tiempo extra.

El esfuerzo extra de una prorroga no le venía nada bien al Unicaja pensando en el partido del domingo ante el Tenerife, pero no se arrugó. No dio un solo paso atrás. Su defensa y la inspiración de Nedovic lo condujeron al triunfo, también el acierto en los tiros libres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos