Díez se merienda al Barcelona

Suárez y Díez pelean por un balón con Koponen/Salvador Salas
Suárez y Díez pelean por un balón con Koponen / Salvador Salas

El Unicaja logra una gran victoria en casa en el mejor partido del alero madrileño con la camiseta verde

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

En el verano de 2015, el Unicaja fichó a un Dani Díez que, con 22 años, estaba en la cresta de la ola. Acababa de salir elegido en el ‘draft’ de la NBA por los Blazers, estaba en la preselección de España para el Eurobasket y había sido elegido mejor jugador joven de la Liga Endesa. Tres años después, el alero madrileño es un jugador de complemento en el cuadro cajista y quizás su carrera no ha roto como se esperaba, pero todavía tiene por delante muchas noches de gloria en una pista de baloncesto. La de ayer desde luego lo fue, porque Díez lideró al Unicaja hacia una gran victoria ante el Barcelona en la Euroliga (95-91), en uno de los mejores partidos en su etapa en Málaga. Terminó con 21 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias y la grada gritándole eso de «MVP, MVP».

95 Unicaja

(19+30+27+19): Díaz (5), Nedovic (13), Waczynski (8), Brooks (8), Okouo (1) - cinco inicial- McCallum (8), Díez (21), Salin (11), Milosavljevic (2), Augustine (10) y Suárez (8).

91 Barcelona

(25+21+22+23): Moerman (12), Heurtel (11), Koponen (13), Claver (6), Tomic (22) - cinco inicial- Ribas (-), Jackson (13), Navarro (9) y Oriola (5).

Árbitros
Lottermoser (GER), Boltauzer (SLO) y Baumanis (LET). Eliminado Díaz y Claver.
incidencias
Partido correspondiente a la vigésima séptima jornada de la Euroliga disputado en el Palacio de los Deportes, José María Martín Carpena ante 6.925 espectadores.

El equipo que entrena Plaza sumó su victoria número 11 en la Euroliga y demostró que no quiere echar por tierra los últimos partidos que le quedan. Aunque aún tiene opciones matemáticas de clasificarse para los ‘play-off’, son tan remotas –ganar los tres partidos en búsqueda de un improbable triple empate– que se puede considerar que virtualmente está fuera de la siguiente fase. Pero eso no quita que el Unicaja no quiera seguir compitiendo al máximo nivel, como se pudo comprobar ante el Barcelona. El equipo catalán, que no tiene ya opciones en la Euroliga, ya ha mordido el polvo con el conjunto de Los Guindos tres veces esta temporada, algo notable. Es cierto que al Unicaja se le hizo largo el partido y por momentos se temió otra derrota en un final ajustado. También que no encontró ninguna solución para frenar a Tomic (31 de valoración), imparable bajo los aros sin un pívot con muchos centímetros que le defienda. Pero la realidad es que el cuadro local supo apretar cuando el partido lo requería y no se arrugó en los instantes finales para regalarle a su público una gran noche.

Mal inicio

El partido empezó con una clara diferencia en el acierto de ambos equipos. Si el Unicaja no estaba nada fino cara al aro, el Barcelona lograba anotar prácticamente en cada ataque y además de tres. Con un 4 de 4 en triples del conjunto visitante, la diferencia se disparaba hasta los 12 puntos en contra para el Unicaja en los primeros cinco minutos de partido.

Aunque Waczynski recortaba diferencias, el Barcelona movía mejor el balón y seguía dominando con facilidad (19-25).

En el segundo cuarto, el cambio llegó con un quinteto defensivo (Díaz, Salin, Díez, Suárez y Augustine). Funcionó la apuesta local y el Unicaja pasó de ir perdiendo por 8 puntos a ponerse por delante por primera vez en el encuentro (32-31). Mejoró atrás el Unicaja y además encontraba a un inspirado Díez, que anotó 10 puntos sin fallo en los ocho minutos que jugó. El equipo malagueño lograba marcharse al descanso con 49-46 en el marcador tras un buen segundo cuarto en el que dominó.

El Barcelona empezó la segunda mitad mandando de nuevo, con Koponen y Edwin Jackson muy acertados. Los primeros cinco minutos tuvieron color blaugrana (53-61) hasta que Plaza paró de nuevo el partido. Volvió a entrar en trance Díez, que anotaba con una facilidad pasmosa. Sin Hanga ni Sanders disponibles, el Barcelona no tenía un alero que pudiera frenar al exjugador del Real Madrid. Puede ser un partido muy importante para Díez, que ya el año pasado tuvo mucho que ver en el título de la Eurocup. Un parcial de 8-0 fue el punto de partida para que el Unicaja sacase de nuevo al Barça de la pista durante unos minutos (76-68). Estaba realmente crecido el cuadro malagueño, aunque el Barcelona tiró de casta para ponerle picante al encuentro. Jackson y Tomic seguían anotando con fluidez y a falta de algo menos de tres minutos para el final, el equipo de Pesic volvió a dar un arreón para acercarse.

Plaza volvió a recurrir a Díez en el minuto y medio final, con 89-85 en el marcador. Esta vez el cuadro malagueño no se diluyó en los últimos segundos y supo jugar sus cartas. Brooks y Suárez atraparon dos rebotes en ataque vitales en los últimos segundos y el capitán del equipo, muy seguro desde los tiros libres, remató la faena (95-91). Un triunfo muy trabajado que le permite levantar cabeza al cuadro malagueño tras el pequeño bache de las dos últimas derrotas y también evitar quedar como el peor equipo español en la Euroliga. Ahora tendrá que afrontar otros dos partidos más en esta intensa semana, el viernes en Bamberg y el domingo en la pista del Betis, en el partido realmente importante de la semana para no perder fuelle en la competición española. Tras lo visto ayer en el Palacio de los Deportes, el Unicaja está dispuesto a dar mucha guerra en el tramo final de la temporada.

Plaza: «Se lo agradezco a los jugadores»

El entrenador del Unicaja, Joan Plaza, valoró de forma muy positiva la victoria ante el Barcelona, tercera esta temporada y agradeció el esfuerzo realizado por sus jugadores.

«Estamos contentos por ganar un partido de Euroliga y por ganarle al Barcelona, pero más allá de eso, por las condiciones en las que estábamos para poder competir. Pudimos recuperar dos parciales en el marcador en contra. Creo que las estadísticas reflejan esfuerzo y las ganas por ganar en balones robados y rebotes, a pesar de los problemas físicos y los dolores. Se lo agradezco a los jugadores. Ellos tiraron mejor de dos y de tres, y eso lo hacía todo más difícil. Nuestro deseo es competir hasta el último día y no haya posibilidades de pasar a la siguiente fase. No es fácil ganar al Barcelona tres veces y ahora vendrán más motivados dentro de un mes. Ellos tienen bajas, pero han fichado a varios jugadores. Ha sido un gran triunfo, pero iremos a por el siguiente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos