El Unicaja, sin brillo, pero con solidez

Shermadini trata de levantar el balón entre Huskic y Thompson/Agencia LOF
Shermadini trata de levantar el balón entre Huskic y Thompson / Agencia LOF

El cuadro malagueño suma en Burgos su quinta victoria consecutiva en la Liga Endesa pese a sufrir mucho y a las lesiones de Nedovic y Brooks

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Para los aficionados menos acérrimos del Unicaja, seguir el ritmo del equipo malagueño esta temporada como espectador es complicado. Partidos muy seguidos, con pocos días de distancia entre la Euroliga y la Liga Endesa, con horarios dispares... Es una señal inequívoca de este calendario de locura que lleva al cuadro malagueño a jugar el jueves por la noche en Málaga ante el Baskonia en competición europea y viajar al día siguiente a Burgos para jugar ayer sábado en la Liga Endesa.

78 San Pablo Burgos

(19+22+16+21): Corey Fischer (11), John Jenkins (16), Álex Barrera (12), Deon Thompson (6), Goran Huskic (4) -cinco inicial-; Thomas Schreiner (-), Deividas Gailius (-), Javi Vega(5), Sebas Sáiz(12), Edu Martínez (3), Álex López (9).

85 Unicaja

(18+23+26+19): Sasu Salin (7) , Alberto Díaz (2), Adam Waczynski (6), Jeff Brooks (10), Giorgi Shermadini (4) -cinco inicial-; Viny Okouo (-), Ray Maccallum (7), Nemanja Nedovic (14), Daniel Diez (14), Dragan Milosavijevic (-), James Agustine (14), Carlos Suárez (7).

Árbitros
Carlos Peruga, Jordi Aliaga y Alfonso Olivares .
incidencias
Partido correspondiente a la décimo octava jornada de la Liga Endesa disputado en el Coliseum Burgos ante unos 9.200 espectadores, se rindió homenaje a la piloto burgalesa Cristina Gutiérrez, recién llegada del Rally Dakar.

Sirva esta introducción para poner en contexto el partido de ayer del cuadro malagueño. Ganó el Unicaja ante el Burgos (78-85), un equipo modesto, con pocos nombres de relumbrón, pero duro en su cancha, a la que cada fin de semana acuden 9.000 espectadores. No brilló el cuadro malagueño; de hecho, por momentos rindió bastante por debajo de su nivel habitual, sobre todo en la primera parte.

Le costó, sufrió en algunas fases del partido y no llevó el mando del encuentro hasta el final, pero se llevó la victoria. Ala hora de la verdad, mejoró en defensa, fue a lo seguro (Nedovic al mando, fortaleza en el rebote ofensivo, defensa y contraataque) y mostró su solidez para sumar la quinta victoria consecutiva en la Liga Endesa. Quizás el cuadro de Plaza habría perdido el encuentro de ayer si se hubiera jugado en diciembre, pero ahora ha encontrado cierta consistencia en su juego que le permite ganar partidos pese a no tener un buen día. Eso lo lleva a acelerar en la Liga Endesa y superar al Fuenlabrada, que perdió ayer ante el Andorra, para ascender a la cuarta plaza de la clasificación. En la parte negativa, Nedovic y Brooks no pudieron terminar el partido por sendos esguinces de tobillo y en los próximos días se determinará el alcance de sus lesiones.

Mal inicio

Le costó al cuadro malagueño entrar en el partido, frente a un Burgos muy motivado. Se centraba el juego ofensivo visitante en los hombres grandes, mientras que el Burgos le daba el balón a sus exteriores. El Unicaja no mantenía mucha intensidad defensiva y además empezaba a cometer algunas pérdidas en ataque que le daban aire al conjunto local (17-12). Los cambios de Plaza le vinieron bien al equipo, especialmente con Augustine y Díez, y al final del primer cuarto se llegó con 19-18.

El Burgos seguía atacando el aro visitante desde lejos, con triples de Álex López o Edu Martínez, a los que se unía la amenaza exterior de Javi Vega, un interior con buena mano. El producto nacional del Burgos funcionaba (Álex López, Barrera o Javi Vega)y el Unicaja tenía que recurrir a Nedovic. Ocho puntos seguidos del genio de Nova Varos impulsaron al cuadro visitante, además de la consistencia defensiva que aportaban Suárez y Augustine. Varios robos seguidos del Unicaja le permitieron correr y ponerse por delante en el marcador, pero Jenkins anotaba con facilidad para los locales para llegar al descanso con un empate a 41 que ilusionaba a los aficionados del Coliseum.

La actitud del cuadro malagueño tras el paso por vestuarios fue distinta. El 0-5 de parcial al inicio era buena señal. Con un mejor trabajo defensivo, el Burgos se atascó y el cuadro malagueño jugó más suelto. La peor noticia para el Unicaja llegó al final del tercer cuarto, cuando Nedovic anotó un triple pero pisó mal en la caída y se lastimó el tobillo derecho. El escolta se retiró cojeando de la pista y con evidentes muestras de dolor. Otro triple de Díez puso los diez de diferencia para el Unicaja (57-67).

El buen trabajo visitante en el tercer cuarto le permitió entrar con cierta tranquilidad en el último parcial. Es cierto que sin Nedovic perdió pegada y que el Burgos tiró de casta para no dar por perdido el choque. En los cinco primeros minutos del último parcial el Unicaja sólo anotó tres puntos y el Burgos se acercó. Pero pronto los aciertos de McCallum y Díez (buen partido del madrileño, el más valorado junto con Augustine) devolvieron los diez de ventaja. Siguió intentándolo el cuadro local desde la larga distancia y los triples de Fisher y Barrera de nuevo generaron esperanzas en las gradas. A un minuto para el final, una gran jugada entre Salin y Augustine sentenció (76-82). Jugó bien con su ventaja el Unicaja y terminó ganando por 78-85. Tiene que servir el triunfo para seguir creciendo y para armarse de confianza cara a la Copa del Rey de febrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos