El Unicaja, a la Copa del Rey como debe ser

Los jugadores celebran su presencia en la Copa./Ñito Salas
Los jugadores celebran su presencia en la Copa. / Ñito Salas

Supera a un combativo Gran Canaria al ritmo que marcó Nedovic y con un Shermadini estelar (94-87)

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Hace cuatro años, en diciembre de 2014, el Unicaja se jugaba el pase al ‘Top 16’ de la Euroliga en la última jornada en la pista del Limoges. Si ganaba estaba clasificado, e incluso si perdía y se daban los resultados favorables en otras canchas. Pero el equipo malagueño dio el patinazo ante el que por entonces era el peor conjunto de la competición europea. Perdió en Francia tras ir ganando por 20 puntos, pero logró el pase a la siguiente fase por la derrota del Alba Berlín en Tel Aviv. Una carambola. SUR tituló ese día «Al Top 16 por la puerta de atrás». Aquel titular no gustó nada a Joan Plaza que días después aprovechó un gran triunfo ante el Real Madrid para defender a su equipo porque consideraba que se le había faltado el respeto en una tensa rueda de prensa muy tensa.

94 Unicaja

Díaz (6), Nedovic (11), Waczynski (4), Brooks(6) y Augustine (13) -cinco inicial-, Okouo (0), McCallum (8), Salin (14), Díez (3), Milosavljevic (0), Shermadini (23) y Suárez (6).

87 Gran Canaria

Eriksson (3), Mekel (13), Rabaseda (12), Aguilar (13), Fischer (11) -cinco inicial- López (0), Brussino (7), Seeley (6), Balvin (14), Pasecniks (8) y Balcerowski (0).

parciales.
22-20; 25-22; 27-24 y 22-27.
árbitros.
Conde, Araña y Zamorano. Eliminaron por faltas al jugador del Unicaja Alberto Díaz.
incidencias.
Partido correspondiente a la decimoséptima jornada de liga ACB disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena ante 7.460 espectadores. En los prolegómenos del partido, el Unicaja homenajeó al argentino Walter Hermann, que jugó en el club malagueño entre 2003 y 2005.

Sirva este ejemplo para poner en valor la clasificación del Unicaja para la Copa del Rey de Las Palmas. Los objetivos hay formas y formas de conseguirlos, y esta vez se ha hecho por derecho por méritos propios con una gran reacción en la recta final de la primera vuelta y, lo que es mejor para los aficionados, haciendo un buen baloncesto. Ayer, incluso perdiendo, el equipo cajista se habría clasificado para la Copa, pero sacó adelante un partido complicado y ganó al Herbalife Gran Canaria ( 94-87). Lo que pase en la Copa será otra historia por la propia idiosincrasia del torneo: en cancha neutral y a partido único. También está por ver cómo afecta el esfuerzo en la Euroliga a un mes vista, que es cuando se jugará la Copa, pero a día de hoy, este Unicaja es capaz de cualquier cosa; hasta de ganarla...

Ayer el Gran Canaria no le dio un minuto de respiro y le obligó a exprimirse hasta el final. El juego malagueño fluctuó en función de la presencia de Nedovic en la pista. Con el serbio activo, bien, sin él, mal. Por suerte, no hicieron falta sus puntos gracias a un gran Shermadini (23), que fue el gran beneficiado del recital pasador del escolta, que acabó con 10 asistencias para establecer un nuevo récord personal.

Menos energía

No hizo falta esperar mucho para comprobar que el nivel defensivo del Unicaja no era el mismo que el del viernes contra el Real Madrid, probablemente también las fuerzas no eran las mismas e incluso la motivación. Sin embargo, le duraba la inercia del choque de la Euroliga y tuvo un arranque perfecto con pleno de aciertos en sus primeros siete lanzamientos (15-14). El conjunto de Luis Casimiro tenía bajas importantes (Paulí, Oliver y Báez), pero no se notaron porque hizo un baloncesto fácil y buscó siempre que pudo a sus pívots para lograr canastas cómodas.

El Unicaja comenzó muy bien, anotando sin fallo sus primeros siete lanzamientos

El primer cuarto se cerró con 22-20 y el conjunto canario apretándole los machos a un Unicaja que ya no tenía el acierto del comienzo. Entre el minuto 7 y el 15 del segundo acto, el conjunto de Plaza sólo fue capaz de anotar tres canastas y se encontró perdiendo 26-31. Plaza tuvo que recuperar a Nedovic para tratar de reactivar el ataque de su equipo. Además ordenó a sus hombres presionar en toda la cancha, para así tratar de cambiar la dinámica defensiva de los suyos. La medida tuvo un efecto inmediato, pues el Unicaja logró un parcial de 11-3 con Shermadini produciendo de forma constante (37-34). Pudo ser mayor la brecha, pero tres pérdidas seguidas del equipo cajista permitieron a su rival salir del bache y hasta ponerse por delante (39-40), pero, efectivamente, la dinámica había cambiado y el Unicaja llegó al descanso por delante en el marcador (47-42).

Más

Análisis

La inercia positiva del equipo malagueño se prolongó en el comienzo de la segunda parte con un parcial de 13-4 que le dio un margen de tranquilidad (56-47). El partido amenazaba fractura, pero otra vez el Unicaja le dio facilidades a su rival con varios fallos clamorosos en defensa. El Gran Canaria le devolvió el parcial al equipo malagueño y el encuentro volvía a comenzar (56-54) con cinco minutos por delante hasta el final del tercer cuarto. ¿Adivinan quién volvió a ser el jugador clave en la recuperación del Unicaja? Pues sí, Nedovic. Pero el caso es que no lo hizo anotando. La idea de Plaza era reservar al serbio porque tenía un golpe en la mano derecha, pero no le quedó más remedio que exprimirlo. Como no andaba sobrado de fuerzas, Nedovic dio un recital de asistencias y de facilitar las canastas de sus compañeros. Fueron los mejores minutos del cuadro malagueño que encaró el último acto ganando 74-66.

Las claves

El dato.
10 asistencias. No fue el mejor partido de Nemanja Nedovic esta temporada con el Unicaja en el plano anotador, pues se quedó en once puntos, sin embargo el serbio acabó el encuentro con diez asistencias, superando así su mejor registro desde que llegó al Unicaja. Hasta ayer, la mejor marca de Nedovic eran las nueve que repartió en el partido jugado este mes contra el Zalgiris.-
El personaje.
El entrenador del Gran Canaria fue muy aplaudido en la presentación de los equipos. El manchego dejó un buen recuerdo tras su paso por Málaga.
El detalle.
Novena victoria seguida en Málaga ante el equipo canario. El Unicaja no pierde un partido en Málaga ante el Gran Canaria desde la temporada 2010-11, cuando dirigido por Pedro Martínez se imponía por un contundente 50 a 67 al conjunto malagueño de Aíto García Reneses. Fue el famoso encuentro en el que Aíto pidió un tiempo muerto perdiendo por 20 puntos a seis segundos del final. El Unicaja suma desde entonces 9 victorias seguidas

El partido parecía encarrilado, pero sin Nedovic, el ataque malagueño volvió a flaquear. Con 74-75, Plaza tuvo que echar mano de nuevo de su mejor jugador para corregir la situación. Una nueva asistencia, dos puntos más y ocho puntos de ventaja con dos minutos por delante (86-78). Aunque Brussino le puso emoción con varias canastas seguidas al final y obligó a Plaza a parar el partido (86-82). No llegó la sangre al río y el Unicaja confirmó matemáticamente su presencia en la Copa del Rey. Con un triunfo, como debe ser.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos