El Unicaja se alinea con los 'grandes' ante una posible ruptura de la ACB

Eduardo García, en una foto de archivo con Francisco Roca, presidente de la ACB
Eduardo García, en una foto de archivo con Francisco Roca, presidente de la ACB

El presidente del club malagueño, Eduardo García, se reunió ayer en Barcelona con los responsables del Barcelona, el Real Madrid y el Baskonia. El cisma en la competición española ha provocado que incluso se planteen crear una liga privada

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

La ACB pasa por uno de los momentos más delicados de su historia. Una guerra interna con intereses totalmente contrapuestos entre los equipos modestos y los que compiten en la Euroliga. Un momento de crisis que, si no hay cambios sustanciales, podría acabar en ruptura. Y el Unicaja, en este cisma, ya ha tomado partido para defender sus intereses.

El presidente del Unicaja Eduardo García se reunió ayer en un restaurante de Barcelona con Albert Soler (responsable de deportes profesionales del Barcelona), Josean Querejeta (presidente del Baskonia) y Juan Carlos Sánchez (director de la sección de baloncesto del Real Madrid), una información que ayer adelantó Mundo Deportivo. No es la primera vez que los responsables de estos cuatro clubes se reúnen en privado, ni será la última, ya que en estos tiempos convulsos los equipos de Euroliga han hecho causa común. No estuvo el Valencia, que por ahora no ha definido su postura, pero sí el club malagueño, que jugará la próxima temporada en la máxima competición europea con una licencia temporal como campeón de la Eurocup. Hay que tener en cuenta que Real Madrid, Barcelona y Baskonia tienen un contrato por diez años con la Euroliga y que el Unicaja, como el Valencia, tendrá que ganarse el puesto por méritos deportivos.

En la reunión de ayer, los clubes pusieron varios temas sobre la mesa. Preocupa mucho la falta de liderazgo de la ACB, especialmente después de que su actual presidente, Francisco Roca, haya anunciado su dimisión. En noviembre dejará su cargo. Los clubes de Euroliga tratan de buscar un nombre de consenso, algo bastante complicado.

El intento fallido de este verano de reducir el número de equipos en la competición española ha sido la gota que colmó el vaso. Los ‘grandes’ de la competición consideran que una Liga de 18 equipos, con un calendario muy exigente y con varios clubes es una situación económica precaria, es inviable. Hubo un intento de reducir a 16 los equipos para esta campaña, pero el ascenso del Burgos lo impidió. Después el planteamiento era dejarlo en 17, pero los tribunales dieron la razón al recién descendido Betis y finalmente la Liga contará con 18 equipos.

El problema de la falta de liquidez de los clubes más modestos sigue sin solucionar. El Unicaja considera que tiene intereses comunes con Real Madrid, Barcelona y Baskonia y que son estos equipos más poderosos los que tienen que liderar el cambio. Un cambio que, de no producirse, acabará en ruptura. Es algo que han planteado los cuatro clubes que se reunieron ayer aunque no sea a corto plazo.

La ACB 2017-2018 empezará en octubre con normalidad, salvo sorpresa mayúscula, pero la creación de una liga privada, independiente a la ACB, está sobre la mesa, como pudo confirmar este periódico. No es la solución idónea entienden los ‘grandes’, pero puede ser una última salida para darle un vuelco al baloncesto español. Incluso ya se han hecho algunas consultas legales y administrativas a este respecto, pese a que pueda parecer descabellado una ACB sin el Real Madrid o el Barcelona.

La fractura actual es la competición española es enorme. De fondo, la Euroliga gana terreno con más partidos y equipos más atractivos. El proceso para elegir nuevo presidente en la ACB no será fácil y la amenaza de ruptura, real.

.

Fotos

Vídeos