El Unicaja madura la decisión sobre el último pívot

Shermadini, que lucirá el dorsal 17, saluda a los niños del Campus Unicaja ayer. /Salvador Salas
Shermadini, que lucirá el dorsal 17, saluda a los niños del Campus Unicaja ayer. / Salvador Salas

Está por ver como evoluciona la situación de Musli en el equipo

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja tiene a día de hoy un juego interior de garantías tras la llegada de Shermadini, mientras está por ver como evoluciona la situación de Musli en el equipo. Es conocido que Plaza no lo quiere en la plantilla, pero el club argumenta que tiene contrato en vigor y no piensa en abonar rescisiones. En los últimos días se ha vinculado al serbio con el Andorra, como posible sustituto del propio Shermadini, posibilidad esta inviable en palabras del representante de Musli, Misko Raznatovic, que a su vez también es el agente de Plaza, Nedovic y Milosavljevic. De momento, este asunto está en punto muerto.

A la espera de acontecimientos, el Unicaja trabaja en la incorporación de un pívot más, que responda a un perfil más físico, capaz de jugar de cinco de cuatro abierto, un tipo de jugador muy solicitado en el mercado actual. Para este último movimiento, el club malagueño no tiene ninguna prisa. Dispone de una ficha más de extracomunitario y hay periodos clave a lo largo del verano en los que surgirán alternativas, como el final de la Liga de Verano de Las Vegas, donde está el jefe de operaciones del club, Manolo Rubia, y más adelante el periodo de descartes de la propia NBA.

Conviene tener presente, que este será el último fichaje, por lo que no hay que pensar que será la inversión más grande, que irá para el base. Con Brooks, Suárez, Shermadini, Musli y Viny Okouo, el equipo ya cuenta con una rotación importante de hombres interiores, aunque se busca una pieza más, y sin perder de vista que Musli podría salir.

Fotos

Vídeos