El Unicaja, en manos del Valencia

Brooks lanza a canasta ante Xavi Rey el pasado sábado. /Francis Silva
Brooks lanza a canasta ante Xavi Rey el pasado sábado. / Francis Silva

La clasificación final del conjunto naranja condiciona por completo las opciones de Euroliga del Unicaja

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

No hay peor situación para un equipo en cualquier modalidad deportiva que depender de lo que hagan otros. Algo así es lo que le sucede al Unicaja en esta recta final de la temporada. Sin lograr los resultados que le competen, está pendiente de lo que hacen sus rivales, principalmente el Valencia. El duelo directo con el conjunto naranja en los cuartos de final de los 'play-off' es el camino más corto para hacerse con una plaza para la Euroliga, con permiso del Herbalife Gran Canaria, que también precede al Unicaja en la clasificación.

A día de hoy, el duelo entre el conjunto malagueño (sexto) y el Valencia (cuarto) no es viable, pero sí puede serlo la próxima semana. El equipo que dirige Txus Vidorreta recibe al Barcelona, que es tercero, al que superará si gana. El Unicaja, por su parte, recibe al Andorra, al que debe ganar por más de seis puntos para mantener la sexta plaza. En caso de derrota, se emparejaría al Baskonia, que se ha mostrado muy solvente y ha ido a más a lo largo del campeonato. Un enemigo nada fácil. Las sensaciones que ofrece el Unicaja no son buenas. No es fiable, por lo que es difícil calibrar qué puesto ocupará al final de la fase regular a tenor de su rendimiento actual.

Además, a estas alturas de la temporada surgen las habituales especulaciones sobre si alguno de los equipos implicados puede permitirse 'elegir rival'. Los intereses del Valencia son los opuestos a los del Unicaja pensando en la Euroliga. Tiene la cuarta plaza asegurada; es decir, será cabeza de serie y tendrá el factor campo a favor en cuartos, y si evita el cruce con el Unicaja, complicaría más todavía las opciones malagueñas cara a la Euroliga. Alcanzando las semifinales de la ACB, obligaría al equipo cajista a plantarse en la final al menos para superarlo. Si ambos cayesen en semifinales, el baremo que decidiría la cuarta plaza para la máxima competición continental sería la clasificación al final de la fase regular; esto es, el Valencia iría a la Euroliga como mejor equipo sin licencia fija. En este cruce de intereses, también aparece el Barcelona, que ha perdido cuatro veces ya esta temporada con el Unicaja, su rival a día de hoy en cuartos de final si se mantienen las posiciones actuales. La derrota en Valencia lo dejaría cuarto, evitando así jugar contra el equipo de Plaza...

Todo esto, claro está, con el permiso de un Gran Canaria que parece haberse recuperado de un ligero bajón, como demostró arrollando al propio Unicaja y ganando con solvencia en Burgos, y llega en forma a la recta final de la temporada. También será un peligroso rival tanto para el Valencia como para el Barcelona o el Baskonia (segundo), sus únicos posibles emparejamientos a día de hoy y a falta de dos jornadas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos