El Unicaja, un objetivo y tres frentes abiertos

Shermadini, Salin, Waczynski y Milosavljevic celebran una canasta desde el banquillo. /SUR
Shermadini, Salin, Waczynski y Milosavljevic celebran una canasta desde el banquillo. / SUR

Está obligado a ganar al Joventut y a esperar una derrota del Gran Canaria para acabar quinto

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Tarde de transistores en la última jornada de la fase regular de la Liga Endesa. El Unicaja llega sin los deberes hechos y dependerá de terceros para conseguir el objetivo que se ha marcado en las últimas semanas, acabar quinto para forzar un cruce con el Valencia, que es cuarto, y que podría darle el billete para jugar de nuevo la Euroliga la próxima temporada.

El equipo malagueño debe cumplir con su parte y ganar al Divina Seguros Joventut a partir de las 20.30 horas. El triunfo cajista y la derrota del Gran Canaria en su pista frente al Real Madrid le daría la quinta posición. Pero hay un tercer escenario en el que también tendrá intereses en juego el conjunto que dirige Joan Plaza, el Andorra-Valencia. Si el Unicaja no gana en Badalona, y el cuadro andorrano supera al Valencia, también perdería el sexto puesto actual, por lo que cerraría la fase regular en séptima posición, enfrentandose así al Baskonia. Como se puede comprobar, demasiados frentes abiertos por culpa de su irregularidad, especialmente en las dos últimas semanas en las que cayó derrotado contra el Gran Canaria y el Zaragoza.

Debe lograr la victoria, porque el Andorra puede adelantarlo en la clasificación si supera a su vez al Valencia en su cancha

Conviene analizar cada partido, porque no es fácil que se dé la carambola que el Unicaja necesita. Lo primero es ganar al Joventut, y no será sencillo. El conjunto catalán estaba descendido hace un mes, con serios problemas económicos que casi provocaron su liquidación, pero se ha levantado para mantener la categoría. En un esprint final formidable, el equipo que dirige Carles Durán ha ganado siete de los últimos nueve encuentros. Juega sin presión, haciendo un baloncesto alegre y ofensivo con tanteos por encima de los 90 puntos y se ha llevado por delante a equipos como el Valencia y el Fuenlabrada, además de ganar a todos sus rivales directos.

La incorporación del argentino Laprovittola en enero ha sido clave y ha supuesto un gran impulso para que el Joventut se haya salvado. El base llegó del Zenit a mitad de temporada y promedia 16 puntos y casi 7 asistencias. El equipo de Badalona ha vuelto a sacar una interesante hornada de jóvenes como Xavi López-Aróstegui o el pívot sueco Simon Birgander, que están bien rodeados por veteranos como Vidal o Jerome Jordan. Para el Unicaja será la última prueba antes de la fase por el título, así que, al margen del resultado, debe confirmar que está preparado para lo que se le avecina.

A la misma hora, el Gran Canaria, quinto, recibe al flamante campeón de la Euroliga, el Real Madrid. El Unicaja precisa de la victoria de los blancos para acabar quinto y forzar el duelo contra el Valencia, pero está por ver cómo está el conjunto de Pablo Laso después de las celebraciones del título. El Gran Canaria no anda fino, de hecho en la jornada anterior pinchó en su visita al Estudiantes, así que esto puede compensar el cansancio del Madrid.

Dependiendo de lo que pase en Las Palmas y en Badalona, el Unicaja será quinto o sexto y jugaría contra el Valencia o el Barcelona. Pero hay más. En caso de que pierda ante el Joventut, también podría acabar séptimo y medirse al Baskonia. Esto sucederá si el Andorra es capaz de derrotar al Valencia, que afronta el choque con las bajas de Dubljevic y Erick Green. Lo dicho, tarde de transistores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos