El Unicaja, obligado a ganar lejos de Málaga

Shermadini regresará hoy a la cancha en la que jugó las dos últimas temporadas. /Álvaro Cabrera
Shermadini regresará hoy a la cancha en la que jugó las dos últimas temporadas. / Álvaro Cabrera

El equipo visita al Andorra en un partido trascendental para no complicarse el objetivo de la Copa

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

El Unicaja aún no ha completado su segundo mes de competición y ya está obligado a capear un primer atisbo de crisis. El equipo malagueño no está aún en grandes aprietos en lo que respecta a la clasificación de la Liga Endesa (séptimo en la Liga Endesa, con un balance de cuatro victorias y cuatro derrotas), pero en las últimas jornadas se ha metido en una dinámica negativa que ha empezado a generar muchas dudas.

No se ha visto hasta ahora un gran baloncesto por parte del equipo malagueño y las nuevas piezas están tardando en encajar. El regreso a la Euroliga y el vertiginoso calendario están pasando factura y corre peligro el primer objetivo de la temporada, la clasificación para la Copa del Rey de Las Palmas. Quedan nueve jornadas para el corte copero –incluido el encuentro de hoy en la pista del Andorra, a las 12.30 horas– y hay que ganar al menos cinco partidos para tener opciones de estar en la cita de Gran Canaria. De esas nueve jornadas, cinco son lejos de Málaga y al equipo de Plaza no le ha ido especialmente bien fuera del Palacio de los Deportes en este arranque de competición.

En la Liga Endesa, el conjunto malagueño no gana a domicilio desde la primera jornada, en la que se impuso en la pista del UCAM Murcia. Después cayó en Fuenlabrada, en la cancha del Real Madrid y en San Sebastián. Para colmo, el Unicaja llega al partido de hoy ante el Andorra inmerso en un mar de dudas, tras tres derrotas consecutivas. Una nueva derrota en la ACB complicaría la clasificación para la Copa y dejaría al equipo muy tocado anímicamente. El conjunto del Principado no será un rival fácil.

El papel de Shermadini

El Unicaja le arrebató el pasado verano a Shermadini, su jugador franquicia, aunque han sabido reforzarse bien con jugadores conocidos en España, como Blazic, Shurna, Jaime Fernández o Diagne, cedido por el Barcelona. Burjanadze y Jankovic son bajas seguras en el cuadro local y Shurna se ha perdido algunos entrenamientos esta semana por fiebre, pero se espera que juegue. El esloveno Blazic es su hombre más importante por ahora (17,6 puntos por partido y 4,1 rebotes) y en la plantilla rival llama la atención el polaco Karnowski, un polaco de 24 años, 2,15 de altura y más de 130 kilos. El conjunto andorrano llega a este partido tras un largo viaje a Kazán esta semana para medirse al Unics de Jamar Smith en la Eurocup (ganó el conjunto local por 89-80, con 21 puntos del exjugador del Unicaja).

La pasada temporada el pabellón andorrano fue un auténtico fortín, por lo que el Unicaja no podrá relajarse lo más mínimo. El cuadro malagueño contará con las más que probable baja de Nedovic, que se ha perdido los dos últimos encuentros por sus problemas en el hombro izquierdo. Será interesante ver la motivación de Shermadini en la que fue su casa durante las dos últimas temporadas. El georgiano es un ídolo para la afición local y en Málaga todavía no ha terminado de cuajar su juego. De nuevo la plantilla malagueña tiene el reto de despejar la mente y olvidarse de la dolorosa derrota en la prórroga ante el Zalgiris y de la paliza recibida en la cancha del Real Madrid.

Si el Unicaja gana hoy, las aguas bajarán más tranquilas esta próxima semana, antes del choque ante el CSK Ael viernes. Es el único escenario que hay que contemplar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos