El Unicaja recibe un duro repaso antes de la Copa del Rey

Una jugada del encuentro. /Efe
Una jugada del encuentro. / Efe

Con un pésimo tercer cuarto, encaja en la pista del Baskonia (96-78) y las dudas reaparecen a cinco días de la cita de Las Palmas

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Es difícil explicar cómo un equipo que llevaba seis victorias seguidas en la Liga Endesa, que aún no había perdido en 2018 en la competición española y que había dibujado una trayectoria ascendente, puede dejar una imagen tan mala como la mostrada ayer en Vitoria. El Unicaja perdió ante el Baskonia de manera abultada (96-78) y por momentos fue humillado por un rival que esta temporada ya le ha ganado cuatro veces al cuadro malagueño. La diferencia es que hasta ahora el equipo que entrena Plaza le había competido de tú a tú al conjunto vitoriano y ayer fue un juguete en manos de los pupilos de Pedro Martínez. Ya sólo podrían encontrarse con el Baskonia en la final copera o unos ‘play-off’ y el conjunto vitoriano ya se aleja a una victoria, más el ‘average’.

Preocupa recibir un repaso como el de ayer a cinco días de la Copa del Rey. Sobre todo por cómo se produjo la derrota, con una falta de actitud del conjunto visitante en el tercer cuarto que marcó el resto del partido. Había logrado hacer una correcta primera parte (36-38), pero la caída tras el descanso fue tremenda. Una paliza inesperada, porque parecía que el Unicaja ya había dejado atrás los choques en los que no competía. Pero el Baskonia reabrió ayer algunas heridas y las dudas –el pobre rendimiento de McCallum, la dependencia de Nedovic, la falta de alternativas cuando no entran los tiros exteriores– vuelven a aparecer en un momento clave de la temporada. No debería echar por tierra esta derrota el buen trabajo mostrado por el cuadro malagueño en las últimas semanas; tendrá que demostrar carácter y madurez para olvidar cuanto antes el revés de ayer y centrarse en la Copa del Rey. Este calendario voraz ayuda a relativizar las derrotas y el torneo copero es imprevisible. También lo es el Unicaja, un rival temible si tiene el día acertado o dócil si juega como ayer.

Buen arranque

No tuvo nada que ver el principio del partido con el final. El Unicaja empezó haciendo el partido que le interesaba, con un Baskonia maniatado en ataque, con muchas dificultades y un equipo malagueño desatado en el lanzamiento exterior. Milosavljevic, escolta titular, empezó con la misma decisión ofensiva del partido ante el Efes y Salin estuvo también acertado en ataque. El Baskonia tuvo que echar mano pronto de Shengelia, pero el acierto del cuadro malagueño era excelente (4 de 5 en triples) y el primer parcial fue de dominio visitante (13-21).

Si en el primer cuarto el protagonismo era para los exteriores del conjunto de Plaza, en el segundo eran Augustine y Shermadini los que lideraban la anotación. Volvía a jugar Nedovic tras tres partidos lesionado y el serbio, al que se le vio falto de ritmo, mejoró la conexión con los interiores.

Pero el conjunto de Pedro Martínez no se inquietó, empezó a subir sus líneas defensivas y a cerrarse en torno a los hombres grandes visitantes. Se alejó en exceso el ataque del Unicaja del aro y los triples ya no entraban. En la otra canasta, el Baskonia contaba con un Garino muy activo y lograba reducir la ventaja visitante al descanso (36-38).

96 Baskonia

Granger (7), Beaubois (13), Timma (6), Malmanis (-) y Poirier (10) -cinco inicial-, Vildoza (4), Voigtmann (18), Huertas (-), Janning (4), Diop (-), Shengelia (21) y Garino (10).

78 Unicaja

Alberto Díaz (3), Waczynski (15), Milosavljevic (7), Suárez (8) y Shermadini (16) - cinco inicial-, Okouo (-), McCallum (6), Salin (10), Dani Díez (-), Nedovic (5) y Augustine (6).

parciales.
13-21; 23-17; 31-15 y 29-25.
árbitros.
Miguel Ángel Pérez Pérez, Rafael Serrano y Arnau Padrós. Eliminaron por faltas personales al visitante Salin (min. 33).
incidencias.
Partido correspondiente a la vigésima jornada de la Liga Endesa disputado en el Fernando Buesa Arena ante 9.412 espectadores.

Fue tras el paso por los vestuarios cuando al Unicaja se desmoronó. Es frecuente que el cuadro malagueño tenga muchas dificultades en el tercer cuarto, pero no se esperaba esa bajada de brazos. Empezó a anotar el Baskonia de tres y el conjunto malagueño parecía que no había salido aún de los vestuarios. En los primeros minutos, un parcial de 17-4 dio las primeras ventajas importantes a los locales. Pero quedaba mucho partido y el Unicaja tarde o temprano reaccionaría. Pues no. Más bien al revés. Poco a poco se fue retirando de la cancha para dejar que el conjunto vitoriano jugara a su antojo. Anotaba Shengelia desde todas las posiciones –ahí se notó la baha de Brooks–, Voigtmann abusaba de la defensa visitante y el conjunto malagueño seguía petrificado. El parcial del tercer cuarto fue de 31-15. Ahí se quedó el partido sentenciado.

Porque aunque aún quedara el último cuarto, el Unicaja no hizo nada por tratar de remontar. McCallum seguía tratando de hacer la guerra por su cuenta y Nedovic no estaba para muchas batallas. Hasta se fallaron varios tiros libres. La diferencia final (96-78) fue justa con lo mostrado en la segunda mitad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos