La Copa está cada vez más lejos para el Unicaja

La Copa está cada vez más lejos para el Unicaja
AGENCIA LOF

El equipo se muestra cansado e irregular, y falla en el día clave ante un rival directo que estuvo más ordenado (81-77)

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Estaba marcado en rojo. Todo el mundo sabía que era el día clave y que se trataba de un rival directo. Sin embargo, el Unicaja falló justo en el encuentro más importante en lo que va de temporada. La presencia del equipo malagueño en la próxima edición de la Copa del Rey está cada vez más lejos después de la derrota de ayer ante el Iberostar Tenerife por 81-77. Le faltaron fuelle y energía al conjunto de Plaza y ahora se obliga a una gesta para evitar lo que sería un fracaso mayúsculo como es no estar en la Copa. Tampoco acompañó ayer la suerte. Un triple de Suárez en el último segundo pudo cambiarlo todo con 79-77 en el marcador, pero el lanzamiento del capitán se salió. No era el día.

Insistió el técnico al comienzo de la temporada con las prioridades de su equipo. Primero la Liga Endesa, y luego, lo demás. Pero la irregularidad de este Unicaja ha provocado un cambio radical en los planteamientos técnicos y tácticos. Llegaron las prisas y también el famoso «iremos a saco», que dijo el técnico. La idea de explotar a los jugadores en mejor momento funcionó para reconducir la situación, generó una dinámica positiva y el equipo apuntaba hacia arriba.

81 Tenerife

77 Unicaja

Parciales
21-19. 21-16. 17-18. 22-24.
Árbitros
Peruga, Serrano y Sánchez Mohedas. Sin eliminados
Cancha
Pabellón Insular Santiago Martín. 4.371 espectadores

Pero este esfuerzo ha tenido consecuencias y se vieron ayer. Sin chispa, velocidad e incluso falta de acierto. El Unicaja falló en el día clave. Sin embargo, no es excusa. El Tenerife, mermado y también después de haber jugado competición europea, mostró más ambición y claridad de ideas para pelear por sus opciones coperas. Precisamente las cualidades que destacaron en el conjunto de Katsikaris se echaron en falta en el Unicaja, que como en anteriores semanas acusó problemas en la dirección y la ausencia de un recambio solvente para Nedovic. No lo fue Salin y tampoco Waczynski, que había sido el revulsivo en otros partidos. Con Augustine como única referencia interior, el equipo malagueño mostró los mismos problemas que generó el debate interno sobre fichar o no fichar un refuerzo.

Supo entender desde el principio el Tenerife cómo había que jugar el partido, llevando el límite del reglamento el juego, con una buena circulación en ataque que evidenció la lentitud de la defensa cajista. A los cinco minutos ganaba 17-7 con sus tiradores aprovechando lanzamientos cómodos. El Unicaja se obligaba a remontar, como casi siempre esta temporada. La entrada en el partido de Shermadini fue un alivio para lograr canastas más fáciles y ponerse por delante (23-25). Como McCallum no acertaba en la dirección del equipo, varias pérdidas seguidas (nueve al final de la primera parte) permitieron al equipo de Katsikaris recuperar el mando del choque. La entrada de Vasileiadis, último fichaje del Iberostar, acentuó el dominio local. El griego, que estaba sin equipo, ha llegado fresco y se le vio muy entonado. Logró nueve puntos seguidos y el Tenerife se fue al descanso ganando por siete puntos (42-35). De nada le sirvió al Unicaja que volviese a la pista Nedovic. Al serbio se le vio muy cansado y sus primeros puntos llegaron a dos minutos del descanso y desde la línea de tiros libres.

Además

El Unicaja comenzó como un tiro el tercer cuarto y recuperando su acierto desde la línea de 6,75. Cuatro triples seguidos enjugaron la renta local y lo situaron 47-50. El partido estaba en el momento justo para que el cuadro malagueño se escapase. El Tenerife se estrellaba contra la defensa cajista, ahora mucho mejor, pero no leyó bien el partido el conjunto de Plaza. Una sucesión de malos ataques y pérdidas dio aire al Tenerife, que volvió a aprovechar la concesión. Resultaba llamativo cómo el equipo malagueño perdía el orden. Un solo punto en tres minutos dejó el partido cuesta arriba antes del acto decisivo (59-53).

El Unicaja se recompuso otra vez y volvió a remontar con el regreso de Nedovic a la pista. Un triple de Díez obligó al Tenerife a parar el partido con 66-63 en el marcador. El equipo malagueño volvía a tener controlado el encuentro, pero otra antideportiva de McCallum supuso un frenazo en seco a la recuperación. Tres minutos estuvo el Unicaja sin anotar y el Tenerife se colocó 75-66 a tres minutos para el final. Esa renta fue insalvable para el Unicaja, que ya fue a remolque de un rival que jugó bien los instantes finales. Con 79-77, Suárez tuvo un triple ganador, pero el lanzamiento del madrileño no entró y la victoria fue para el conjunto canario.

Fuera de los ocho primeros clasificados a cinco jornadas del corte de Copa

El Unicaja perdió ayer una gran ocasión para haber enderezado su situación en la Liga Endesa, pero perdió ante el Tenerife y ahora todo se le complica. La derrota es negativa por partida doble. En primer lugar, porque el Tenerife es un rival directo en el objetivo de clasificarse para la Copa del Rey y ahora lo aventaja en un triunfo. Por otro lado, el tropiezo deja al conjunto que dirige Joan Plaza fuera de los ocho primeros, que son los que jugarán el torneo, cuando quedan sólo cinco jornadas para el corte. El calendario del Unicaja además es bastante complicado, empezando por su próxima salida a la pista del Bilbao Basket. Luego recibirá al Valencia y al Obradoiro en dos encuentros clave. El 14 de enero jugará en el Palau contra el Barcelona y el 21 frente al Gran Canaria en Las Palmas. Con seis victorias a día de hoy, tendrá que ganar al menos tres de esos cinco partidos, quizá cuatro para asegurar su presencia en la Copa. Difícil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos