Despropósito, reacción y derrota del Unicaja ante el Zalguiris (83-85)

Despropósito, reacción y derrota del Unicaja ante el Zalguiris (83-85)
Álvaro Cabrera

El equipo malagueño fuerza la prórroga tras perder por 20 puntos, pero cae en el último segundo

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Cuando un equipo muestra dos caras tan opuestas en un mismo partido no suele ser buena señal. Ayer el Unicaja perdió ante el Zalguiris por sólo dos puntos (83-85), en una canasta encajada en el último segundo de la prórroga, con un tiro bien defendido. De esas que hacen daño de verdad. Salió cruz en el tiempo extra, aunque el conjunto malagueño pudo haber ganado. El problema es que también pudo haber perdido de paliza, porque durante gran parte del encuentro cedió todo el mando del choque a su rival y volvió a mostrar sus enormes lagunas en el juego colectivo.

Sólo así se explica que a mediados del tercer cuarto el Unicaja fuera perdiendo en su pista por 20 puntos ante el Zalguiris, un equipo sin grandes estrellas, pero bien trabajado por el técnico Jasikevicius y que sabe aprovechar sus recursos. La derrota de ayer duele, porque al equipo se le volvieron a ver las costuras y porque se arrastra el mal resultado del fin de semana en San Sebastián. Aunque la remontada final y la muestra de pundonor sirven para que la jornada de ayer no fuera tan amarga, el problema es que el cuadro malagueño se pone ahora con tres victorias y cuatro derrotas en la Euroliga y mañana, sin apenas tiempo para reacción, juega en la pista del Real Madrid. Y la próxima semana visita Málaga el CSKA, casi nada.

El dominio de Pangos

El Unicaja coqueteó con el desastre de nuevo, en una irregular primera parte y sobre todo en un horrendo inicio de tercer cuarto. No puede permitirse el cuadro de Plaza esas desconexiones, porque se convierte en un rival accesible para cualquier equipo. Con Nedovic de baja por sus problemas en el hombro, estuvo huérfano de referente el cuadro de Los Guindos, aunque la buena noticia fue la aparición de McCallum en los momentos calientes. Quizás le pueda venir bien al base norteamericano la ausencia del serbio, aunque el Unicaja no se pueda permitir mucho tiempo sin su estrella.

Noticias relacionadas

El Zalguiris se mostró superior al cuadro malagueño durante gran parte del partido. Pangos, el base pretendido por el Unicaja hace un par de veranos, manejó el tiempo del partido a su antojo hasta prácticamente el final. La diferencia visitante del primer cuarto (17-21) se amplió en el segundo parcial. Sólo Brooks y Milosavljevic parecían tener la tensión necesaria para un partido de estas características.

Sin apenas amenaza desde el triple y con los pívots del cuadro local infrautilizados, el Zalguiris estaba cómodo (34-41, al descanso).

83 Unicaja

McCallum (19), Salin (6), Díez (3), Shermadini (3), Brooks (16) -cinco inicial- Soluade (0), Díaz (0), Milosavljevic (8), Waczynski (7), Augustine (8), Suárez (9) Y Musli (4).

85 Zalgiris

Brandon (7), Pangos (21), Jankunas (4), Micic (4), Ulanovas (10) -cinco inicial- Bost (4), Toupane (4), Sajus (0), Milaknis (13), White (10), Kavaliauskas (5), Valinskas (3).

árbitros.
Belosevic (SER), Petek (SLO) y Koljensic (MON). Eliminaron por personales a Jankunas y a Kavaliauskas
incidencias.
Partido correspondiente a la séptima jornada de la Euroliga disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante 6.866 espectadores. Antes del choque se guardó un minuto de silencio en memoria del humorista Gregorio Sánchez 'Chiquito de la Calzada', recientemente fallecido

La habitual pájara del Unicaja en el tercer cuarto fue un regalo para el equipo visitante. En los seis primeros minutos, el equipo de Plaza sólo anotó dos puntos y el conjunto lituano le dio un repaso en todos los aspectos del juego. A falta de cuatro minutos del cuarto, el Unicaja ya perdía por 20 (36-56) y empezaron a escucharse los pitos en el Palacio.

Cuando peor lo estaba pasando, el cuadro local reaccionó con un gran despliegue defensivo. Un excepcional final del encuentro de los locales, tirando de orgullo, permitió la remontada, con McCallum y Waczynski anotando y el Zalguiris envuelto en un mar de dudas. El base puso el 72-72 al final del tiempo reglamentario con una entrada a canasta y Pangos falló el último tiro. Había prórroga y los locales estaban crecidos. Suárez estuvo pletórico, pero el Zalguiris no se arrugó. McCallum volvió a poner el empate a 1,9 segundos y todo apuntaba a una segunda prórroga. Pero la pizarra de Jasikevicius funcionó y Ulanovas metió para los visitantes el tiro ganador (83-85).

Fotos

Vídeos