Paso firme del Unicaja hacia los 'play-off'

Paso firme del Unicaja hacia los 'play-off'
Salvador Salas

El cuadro malagueño se impone al Bilbao en un partido con altibajos y se consolida en la quinta plaza a un mes de las eliminatorias por el título

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

A falta de un mes para las eliminatorias por el título y sin apenas ya nada en juego para el Unicaja en esta recta final de la temporada regular, cada uno de los partidos que quedan tiene que servir para que el equipo mejore, para que la maquinaria llegue en su punto a finales de mayo. Ayer el cuadro de Plaza recibía a un Bilbao Basket con el agua al cuello al que dejó prácticamente herido de muerte. Venció el cuadro malagueño por 93-78 y el triunfo le sirve al Unicaja para afianzarse en la quinta plaza de la posición –la cuarta plaza aún es viable matemáticamente, sobre todo tras la derrota de ayer del Valencia, aunque sigue siendo muy complicada– y subir con paso firme un peldaño más hacia las eliminatorias por el título.

Era un partido que había que ganar y se hizo de manera dominante, ya que el cuadro vasco no se puso por delante en ningún momento. La diferencia entre ambas plantillas es palpable, aunque el cuadro local tampoco es que hiciera un juego brillante. Tuvo un gran arranque y un tercer cuarto notable, pero tendrá que solventar esos «dientes de sierra» que suele resaltar Plaza. Ya se ha visto otras veces esta campaña que el equipo malagueño tiene muchos altibajos en su juego, incluso dentro del mismo partido, y eso cuando llegue la hora de la verdad puede ser fatídico. Ayer dio el partido por ganado demasiado pronto y, aunque la victoria no peligró, el Bilbao llegó a ponerse a 10, tras entrar en el último cuarto 21 abajo. Con un Carlos Suárez de nuevo de hombre para todo, Díez aportando mucha intensidad y el punto de genialidad de Nedovic, el cuadro malagueño dio el primer paso para ese pleno de victorias que reclama Plaza en este final de liga regular.

93 Unicaja

Díaz (7), Salin (9), Díez (10) Suárez (8), Augustine (8) -cinco inicial-, McCallum (7), Nedovic (16), Milosavljevic (8), Okouo (2), Waczynski (11), Brooks (4) y Jean-Charles (3).

78 Bilbao

Tabu (2), Todorovic (-), Pere Tomás (13), Hervelle (3), Gladness (4) -cinco inicial-, Thomas (12), Hammink (4), Redivo (14), Mumbrú (16), Bentil (4) y Salgado (6)

parciales.
30-23, 19-19, 24-10 y 20-26.
Árbitros.
Hierrezuelo, Perea y Sacristán.
cancha.
Partido correspondiente a la trigésima jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante unos 7.300 espectadores

Pese al horario matinal y a que el Palacio se mostraba más frío de lo habitual, los locales salieron con las pilas puestas. El Unicaja tuvo un arranque fulgurante, con un enorme acierto en el tiro y pilló fuera de sitio al Bilbao, que vio cómo los tres primeros minutos de partido fueron de un dominio local absoluto (8-0). El cuadro malagueño iba prácticamente a triple por minuto y con el segundo de Díaz la diferencia era ya notable (24-13).

El técnico del Bilbao, el exjugador cajista Veljko Mrsic, optó por cambiar a tres de las piezas de su quinteto y entraron Mumbrú, Thomas y Redivo. El escolta argentino, un anotador compulsivo, hizo que su equipo se metiera en el partido. Una canasta suya en el último segundo del cuarto puso el 30-23.

Con las rotaciones, el Bilbao fue ganando terreno. Díaz tuvo que pegarse a Redivo y dejar a Nedovic con el base visitante y Mumbrú dio muchos problemas a la defensa local. Brooks, que jugó tras el síncope que sufrió la pasada semana en Valencia, no pudo frenar al veterano jugador catalán y un triple de este sirvió para poner el empate a 38. Volvió a mandar al banco Plaza a McCallum, que apenas aportó en los seis minutos que estuvo en cancha, y dos buenas acciones consecutivas de Milosavljevic permitieron que el cuadro local se fuera al descanso siete arriba (49-42).

Ruptura en el tercer cuarto

Tras el paso por vestuarios, Plaza recurrió al mismo quinteto que tan buen resultado le dio en el inicio del choque (Díaz, Salin, Díez, Suárez y Augustine). Hubo unos primeros minutos de duda, en los que ambos equipos estuvieron erráticos, pero después el cuadro malagueño comenzó a carburar. Los triples de Salin y Suárez y la garra de Díez pusieron al Unicaja 11 arriba (61-50) ante un Bilbao que vivía prácticamente de los puntos de Mumbrú. El conjunto visitante empezó a desesperarse; hubo una doble antideportiva a Redivo y a Nedovic y luego una técnica a Mrsic que sirvieron para que el Unicaja aumentara la brecha. Además, el cuadro de Plaza contó con varias acciones positivas de McCallum –un triple y un par de penetraciones– que le permitieron aumentar la ventaja. El parcial fue de 9-0 y el encuentro parecía ya visto para sentencia al final del tercer cuarto (73-55).

En el último parcial lo intentó el Bilbao y el Unicaja dio demasiadas facilidades por exceso de relajación. Hay que frenar esas desconexiones que convierten al Unicaja en un equipo vulnerable. Se llegó a poner a diez el conjunto visitante (86-76), pero cinco puntos seguidos de Waczynski en las últimas posesiones evitaron cualquier atisbo de reacción. Al final, 93-78 y otro paso hacia adelante para el Unicaja.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos