El Unicaja gana al ralentí

McCallum/Francis Silva
McCallum / Francis Silva

Supera sin problemas al UCAM Murcia para lograr su sexta victoria consecutiva en la Liga Endesa en un choque plácido

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

La sensación general de los aficionados que vieron el partido entre el Unicaja y el UCAM Murcia es de que fue un partido con poca tensión, casi hasta aburrido. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el equipo malagueño llegó al choque con la luz de reserva encendida y el depósito de fuerzas casi vacío. Llegó con lo justo, pero le valió para superar (78-67) de forma convincente al Murcia en el momento en el que apretó el acelerador e impuso su solidez y casi su inercia competitiva.

78 Uncicaja

(20+20+25+13): Díaz (2), Soluade (3), Waczynski (11) Suárez (10), Shermadini (16) -cinco inicial-, McCallum (14), Díez (7), Milosavljevic (3), Salin (6), Augustine (4), Rosa (-) y Okouo (2).

67 UCAM Murcia

(25+14+10+18): Hannah (13), Oleson (7), Rojas (9), Soko (12), Tumba (4) -cinco inicial-, Benite (-), Kloof (17), Olaizola (-), Urtasun (-), Lukovic (-) y Delía (5).

Árbitros:
Pérez Pizarro, Fernández y Caballero. Eliminaron por cinco faltas personales a los visitantes Soko y Tumba, y a los locales Shermadini y Augustine.
Incidencias:
Partido de la decimonovena jornada de la Liga Endesa ACB, disputado en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante 6.761 espectadores.
la cifra:
6.761. El número de espectadores que ayer acudieron al Palacio de los Deportes. Fue una entrada baja para la media que viene registrando cada partido que el Unicaja juega en casa. La fría tarde que hacía ayer en Málaga no animó a los aficionados a desplazarse hasta el pabellón, tampoco el rival, pese a ser el octavo clasificado. El jueves ante el Efes hará falta más apoyo.
El personaje:
Debut de Ignacio Rosa esta temporada. El canterano, que se entrena a diario con la primera plantilla, jugó sus primero segundos, que no minutos, de la temporada.
el detalle:
Okouo, muy aplaudido cuando saltó a la pista. No está siendo la temporada que Viny Okouo esperaba. El pívot del Unicaja volvió a jugar ayer un partido de Liga después de cuatro jornadas en las que se quedó en blanco. Cuando saltó a la pista fue muy aplaudido por el público que acudió al Palacio de los Deportes. La realidad es que no estuvo nada afortunado, aunque sus compañeros lo buscaron de forma insistente para que anotase.

La regularidad que ha logrado el cuadro cajista, la de ayer es la sexta victoria consecutiva, le da para sacar adelante partidos trampa como el de ayer. Es un buen síntoma de madurez y tiene más mérito haberlo conseguido sin dos jugadores como Brooks y Nedovic. El Unicaja, además, también se ha hecho el cuerpo a un nivel de intensidad mayor como el de la Euroliga, por lo que ante rivales como el Murcia se siente superior y es capaz de plasmarlo en la pista sin hacer un juego brillante, pero exprimiendo de forma correcta sus recursos.

Noticias relacionadas

Sin Brooks y Nedovic un día más, el quinteto inicial del Unicaja fue un tanto atípico, y llamó la atención la presencia de Soluade, que completó la línea exterior junto a Díaz y Waczynski. Sin embargo, fueron los dos hombres interiores, Suárez y Shermadini, los que acapararon por completo el juego ofensivo del equipo malagueño. La consigna del Unicaja era clara, buscar al pívot georgiano, que en ocho minutos anotó ocho puntos y recibió cuatro faltas. Cuando no encestaba con un gancho de derechas, iba a la línea de personal. Suárez, por su parte, alternaba acciones por dentro y por fuera. Parecía una buena apuesta, el problema es que el nivel defensivo del Unicaja no iba a la par que su ataque. El UCAM Murcia explotó perfectamente el entendimiento de sus bases con los pívots en acciones de bloqueo y continuación, lo que le permitió aguantar sin problemas el ritmo, un tanto lento, del equipo de Plaza. Los primeros triples de Hannah y Kloof desnivelaron el marcador al final del primer cuarto, 20-25.

Cambio de ritmo

El Unicaja necesitaba dar un paso adelante en defensa. Lo hizo gracias a la entrada de Milosavljevic, Augustine y Díez, este último de cuatro. La reacción no se hizo esperar con un parcial de 0-6 que obligó a Ibon Navarro a parar el partido (26-25). No sirvió de nada el tiempo muerto del técnico del Murcia, porque su equipo se diluyó ante el subidón físico del cuadro cajista. McCallum tuvo minutos de lucidez y se produjo otra variante táctica, Augustine jugó de cuatro e hizo pareja interior con Shermadini. El pívot convertía en canasta todos los balones que le llegaban, incluida alguna patata que otra. La renta malagueña se disparó hasta el 37-29 con varios contragolpes muy vistosos.

El Unicaja utilizó ayer a sus cuatro canteranos, Díaz, Soluade, Okouo e Ignacio Rosa

El descanso de McCallum restó, aunque parezca llamativo, lucidez al Unicaja. Soluade no mantuvo el nivel ni impuso el mismo ritmo y el Murcia no tardó en equilibrar el choque desde la línea de tiros libres, todo hay que decirlo (40-39).

El equipo de Plaza volvió a echar mano de la intensidad defensiva para recuperar el mando del choque. En cuanto el Unicaja apretaba, al Murcia le faltaban recursos, principalmente físicos para mantener el mano mano. El parcial fue de 10-1 (50-40), y aunque los tiros libres volvieron a dar aire al Murcia, el partido quedó casi sentenciado con un nuevo apretón del Unicaja, esta vez con los triples de Waczynski. La renta al final era de ya de 16 puntos y esto, además de la cuarta de Augustine, permitió incluso que Okouo volviese a jugar un partido de Liga (65-49).

El choque no dio para más, porque el conjunto murciano no tuvo argumentos ni actitud para tratar de voltear la situación. Con 70-51 en el marcador, el que presionaba era el equipo que ganaba por 19 puntos en lugar del que perdía.

El choque entró en unos minutos ciertamente aburridos, en lo que lo único interesante era comprobar si Okouo se merece jugar más, pero no hizo méritos y sólo duro cinco minutos en la pista. La sucesión de fallos del Unicaja hizo que Plaza retomase a sus primeros espadas, que terminaron de cerrar el partido. El canterano Rosa debutó de forma testimonial esta temporada, ya jugó la anterior, aunque sus compañeros no lo encontraron en los pocos segundos que estuvo en la pista para que anotase. Así que el Unicaja no tuvo problema alguno para sumar la sexta victoria seguida en la liga Endesa y consolidarse en la cuarta plaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos