Waczynski, luz en medio de la oscuridad del Unicaja

Waczynski se observa la mano en el partido ante el CSKA. /Álvaro Cabrera
Waczynski se observa la mano en el partido ante el CSKA. / Álvaro Cabrera

El polaco es una de las pocas notas positivas en la racha de cinco derrotas seguidas que acumula el equipo de Joan Plaza

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Cinco derrotas consecutivas son muchas para un Unicaja que no termina de carburar y que le han complicado sus objetivos a medio plazo tanto en la Liga como en la Euroliga. Sin embargo, ha habido detalles en estas dos semanas frenéticas de partidos que el equipo malagueño debe aprovechar para mejorar y seguro que el cuerpo técnico ha tomado nota. Visto el paso adelante dado ante el CSKA en el aspecto de entrega y competitividad, en el plano individual, el nombre propio es Waczynski.

La ausencia de Nedovic le ha dado más protagonismo y ha ampliado su repertorio de acciones para anotar

Desde que el equipo empezó a flaquear y, especialmente desde la lesión de Nedovic, el jugador polaco ha sido de lo poco salvable. Sin Nedovic en la rotación, había que repartir la responsabilidad ofensiva, y Waczynski tiene puntos, a pesar de que hasta este momento había aparecido poco, especialmente por la saturación de aleros que tiene el equipo en el puesto de ‘tres’.

Cuando el Unicaja pactó el fichaje de Adam Waczynski a mitad de la temporada 2015-2016 no había un consenso claro sobre qué posición se esperaba reforzar. Había quien consideraba que el polaco, entonces todavía en el Obradoiro, era un escolta, pero otros lo veían más como un alero. Como el equipo malagueño tenía muchos jugadores para la segunda de las posiciones, Waczynski formó pareja con Dani Díez en la posición de alero. Lo curioso es que en el equipo gallego jugaba más de escolta.

Ahí quedó la cosa y Waczynski formó pareja en el puesto de alero junto a Dani Díez convirtiéndose en un especialista en el triple. Así, salvo en ocasiones puntuales, el internacional polaco, máximo anotador de los jugadores del Unicaja en el pasado Eurobasket, dejó de hacer muchas de las cosas que hacía en el Obradoiro y que fue lo que motivó su fichaje. En una plantilla con Nedovic, Smith y Fogg estaba claro que no quedaban muchas posesiones para el resto.

Otro contratiempo

Esta temporada, la llegada de Milosavljevic complicó el asunto, pues ya eran tres aleros, junto a Díez. Esto restó minutos a Waczynski, al que Plaza suele penalizar los fallos defensivos que comete. Al comienzo de la temporada, debido a la acumulación de hombres en un mismo puesto, se quedó algún par de partidos sin jugar y en otros tuvo pocos minutos, y su moral se desplomó, según comentan en su círculo cercano.

Pero la temporada es larga y la lesión de Nedovic le ha dado otra oportunidad, curiosamente también para jugar como escolta. Se ha visto a Waczynski tirando, penetrando y generándose sus propias canastas. El polaco ha sido la alternativa ofensiva ante la ausencia de Nedovic y la irregularidad de un Salin poco fiable en el lanzamiento exterior.

Y hablando de triples, Waczynski es de largo el mejor triplista del equipo con un 47,9 % de eficacia, por delante precisamente de Brooks (40,9), Nedovic (37,5) y Salin (34,8). Ahora está por ver qué es lo que le depara la temporada, pues Nedovic ha regresado y el equipo vuelve a estar completo. De momento, Waczynski ha dado un paso adelante ¿Podrá dar otro?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos