Walter Herrmann: «El Unicaja tiene todas las posibilidades de superar al Madrid, todas; la Copa es así»

Walter Herrmann posa para SUR en el gimnasio de Benalmádena en el que se ejercita para apurar su última etapa como jugador. /Salvador Salas
Walter Herrmann posa para SUR en el gimnasio de Benalmádena en el que se ejercita para apurar su última etapa como jugador. / Salvador Salas

Campeón de la Copa del Rey en 2005. El argentino, aún en activo a sus 38 años, valora el juego del Unicaja y sus opciones en el torneo de Las Palmas

José Miguel Aguilar
JOSÉ MIGUEL AGUILAR

Una existencia azarosa, una carrera triunfal, una trayectoria impresionante, un currículum importante. Todo en la vida de Walter Herrmann es desmesurado, como sus inmensas manos en las que se ha apoyado su talento para hacer del baloncesto su forma de vida. Hace unas semanas, doce años después de vestir la camiseta verde, recibió un homenaje en el Palacio de los Deportes por parte de una afición que no olvida su paso por el Unicaja en la época más gloriosa del club, la de los títulos de la Copa del Rey y de la Liga. Luego fue campeón de Liga con el Baskonia (201) y ganó los campeonatos de Brasil (2015) y Argentina (2016). A sus 38 años sigue en activo, y desgrana para SUR su paso por Málaga, valora el juego del equipo que entrena Plaza y sus posibilidades frente al Real Madrid en el torneo de Las Palmas.

¿Qué ha sido de Walter Herrmann?

–En estos años, el baloncesto ha sido una constante, no ha cambiado mucho mi forma de actuar en el día a día, más allá que desde 2010 hasta 2013 estuve sin jugar, retirado. Volví a un club de mi ciudad, Venado Tuerto, y luego me volvía a enganchar a otros equipos de mi país, Brasil, etc.

No ha perdido contacto con Málaga.

–Nunca, porque en 2006, antes de irme a jugar a Estados Unidos, me casé aquí con una mujer malagueña, Elena, y desde entonces vengo cada año en vacaciones a disfrutar de la familia, pues además mi hermana sigue aquí, y mis sobrinos.

¿Tras su retirada vivirá en Málaga?

–No sé cómo terminar mi carrera, no tengo pensado una fecha para decir hasta aquí llegué como jugador, me queda un poco de cuerda, me entreno y me cuido por si llega la oportunidad de seguir. La vuelta es tema de conversación en casa, porque estamos encantados viviendo en mi ciudad, en Argentina, pero nos sentimos también muy bien en Málaga.

«Me gusta dar charlas motivacionales»

–Creo que ahora da charlas motivacionales...

–Tuve la posibilidad hace un par de meses de dar un par de charlas motivacionales y fue una experiencia nueva. Lo había visto muchas veces pero nunca pensé que yo podía hacerlo. Y la verdad es que me sentí muy cómodo porque muchas veces cuentas cosas tipo monólogo y empiezas a hablar según te vas acordando. No llevaba nada preparado ante chicos que tenían un partido importante y les conté mi experiencia.

–¿Su hijo juega al baloncesto?

–Tiene 7 años y juega muy bien, pero le gusta muchísimo el fútbol. Disfruta mucho del deporte. Yo prefiero que juegue al baloncesto, y ahora que me lo llevo a entrenar parece que le gusta un poco más. Lo raro es que es zurdo, y yo la mano izquierda la usé poco en mi carrera. Es zurdo para el baloncesto y diestro para el fútbol. No tiene las manos tan grandes como el padre, la niña sí.

¿Ha soñado con regresar al Unicaja en otra faceta?

–La vida da mil vueltas, y ahora estoy con el ‘chip’ de jugador. Pienso que de alguna forma u otra voy a seguir vinculado al baloncesto siempre, porque es lo que he hecho toda mi vida. Y no descarto ninguna posibilidad relacionada con el baloncesto. Ahora no pienso más allá del momento, porque cuando lo pienso más ansiedad me entra y más desconcierto. Llegado el momento me encantaría estar vinculado al Unicaja, indudablemente. Pasé tres años maravillosos, pero no puedo tenerlo ahora como un objetivo inmediato porque no sé qué será de mi vida.

El día del Gran Canaria recibió un reconocimiento emotivo, el público puesto en pie. ¿Se lo esperaba?

–No, para nada. Iba a ver el partido porque mi hijo pequeño nunca había ido al Palacio de los Deportes, y cuando pedí el favor en ningún momento me dijeron que me iban a entregar una camiseta ni que iba a haber un reconocimiento. Fue una emoción gigantesca. De hecho, creo que me emocioné mucho más por la noche cuando llegué a mi casa y fui consciente del homenaje que en el momento, porque me cogió en ‘shock’. Es impresionante cómo la gente se ha portado conmigo desde el primer día que llegué a Málaga, un 18 de agosto de 2003.

¿En estos últimos 15 años ha cambiado mucho el baloncesto?

–Ha cambiado en la parte física, y por otro lado creo que el pívot determinante, dominante y gigante que había en nuestra época es como que se ha ido abriendo y ahora cualquier jugador tira de larga distancia. Antes había jugadores que simplemente recibían el balón cerca de la pintura y machacaban. Hoy, el 4 es un alero grandote, se ha reinventado, en ese aspecto sí ha cambiado, el resto no ha cambiado tanto. Ahora el que destaca un poco más se va a la NBA, quizás hoy está más asequible llegar a la NBA que antes.

«Me encanta cómo juega el equipo, es muy entretenido para el público; quedé maravillado» Unicaja

«En mi época no había un Madrid tan dominante, pero en un torneo como la Copa hay opciones para todos» Real Madrid

¿Ha seguido al Unicaja estos años?

–Lo he seguido poco, aunque cada vez que hablaba con alguien de Málaga hablábamos del Unicaja, aunque no he seguido el día a día.

Vivió la época dorada del club. ¿Tiene la impresión de algunos de que se pudo conseguir más títulos de los logrados?

–Muchas veces puedes tener un buen equipo y ese mismo año encontrarte con rivales potentes. Es lo que pasa con Federer y Nadal, si no hubieran coincidido en la misma época ambos hubieran conseguido mucho más de lo que han conseguido. En nuestra época, el Barça y el Tau tenían unos equipazos. Repasando, el primer año es como que te empiezas a conocer con tus compañeros; el segundo, con el equipo un poco más armado, ganamos la Copa del Rey, y el tercero se gana la Liga. Quizás si el equipo hubiera seguido completo se hubieran ganado más cosas, pero el equipo se desarmó (Jorge y yo nos fuimos a la NBA, se fue Marcus Brown, Daniel Santiago...), y cuando empiezas de nuevo cuesta mucho ensamblar el equipo. Todo el mundo tiene que entender que el deporte no es solo jugadores buenos, es un equipo bueno el que es campeón, y hasta que se arma ese equipo lleva tiempo. Entonces, quizás por nombres se podrían haber ganado más cosas, pero todo lleva su tiempo. Hay veces que se forman doce jugadores y eres campeón, y otras veces que armar un equipo lleva su tiempo.

¿Qué impresión tiene de este Unicaja?

–Me encanta la forma de juego de este Unicaja, quedé maravillado frente al Gran Canaria, muy versátil, entretenido para el público para verlo. Me sorprendió gratamente porque jugó bien y ganó a un gran equipo como el Gran Canaria.

¿Qué posibilidades le ve en la Copa del Rey?

–Todas. Yo jugué la Copa del Rey, y es un torneo que lo puede ganar cualquiera de los ocho. Otro ejemplo es el de Argentina en los Juegos Olímpicos de Atenas, que fuimos oro. A un partido, tengas el rival que tengas enfrente, si ellos no están bien y tú tienes tu día, ganas, avanzas y puedes ganar hasta la Copa. Da igual que enfrente esté el mejor equipo de la competición si tú ese día eres mejor que ellos. En una Liga es diferente, con varios partidos es más difícil sorprender.

¿Qué diría de Campazzo?

–De Facundo ya está todo dicho. Está en un momento de forma impresionante, ahora mismo jugando en el Madrid es como que la experiencia que va ganando es diferente a la que tenía en Murcia, y creo que terminará probando en la NBA, pero eso dependerá de él. ¿Su estatura? Es lo más alto que llegó (risas)… Siempre fue uno de los más pequeños en todos los equipos y jugó muy cómodo.

Hay diferencia del Real Madrid de ahora al de su época.

–De unos años para acá el Real Madrid apostó mucho por el baloncesto, y han conseguido estar arriba. Es un equipazo, pero en una Copa del Rey, que es un torneo corto, a un partido, las posibilidades son parejas para todos. En mi época no había un Real Madrid tan dominante como el actual, pero entonces había equipos muy buenos y ganamos primero la Copa y luego la Liga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos