Alberto Díaz estará de baja tres meses y el Unicaja tendrá que fichar

Alberto Díaz no podrá volver a jugar al menos hasta marzo./Jesús Signes
Alberto Díaz no podrá volver a jugar al menos hasta marzo. / Jesús Signes

El club malagueño ya se ha puesto en contacto con algunas agencias de representación y ha preguntado por un base y por un pívot

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

El Unicaja se juega en las próximas semanas gran parte de su temporada, ya que en enero se resuelve el Top-16 de la Eurocup y la clasificación para la Copa del Rey como cabeza de serie. A día de hoy, el conjunto malagueño cuenta con diez hombres sanos en su plantilla y uno de ellos, Viny Okouo, apenas juega. El conjunto malagueño confirmó ayer lo que se temía:que la recaída de Alberto Díaz es grave y que hoy por hoy el equipo se queda muy escaso de efectivos, ya que Carlos Suárez también está de baja.

La lesión que Díaz sufrió en Valencia le va a mantener de baja de 10 a 12 semanas, dependiendo de su evolución, según la estimación oficial de los médicos del club. Es decir que el base estará prácticamente tres meses fuera de las pistas y se pierde el Top-16 y la Copa del Rey, los dos grandes objetivos de este inicio de año para el Unicaja. Las pruebas confirmaron una lesión muscular en el isquiotibial de la pierna derecha, la misma dolencia que mantuvo al base dos meses fuera. El jugador malagueño se produjo al resbalarse sobre uno de los círculos de publicidad que, según apuntó el propio Luis Casimiro tras el partido, generan problemas de falta de adherencia. No es la primera vez que los propios jugadores comentan este tipo de situaciones sobre los anuncios que se instalan sobre el parquet –ayer mismo lo hacía Fernando San Emeterio a través de Twitter–. En las imágenes del partido se ve cómo claramente el jugador del Unicaja pierde el equilibrio cuando pisa sobre el círculo de la línea de tiros libres en un cambio de ritmo .

Tras esta nueva lesión, el Unicaja está obligado a fichar al menos a un jugador para competir durante los próximos meses. Con Díaz y Carlos Suárez de baja se antoja inevitable acudir al mercado. El capitán ya se ha perdido tres partidos por una rotura de fibras en el gemelo de la pierna derecha y aunque su evolución es positiva, todavía se perderá algunos partidos más. El club malagueño tendrá que decidir si ficha a un base para cumplir la baja concreta de Díaz o si opta por un jugador interior para cubrir una carencia estructural que tiene la plantilla desde el inicio de la campaña, al no contar con minutos Okouo. En lo que va de temporada el Unicaja ha optado por no fichar para sustituir a Suárez y lo mismo hizo en la primera lesión de Alberto Díaz, aunque ahora la situación es más complicada.

El club malagueño ya se ha puesto en contacto con algunas agencias de representación, algo habitual en estos casos. Está preguntado por un base y también por un ala-pívot, para evaluar todas las opciones disponibles. Aunque hacen falta dos jugadores para apuntalar al equipo, todo dependerá del mercado y de si la entidad de Los Guindos da luz verde a hacer más de una incorporación. Las primeras gestiones se han hecho en ambos lados, tanto para reemplazar a Díaz como para sumar un interior más que aporte el físico que le falta a la plantilla. Muchos clubes de la Liga Endesa y de la Eurocup se están reforzando ahora, incluso con traspasos entre equipos, pero la realidad es que las opciones son limitadas, sobre todo si el club malagueño solo garantiza unos meses de contrato.

Carlos Cabezas, ofrecido

El Unicaja tiene las dos plazas de extracomunitarios ocupadas, con Wiltjer y Roberts. Además, los dos lesionados son cupos, por lo que habría que inscribir a un canterano (Morgan Stilma o Pablo Sánchez) si el fichaje no es un jugador de formación para completar las cuatro fichas obligatorias en la ACB, no en competición europea (Jaime Fernández, Dani Díez y Okouo son los otros tres). Al Unicaja ha vuelto a llegar el ofrecimiento de Carlos Cabezas, que está sin equipo pero que quiere seguir jugando. A sus 38 años, el malagueño se mantiene en buena forma, se entrena a diario y está capacitado para ayudar unos minutos. Su contratación temporal no sería un problema desde el punto de vista económico y permitiría pensar en un segundo fichaje. Pero no es la única opción, ya que el club se ha interesado por otros bases con pasaporte comunitario o cotonú.

El exjugador del Murcia Yanick Moreira, opción para el juego interior

Acudir al mercado en pleno mes de enero, con todas las competiciones en marcha y pocos jugadores sin contrato obliga a los directores deportivos a ser creativos y buscar entre las pocas opciones que son realmente viables. Una de las que maneja el Unicaja es la de un jugador que tiene experiencia en la Liga Endesa, que no ocupa plaza de extranjero y que se adaptaría bien al perfil que requiere la plantilla. Se trata de Yanick Moreira, pívot angoleño de 27 años que jugó en el UCAMMurcia como temporero por la lesión de Faverani en la temporada 2015-2016. Moreira, pívot de 2,11 de altura, está jugando actualmente en el PAOK de Salónica, equipo en el que promedia 9 puntos y 5,7 rebotes. Se trata de un jugador que ya gustaba en el Unicaja y que ahora es una de las opciones para reforzar el juego interior. Los problemas económicos del conjunto griego podrían facilitar su salida rumbo a España. La situación en el PAOK es compleja, con impagos en la plantilla e incluso amenaza de huelga. Por tanto, Moreira está en el mercado y el Joventut también se ha interesado por él. Es un jugador con presencia física, rápido para su estatura y con potencia de salto. Es un '5' que puede ayudar en el rebote y en la intimidación, aunque su rango de tiro es muy limitado. En las últimas horas varios medios de comunicación italianos informan de un posible acuerdo del jugador con el Virtus Bologna, por lo que el angoleño se marcharía a Italia en lugar de recalar en la ACB.