Alberto Díaz: el Unicaja recupera su alma

Alberto Díaz volverá a jugar después de tres meses lesionado. /ACB FOTOS
Alberto Díaz volverá a jugar después de tres meses lesionado. / ACB FOTOS

Alberto Díaz volverá a jugar mañana después de tres meses lesionado

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Los aficionados del Unicaja y el propio club no han sido conscientes de la importancia de Alberto Díaz para el equipo hasta que el malagueño cayó lesionado. Por suerte, la espera ha llegado a su fin y el base volverá a las pistas mañana en el choque frente al Tecnyconta Zaragoza (17.00 horas). Atrás queda la etapa más compleja del jugador pelirrojo, que ha pasado de no lesionarse en toda su carrera como profesional a estar cinco meses fuera de combate.

Díaz se lesionó por primera vez el 17 de octubre en el encuentro que el Unicaja disputó en la pista del Mornar Bar. Sufrió una rotura de fibras en los isquiotibiales de la pierna derecha y estuvo dos meses de baja. El malagueño se recuperó, pero después de sólo unos partidos un desafortunado resbalón en la pista del Valencia el 2 de enero le hizo recaer de la misma lesión. En esa ocasión fue más grave, pues ha estado tres meses en el dique seco. La imagen de Díaz siendo sacado de la pista de la Fuente de San Luis por el fisioterapeuta Mario Bárbara y por Shermadini partió al Unicaja por la mitad, aunque nadie entonces lo imaginaba.

Sin su presencia en la rotación, el juego del cuadro cajista (un equipo con una plantilla justa y dependiente de la aportación de cada efectivo en su mejor faceta) empezó a perder equilibrio, especialmente en defensa. Esto se acentuó de forma importante por otra lesión, en este caso la de Suárez en Navidad, y la situación vivió su peor momento cuando en febrero cayó Jaime Fernández. El golpe anímico para el equipo y los aficionados fue enorme en una temporada repleta de contratiempos físicos, el último el de Waczynski, que será baja mañana.

Sin estas tres piezas básicas, el Unicaja perdió consistencia y mostró una irregularidad alarmante, que se hizo más patente en la eliminatoria de la Eurocup, quizá precisamente por la acumulación de partidos. No ha pasado un día sin que a Luis Casimiro se le haya preguntado por el estado de Díaz hasta que ayer, por fin, pudo anunciar su vuelta.

«La noticia positiva»

«Alberto es la noticia positiva. Lleva una semana buena de entrenamiento y creo que podría reaparecer en Zaragoza. Adam creemos que no va a estar porque sigue con molestias y Boatright tampoco estará. No ha entrenado por culpa de ese tobillo inflamado. Jaime Fernández está en un proceso de readaptación y no podrá jugar en Zaragoza, pero está ya para volver. Le queda una semana. Tiene buena calidad física y la lesión es distinta a la de Alberto. Está en el último escalón y lo iremos viendo día a día», dijo el entrenador del Unicaja sobre el ya habitual amplio parte médico de su equipo.

Ahora, por suerte, empieza a recomponerse. Díaz jugará en Zaragoza. No esperen nada del otro mundo. Como se ha apuntado antes, después de cinco meses parado entre una lesión y otra, el malagueño tiene que empezar de nuevo en todo. Esta semana, después de realizar su primer entrenamiento completo, bromeaba sobre la cantidad de dolores que tenía. A pesar de esta situación tan poco habitual en su carrera y que le ha llevado a realizar un esfuerzo psicológico enorme, Díaz no ha perdido la disciplina, tanto en el trabajo de recuperación como tampoco en sus habituales ejercicios de tiro. Mañana le faltarán piernas, también sensaciones y seguramente confianza para desplazarse sobre la pista, pero es sólo el primer paso para terminar de dejar en el olvido la peor temporada de su todavía incipiente carrera profesional.

La alegría de Alberto Díaz es la primera, pues la próxima semana, en el importante encuentro ante el Joventut en Málaga, le llegará el turno a Jaime Fernández. Entendiendo que la lesión de Waczynski no es grave, el equipo malagueño podría estar al completo después de muchos meses y justo para el final de la temporada.