Batacazo

Okouo jugó ayer. :: lof
/
Okouo jugó ayer. :: lof

MARTÍN URBANO

El Unicaja sufrió anoche en Valencia una herida de enorme gravedad, ya que no solo perdió el partido de la peor manera posible, sino que, además, dejó escapar el 'average' que le otorgaba ventaja tras la amplia derrota que sufrió el cuadro naranja en Málaga en la primera jornada del campeonato. La consecuencia de todo esto es que el Unicaja, a seis jornadas de finalizar la fase regular, necesita ganar tres partidos más que su rival para recuperar ese cuarto puesto que le daría la ventaja campo en las eliminatorias finales, lo que visto el rendimiento del equipo fuera de casa parece imprescindible para tener alguna posibilidad de estar en semifinales.

De cualquier forma, al margen de clasificación y resultados, el problema que invade al Unicaja en este final de la temporada es la escasa actitud de sus jugadores, sin ilusión ni compromiso en un día en el que tenían enfrente al equipo que le ha quitado el sitio en la ACB y en Europa. Todo el mundo sabe que cualquier cosa buena que le ocurra al Valencia es mala para el Unicaja, además de tener en juego la cuarta posición. Sin embargo, el cuadro malagueño daba la impresión de estar en septiembre y disputando el Torneo Costa del Sol.

A la hora de intentar buscar una explicación a lo vivido hace unos días en Lugo y anoche en Valencia resulta inevitable pensar lo negativo que resulta tener un equipo que cambia todos los años a la mayoría de sus jugadores, lo que produce una falta de arraigo y compromiso peligrosa. Da la impresión de que cuando el viento deja de soplar a favor, nadie se hace responsable y hay quien piensa que este no es su sitio ni su problema. A veces, incluso, que para cuatro días que le quedan aquí no merece la pena el esfuerzo. De cualquier forma, a alguien toca recordar a los integrantes del equipo, sálvese quien pueda, que ni el escrupuloso cumplimento del club con el compromiso adquirido con cada uno ni la devoción entusiasta que le muestra la afición merecen esta inesperada huida de algunos.