Boatright no se entrena y su concurso ante el Obradoiro sigue en el aire

Muñoz ya jugó con el Unicaja en los partidos de pretemporada. /Unicaja B. Fotopress
Muñoz ya jugó con el Unicaja en los partidos de pretemporada. / Unicaja B. Fotopress

El base sufre un esguince leve después de lesionarse en el encuentro del sábado ante el Gran Canaria, y el canterano Lucas Muñoz podría completar el equipo

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Pasan los días y Ryan Boatright sigue sin entrenarse. El base estadounidense sigue con molestias en el tobillo izquierdo que se lesionó el sábado en el choque frente al Herbalife Gran Canaria. Al jugador se le diagnosticó un esguince de grado I, es decir leve, pero todavía siente dolor en la zona afectada y está al margen del grupo.

De este modo, la jornada de este viernes será clave para saber si Boatright puede jugar el domingo ante el Obradoiro (17.00 horas), aunque si llega lo hará bastante mermado. Los problemas del Unicaja en el puesto de base no paran de crecer, pues como es sabido, Alberto Díaz y Jaime Fernández están fuera de combate y no se les espera hasta dentro de al menos dos semanas.

En esta ocasión, Luis Casimiro ha reclutado del filial a Lucas Muñoz, que dependiendo de cómo vayan las cosas en las próximas horas, podría sentarse en el banquillo este domingo. Muñoz, que esta temporada acaba su etapa en el equipo júnior que milita en la Liga EBA, está firmando muy buenos partidos en los últimos meses, coincidiendo con el mejor momento del equipo que dirige Germán Gabriel. El base cordobés anotó 10 puntos y repartió 6 asistencias en la victoria del Unicaja ante el San Fernando el pasado fin de semana.

Casimiro había tirado de Pablo Sánchez cuando tuvo necesidad de un base, pero el jugador de Linares está lesionado por culpa de un golpe en la traquea y de ahí la llamada de Muñoz. Incluso si Boatright vuelve a entrenarse, es previsible que no llegue al choque en la mejor forma, por lo que el canterano podría mantenerse entre los doce elegidos para el partido.