El Carpena recibió al Unicaja con una pitada