Casimiro y la apuesta por los pívots

Lessort machaca con contundencia en un partido ante el Valencia. /Euroleague.net
Lessort machaca con contundencia en un partido ante el Valencia. / Euroleague.net

El técnico del Unicaja basa gran parte de su juego en ataque en los hombres grandes, a los que suele sacar mucho partido

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Aunque el fichaje de Mathias Lessort se está dilatando más de lo esperado, el Unicaja da por hecho que el francés será la pareja de Shermadini en la posición de '5' la próxima temporada. Un fichaje que, a la espera de su oficialidad, eleva el nivel de la plantilla con la incorporación de un jugador joven, que ya ha rendido a gran nivel en Europa y que tiene mucho margen de mejora.

No es casualidad que el club malagueño haya echado el resto en un jugador que, sobre el papel, viene a ocupar una plaza de suplente en una posición que ya estaba bien cubierta con un primer espada como Shermadini. Algo parecido ocurrió el año pasado con la incorporación de Augustine. Ni el perfil de Lessort ni la inversión económica que ha hecho el club son propias de un jugador complementario o secundario.

Tanto el Unicaja como el agente del jugador, Misko Raznatovic, esperan que el jugador explote definitivamente en Málaga. En ello tendrá mucho que ver el papel de Luis Casimiro, un técnico que suele sacar mucho partido de sus hombres altos, especialmente en ataque. Sólo hay que echar un vistazo a sus últimos equipos en la Liga Endesa: en el Gran Canaria por ejemplo, la pareja formada por Balvin y Báez fue clave para la clasificación para la Euroliga, como Aguilar, Pasecniks y Fischer completando un juego interior polivalente.

El entrenador valora mucho a los pívots que juegan por encima del aro, como Lessort

Antes, en su etapa de Sevilla, equipo al que llegó en enero de 2015, el manchego se encontró con los talentos de Porzingis, Willy Hernangómez y u Oriola y en la siguiente temporada fichó a Nachbar o Jerome Jordan, además de impulsar a un Balvin que ya empezaba a ser dominante. En la capital andaluza la extensión de Luis Casimiro en la cancha era el capitán Berni Rodríguez, que corrobora la apuesta que hace el entrenador por los hombres grandes: «Los equipos de Luis Casimiro hacen un juego muy vertical, muy ofensivo. Muchas acciones están planteadas para que tengan protagonismo los pívots, no sólo continuando un bloqueo directo o en situaciones de uno contra uno, sino también para que el hombre alto busque el pase. Hay mucho juego entre pívots».

Generar desde la zona

La idea es que el pívot no sea sólo un finalizador, sino que también pueda generar juego para sus compañeros. En el Unicaja, En el Unicaja, Carlos Suárez ya se ha revelado en las últimas temporadas, con su reconversión al '4' de la mano de Plaza, su gran capacidad para pasar el balón. Tampoco es mal pasador Shermadini, aunque el georgiano sea más propenso a acabar las acciones al uno contra uno. Con Lessort, el Unicaja gana músculo, velocidad e intimidación en el puesto de '5' y además cubre un espacio que el nuevo entrenador considera importante: el juego por encima del aro. En el juego del francés son habituales los espectaculares mates, los tapones y los rebotes ofensivos, apartados en los que Shermadini, Suárez o Witljer tienen menos contundencia por sus condiciones físicas. Un músculo que sí tiene Viny Okouo, que volverá a partir como último pívot de la rotación y que tendrá que ganarse los minutos.

Claro que para esta apuesta por los hombres grandes fructifique, el Unicaja tendrá que llegar al tan ansiado por los entrenadores equilibrio entre juego exterior e interior.

Los fichajes de Jaime Fernández y Brian Roberts se pueden adaptar bien a este sistema, ya que ambos aportan amenazas en las jugadas de bloqueo y continuación con los pívots. Serán, junto a Alberto Díaz, los principales encargados de conectar con los pívots.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos