Casimiro, entrenador del Unicaja: «Nuestra exigencia tiene que ser máxima siempre»

Luis Casimiro, en un entrenamiento./Migue Fernández
Luis Casimiro, en un entrenamiento. / Migue Fernández

El equipo se mide este miércoles al Turín sin nada en juego

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Termina la fase regular de la Eurocup este miércoles en Málaga, con la visita del Fiat Turín (20.45 horas), en un partido en el que no hay nada en juego. El Unicaja ya sabe que será segundo de grupo cara al Top-16 y el equipo italiano, colista con pleno de derrotas, está eliminado. Pero Luis Casimiro quiere que sus jugadores se tomen el partido en serio, que lo vean como una oportunidad más para hacer bien su trabajo y mejorar: «Tenemos que afrontar el partido como otra opción para intentar mejorar y hacer las cosas bien, con el máximo nivel de concentración e intensidad. Pendientes de los pequeños detalles y en diferentes aspectos del juego. Ese es mi reto como entrenador, pero es difícil mantener siempre la misma actitud porque somos personas. Pero tenemos que mantener el nivel sea el que partido que sea».

El entrenador no quiere estar muy pendientes de los posibles rivales para el Top-16 y prefiere centrarse en el partido de este miércoles. «Sabíamos ya que nos tocaba el Valencia y que nos puede tocar el Limoges, Estrella Roja, el Andorra... Pero hoy gustaría hablar de Turín, nuestro próximo rival, un equipo que ha perdido varios partidos en la prórroga, con muy buenos jugadores, que viene en plena reconstrucción, y con un maestro en el banquillo. Le tenemos el máximo respeto». Para el técnico del Unicaja, la exigencia no va a ser mayor en el próximo Top-16 «porque nuestra exigencia siempre es la máxima, con independencia de los rivales. Sabemos que ser primero cuenta mucho, porque te da el factor cancha en la eliminatoria, pero la exigencia seguirá siendo la misma»

También habló Casimiro de la vuelta de Alberto Díaz tras su lesión. «Estuvo con menos ritmo en Badalona y en Kazán, pero contra el Barcelona estuvo mucho mejor. Le raciono mucho los minutos, pero me gustó contra el Barça, volví a ver al Alberto defensivo de siempre. Hay que darle tiempo , porque la cicatriz aún le molesta, pero está cerca».

Más