'Chichi' Creus: «Casimiro merecía la oportunidad de dirigir a uno de los grandes de la Liga»

Luis Casimiro y 'Chichi' Creus celebran el título de Liga con el TDK Manresa en 1988./ACB
Luis Casimiro y 'Chichi' Creus celebran el título de Liga con el TDK Manresa en 1988. / ACB

El exjugador rememora su relación con el entrenador del equipo malagueño veinte años después del hito en la Liga que lograron con el TDK Manresa en 1988

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Luis Casimiro es un ídolo en Manresa, como también lo es Joan 'Chichi' Creus. Ambos fueron dos de los líderes del equipo que protagonizó la que es posiblemente la mayor gesta del baloncesto profesional español. En 1998 el TDK entrenado por el actual técnico del Unicaja y liderado por el veterano base de 41 años conquistó la Liga ACB. Superó al Estudiantes en cuartos de final, al Real Madrid en semifinales y al Baskonia en la final. Casi nada. Hace sólo un mes Casimiro, en una entrevista con SUR, no dudó ni un segundo en señalar a Creus como el mejor jugador al que ha entrenado. Sorprendió la respuesta después de 19 temporadas y un sinfín de jugadores dirigidos. El lazo de unión entre ambos es ese Manresa campeón de Liga. El cuadro catalán es el rival del equipo malagueño mañana a las 20.30 horas, así que para cerrar el círculo dos décadas después este periódico contactó con 'Chichi' Creus para recordar aquella experiencia y analizar al Casimiro actual.

Creus está ahora alejado de los grandes focos. Fue 'manager' general de la sección de baloncesto del Barcelona durante ocho años, coincidiendo con la mejor etapa deportiva del club en las últimas décadas. El caso del Manresa campeón de Liga fue singular por muchos motivos. Tenía el tercer presupuesto más bajo de la Liga. El líder era un Creus con 41 años, y el entrenador, Casimiro, era debutante en la Liga ACB. Era impensable que pudiese ganar la Liga, pero lo hizo. «Desde entonces nadie ha dado un sorpresón como aquel y en el baloncesto actual es más complicado todavía. Es difícil que se repita algo así», apunta Creus, que recuerda perfectamente cómo fue la llegada de Casimiro al equipo y los cambios que trajo consigo. «Era su primer año en la ACB porque venía del Gijón de la LEB Oro. Es cierto que se encontró un equipo rodado y con un bloque continuista en el que él confió. Nos llamó la atención que su estilo de entrenamiento era muy ágil, dinámico y entretenido. No se hacía nada pesado. Todo tenía ritmo y eso propició que todo cuajase muy bien», apunta el exjugador internacional, que ahora tiene 61 años.

Similitudes

Salvando las distancias, y con 20 años de diferencia, lo que Creus acaba de explicar guarda muchas similitudes con el Unicaja actual. De hecho, el sistema de trabajo de Casimiro es una de las cosas que son más del gusto de los jugadores cajistas y que está siendo clave en la buena dinámica de este arranque de la temporada.

Casimiro conectó perfectamente con Creus, pese a que este era mayor que él, algo poco habitual en una relación entrenador-jugador, quizá porque la veteranía del base le hacía más fácil trasladar a la pista lo que el técnico le pedía. «Yo llevaba cinco años en el equipo, y aunque no era el capitán, sí que era el veterano por edad y por lo que representaba. Luis es una persona con la que es fácil entablar una relación y conectar. Los jugadores y el grupo humano de aquel Manresa eran excelentes y fue clave en aquellos años tan buenos», destaca.

De aquel encuentro entre el base y el técnico del Unicaja han pasado 20 años y no volvieron a coincidir de forma profesional, pero Creus ha seguido de cerca la carrera de su entonces entrenador, en parte por sus funciones en el Barcelona años atrás y destaca la capacidad de adaptación que ha tenido Casimiro. «Ahora no sé cómo prepara los partidos, pero se ha adaptado a los cambios técnicos, tácticos y de 'scouting'. Sólo hay que ver cómo juegan sus equipos. Luis se adapta a sus jugadores y eso se ve, por ejemplo, en esta explosión que estamos viendo de Jaime Fernández. Es un jugador que prometía, pero en el que algo ha cambiado, y en esto seguro que Luis ha tenido algo que ver», destaca.

Pese a esta relación de cordialidad, Casimiro rememora cómo Creus le llegó a pedir permiso para tomar una copa de vino en las comidas, y este recuerda aquella conversación todavía. «Es que yo sin una copa de vino en el almuerzo no era nadie (risas)». Creus celebra la llegada de Casimiro al Unicaja, algo que hace justicia a su buena carrera profesional al más alto nivel. «Él estuvo en Valencia también, pero creo que se merecía esta oportunidad de dirigir a uno de los grandes de la Liga, porque yo catalogo al Unicaja como uno de los mejores. Está capacitado para hacerlo muy bien y le queda cuerda para rato. No tengo ninguna duda», resalta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos