Compás de espera tras el primer arreón

Casimiro da instrucciones a sus jugadores en un partido de esta temporada. /ACB FOTOS
Casimiro da instrucciones a sus jugadores en un partido de esta temporada. / ACB FOTOS

Esperará para acometer los tres refuerzos que le quedan, pendiente también del mercado estadounidense

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Si por algo ha destacado el Unicaja en las últimas temporadas es por su celeridad a la hora de completar la plantilla. Tras un primer arreón inicial fuerte con tres fichajes en un mes (Deon Thompson, Gerun y Avramovic) ahora ha decidido esperar.

El consejo de administración que celebró la cúpula cajista esta semana ha servido para analizar las distintas opciones que hay sobre la mesa y también para tomar algunas decisiones, como la no continuidad de Sasu Salin la próxima temporada, a pesar de que se pensaba que se le iba a renovar.

Así que quedan por realizar tres fichajes que van a terminar de redondear un equipo con un perfil totalmente distinto al de esta temporada. A pesar de esto, el club está centrado en sólo dos movimientos, el de un base y el de un ala-pívot y un cache alto. Son los movimientos que van a marcar por completo el nuevo proyecto deportivo, así que se quiere asegurar el tiro con dos jugadores de primer nivel, al menos eso es lo que se espera.

En este sentido, se apuntó que los candidatos están identificados, aunque en alguno de los casos hay alguna cuestión pendiente de tipo contractual con su actual equipo, por lo que hay que esperar para tener luz verde para maniobrar.

Tampoco conviene perder de vista que el Unicaja tiene una plaza de extracomunitario libre a día de hoy, por lo que esto también es un condicionante a la hora de acometer los tres refuerzos que faltan. Se cuenta con que Deon Thompson acabará teniendo condición de cotonou cuando juegue el Mundial de China con Costa de Marfil, pero cualquier contratiempo en forma de lesión, podría dejarlo sin esta doble nacionalidad, así que el club no quiere un contratiempo de este tipo con la temporada a la vuelta de la esquina.

La presencia del director deportivo, Manolo Rubia, en Las Vegas ayudará a agilizar las gestiones, pues alguno de los candidatos para ocupar estos dos puestos de base y ala-pívot estarán allí. Esto agilizará cualquier contacto con los agentes estadounidenses en lugar de que los europeos ejerzan de intermediarios. Si hay consenso con Luis Casimiro sobre algún jugador, Rubia tendría margen de maniobra para cerrarlo en Las Vegas.