Más confianza

MARTÍN URBANO

Muchas butacas vacías y una bronca importante a los jugadores del Unicaja en la presentación fue la respuesta de la afición malagueña a los descalabros de su equipo en los desplazamientos recientes. La inseguridad de los jugadores locales era palpable en el arranque del partido. El balón llegaba a Lessort con frecuencia, pero el francés era incapaz de resolver cerca de la canasta. Tras cinco minutos muy malos en los que el Unicaja solo anotó un punto, Luis Casimiro empezó a rotar a sus hombres y el equipo, liderado por Alberto Díaz, entró por fin en el partido. El segundo cuarto empezó con el marcador igualado y Díez en la posición de 'cuatro'. Ambas defensas cedían posiciones y los dos ataques anotaban con más comodidad que antes. Con el paso de los minutos, el técnico local descartó a Roberts, utilizó a Fernández para dar descanso a Díaz y gracias a Shermadini, más activo que nunca, llegó al descanso con dos puntos de ventaja. Por fin, tras muchos duelos y quebrantos, el Unicaja había dominado el rebote. En seguida, tras la pausa, se vio que los visitantes estaban decididos a solucionar su déficit de rebotes, se fueron como locos a por el balón debajo del aro local y el Unicaja no lograba abrir brecha. Afortunadamente, como tantas otras veces, la entrada de Alberto Díaz trajo la reacción que permitió al cuadro malagueño entrar en el último cuarto con 9 puntos de ventaja. El Unicaja, además de disponer de más posesiones, también tenía mejor porcentaje de acierto, lo que le convertía en claro dominador del choque.

Terminado el partido, puede llegarse a la conclusión de que el gran problema que afecta al Unicaja es su falta de confianza fuera de casa, tras perder nueve de los 13 partidos disputados en la carretera, lo malo es que con esa debilidad resulta imposible tener aspiraciones en una competición tan exigente como esta. A destacar la creciente importancia de Alberto Díaz, la aportación en el rebote de Dani Díez y los 15 puntos de Shermadini que tuvo unos minutos brillantes que resultaron decisivos para mantener a su equipo en el partido.