El contrato de Jaime Fernández contempla una cláusula de rescisión de 750.00 euros

Jaime Fernández esquiva a Tobey durante el partido contra el Valencia./Acb Fotos
Jaime Fernández esquiva a Tobey durante el partido contra el Valencia. / Acb Fotos

El madrileño, fichado este verano por el Unicaja, es una de las sensaciones de la Liga Endesa, en la que es el segundo jugador más valorado

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Jaime Fernández ha roto todas las previsiones posibles desde su llegada al Unicaja. El joven madrileño, fichado el pasado verano del Andorra, se ha convertido en la gran atracción del equipo malagueño y en una de las sensaciones de la Liga Endesa. Sus actuaciones han disparado su cotización y provocado que alguno de los equipos importantes lo tengan en cartera cara al futuro, pues acaba de cumplir 25 años.

El Unicaja rompió el guión de las últimas temporadas para hacerse con sus servicios. Después de varias campañas en las que se negaba a pagar cláusulas de rescisión o traspasos para fichar jugadores, cambió de postura para poder fichar a Jaime Fernández. El conjunto malagueño pagó 250.000 euros al Andorra para liberarlo. Su progresión con el conjunto del Principado y con la selección convenció a los responsables cajistas de que había que hacer un esfuerzo para hacerse con uno de los jugadores nacionales más interesantes del momento.

Fernández firmó un contrato por tres temporadas con la entidad cajista y ese acuerdo contempla, entre otros puntos, una cláusula de rescisión de 750.000 euros. Es la cantidad que cualquier otro club deberá abonar para hacerse con sus servicios antes de la finalización de su vinculación con el cuadro cajista. Puede parecer mucho dinero, pero clubes como el Barcelona, el Real Madrid y, en menor medida el Baskonia, disponen de un presupuesto suficiente para abordar esta cantidad. Los azulgrana, sin ir más lejos, pagaron cerca de dos millones de euros por Claver, y un millón por Oriola, ambos al Valencia. El Valencia, sin llegar a estas cantidades, abonó al Zaragoza 350.000 euros al Zaragoza por Sergi García, y una cantidad similar por Joan Sastre, también al cuadro maño.

Vázquez, Abrines y Garbajosa

Pocas veces el contrato de un jugador nacional en el Unicaja contempló una cláusula de rescisión tan elevada. Temporadas atrás, el club cajista ingresó 600.000 euros por la salida de Álex Abrines al Barcelona y con anterioridad están los casos de Fran Vázquez al Akasvayu en 2005 por 1,2 millones de euros y de Garbajosa en 2006 a los Toronto Raptors de la NBA por 750.000 dólares. La explicación en el caso de este último para que su cláusula fuese tan baja fue el interés de todos los grandes equipos de Europa en ficharlo. Descartó otras ofertas y fichó por el Unicaja, pero su contrato debía contemplar una salida fácil a la NBA, como así fue.

La clave del posible tirón de Jaime Fernández en el mercado es su condición de cupo nacional de calidad. Ahora mismo es el segundo jugador más valorado de la Liga Endesa con 19,3 puntos. Ha dado un enorme paso adelante en sus prestaciones con algo a valorar, tiene capacidad para asumir el mando de un equipo potente como el Unicaja y se ha asentado en la selección.

La necesidad que los grandes tengan de un jugador de sus características condicionará el mercado y puede que las aspiraciones del joven escolta madrileño. Otra cosa será que aparezca algún equipo europeo de la Euroliga, entre los que el pago de cantidades de este tipo está a la orden del día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos