Cuatro desafíos en la Copa

Jaime Fernández, Lessort, Waczynski y Milosavljevic afrontan el torneo de Madrid como un reto personal

Los jugadores del Unicaja se lo pasaron en grande durante la sesión de fotos organizada por SUR y que se encargó de inmortalizar Salvador Salas./Salvador Salas
Los jugadores del Unicaja se lo pasaron en grande durante la sesión de fotos organizada por SUR y que se encargó de inmortalizar Salvador Salas. / Salvador Salas
JUAN CALDERÓN y ENRIQUE MIRANDAMálaga
Mathias Lessort Un huracán que llega del Caribe
Salvador Salas

Con Lessort se corre el riesgo de juzgarlo por lo evidente. Su espectacularidad, los mates, sus originales cambios de imagen –sólo hay que ver el 'look' que escogió para este reportaje–, sus espontaneidad. Pero tras cinco meses en Málaga, el francés ha demostrado que es mucho más que energía y un físico privilegiado. A sus 23 años, el pívot ha confirmado en el Unicaja las buenas sensaciones que dejó en el Estrella Roja y ha demostrado que su techo aún está lejos. Con la camiseta verde se le ha visto jugar al poste bajo con criterio, defender a ala-pívots con más movilidad que él, subir el balón de una canasta a otra y dar una asistencia... Pero Lessort quiere más y habla continuamente de mejorar aspectos de su juego, como el tiro exterior. El jugador nacido en la isla caribeña de Martinica es un huracán en la pista que eleva el nivel de energía del conjunto malagueño y que tiene que ser uno de los baluartes del cuadro de Luis Casimiro en la Copa.

Con la rotación de hombres interiores algo más reducida por la lesión de Suárez y por el papel residual de Okouo, el francés ha visto aumentado su protagonismo en el equipo. La Copa del Rey puede suponer su espaldarazo en la Liga Endesa y él se muestra con unas ganas enormes de disfrutar de esa competición tan atractiva de la que todos hablan:«El formato de la Copa en Francia es similar, aunque me dicen que en España es diferente y estoy entusiasmado por ver el ambiente que viviremos». No le preocupa al jugador del Unicaja ser el centro de muchas de las miradas que se reunirán en la Copa –agentes, ojeadores, representantes de las franquicias de la NBA–, pese a que sólo tiene este año de contrato en Málaga y a que en 2017 fue seleccionado en el draft de la NBA por los Philadelphia Sixers. «Todos los partidos son una gran oportunidad para mostrar tu juego. Es cierto que en la Copa hay más atención sobre los partidos, pero sólo es un partido más», comenta. Que tiemblen los aros del WiZink Center, que Lessort tiene ganas de hacer ruido en Madrid.

Jaime Fernández El gran talento en el mejor escaparate
Salvador Salas

La nueva perla del Unicaja se crió en los alrededores del Palacio de los Deportes de la Comunidad, donde hoy arranca la Copa del Rey. El gran escaparate del baloncesto español espera a Jaime Fernández, la gran perla del Unicaja y la sensación del momento en la Liga juega en casa esta Copa. Su explosión ha sido tan brutal como inesperada y demasiado pronto han comenzado las cábalas sobre cuánto tiempo durará en Málaga. Es el sino de los grandes jugadores; de los que están destinados a estrellas de este deporte; así que merece la pena disfrutarlo mientras dure.

El rumbo del Unicaja esta campaña ha dependido de sus sensaciones. Su brutal comienzo de temporada lo llevó a ser durante muchas jornadas el jugador más valorado de la Liga y marcó el buen arranque del equipo, que se resintió el día que el escolta se echó la mano a la rodilla a mediados de noviembre frente al Breogán. En el Unicaja se encendieron las alarmas y llegaron algunas dudas. ¿Era tan bueno antes? ¿Es este su verdadero nivel? ¿Será porque está más vigilado? La respuesta a estas preguntas ha llegado ahora, con un paso adelante y una demostración de una gran personalidad para liderar al equipo. Tiene un físico limitado, pero una enorme inteligencia para jugar al baloncesto. Ahora Fernández vuelve a carburar al máximo nivel, el respaldo de Casimiro, sus compañeros y, sobre todo, su madre en los días grises fue determinante. Ese triple ganador contra el Real Madrid y el 'sprint' final contra el Manresa confirman que ha recuperado las sensaciones. Llega la Copa promediando 19 puntos y 5 asistencias en los últimos cuatro partidos, una barbaridad, aunque lo mejor es que está sano y muy motivado para una cita en lo que sólo participó en una ocasión, aunque la modestia le impide reivindicarse como líder. «Yo sólo quiero ayudar al equipo, no lucirme. Siempre trato de hacerlo lo mejor posible para ganar. Si eso implica ser el mejor, perfecto, si no, que lo sea otro compañero», explica a SUR horas antes de lucir su enorme talento en el mejor escaparate para el baloncesto en Europa.

Dragan Milosavljevic Las cuentas pendientes

Dicen que le venganza no tiene fecha de caducidad. A Dragan Milosavljevic (Krusevac, 1989) le ha llegado el momento de saldar la cuenta que tiene pendiente con la Copa del Rey. Hace justo un año, el serbio vivió uno de los momentos más amargos de su carrera profesional. El alero afrontaba su primera participación en el torneo en un choque muy esperado frente al Real Madrid y que se resolvió en los instantes finales a favor del conjunto blanco gracias a un par de clamorosos errores arbitrales. Milosavljevic no sudó ni una gota porque Joan Plaza decidió que no jugase. Imperaba por entonces en el equipo un extraño sistema de rotaciones que al final se acabó abortando.

Hoy Milosavljevic llega a la Copa con sed de venganza. El serbio se ha convertido en un jugador fundamental en los esquemas de Luis Casimiro que está logrando explotar todos sus recursos. Su exhibición defensiva ante el Madrid fue la confirmación de su enorme solidez. Es el tipo de jugadores que hace mejores a los equipos; les da consistencia, perfectos para torneos como la Copa, de una gran exigencia física y mental. El internacional Serbio no oculta su motivación extra para la cita que arranca hoy en Madrid. «Voy con todo, pero no sólo yo, todo el equipo. Tengo una motivación especial por lo del año pasado, pero también por enfrentarme a grandes erivales; equipos de Euroliga que nos van a exigir el máximo. Será fantástico competir a este nivel». Milosavljevic habla con seguridad. Ahora se siente importante en el Unicaja. Todo ha cambiado para él. Tiene claro su trabajo y es de los mejores de la Liga haciéndolo. «Tengo más minutos con más regularidad, estoy en el camino correcto; tanto yo como el equipo, que al final es lo importante. Creo que tenemos un buen grupo, con una excelente química en el vestuario, hemos demostrado que podemos ganar a los mejores y hay un gran margen de crecimiento», comentaba a SUR. El serbio estará solo en Madrid. Sus amigos, todos jugadores, están compitiendo y su familia ya está en Belgrado, adonde se marchará en cuanto acabe la Copa para unirse a la selección de Serbia, pero antes tiene una cuenta pendiente que saldar.

Adam Waczynski El triplista que quiere resurgir

Dice que se acuerda mucho del partido de la pasada edición de Copa ante el Real Madrid. Waczynski, en una tarde de inspiración, metió cinco triples sin fallo e igualó el récord de tiros de tres de un jugador del Unicaja en Copa y el récord de triples sin fallo en el torneo del K.O. Pero el cuadro malagueño cayó en cuartos por 89-84. «Nos faltó muy poco para eliminar al Real Madrid», dice con el deseo de que su pase este año por la edición de Madrid no sea tan fugaz. Será su cuarta participación en un torneo copero y hasta ahora no ha ganado ningún partido. Con el Obradoiro estuvo a punto de dar la sorpresa ante el Baskonia en 2016 (77-79) y en Vitoria 2017, ya con el Unicaja, también perdió ante el Barcelona (82-70). «Es mi cuarta Copa, siempre me falta un poco para estar en la siguiente ronda, hay que hacerlo este año», dice el alero polaco. «Hay mucha ilusión por la Copa de Madrid, sabemos que muchos aficionados de Málaga van a estar allí», asegura. «Esta Copa es muy importante para nosotros, es un sólo un partido, hemos perdido contra el Tenerife hace un mes, pero va a ser muy diferente, vamos a estar mucho más motivado que el partido anterior», afirma.

La cita en el WiZink Center es también una buena oportunidad para que regrese el mejor Waczynski. El polaco reconoce que está preocupado por su juego esta temporada, pese a que Luis Casimiro le ha mostrado su apoyo públicamente. Aunque en sus dos primeros años en Málaga se vio evolución en su juego – de llegar como un tirador puro pasó a aportar también en el rebote o en situaciones de uno contra uno–, esta campaña no le están saliendo bien las cosas. En toda la temporada en la Liga Endesa sólo ha pasado de los diez puntos en dos ocasiones y su promedio de triples está en el 33%, cuando habitualmente supera el 40%. Que encuentre inspiración en el tiro será una magnífica noticia para el Unicaja, aunque en defensa también es previsible que al polaco le toque hoy emparejarse algunos minutos con Beirán, el mejor jugador del Iberostar Tenerife. «Ahora estamos mejor, ganar con el último tiro, como en los últimos partidos, siempre sienta bien. No somos perfectos, pero siempre luchamos hasa el final», concluye.

 

Fotos

Vídeos