Dani Díez adelanta su transición

Dani Díez lanza un triple durante un partido de esta temporada. /ACB Fotos
Dani Díez lanza un triple durante un partido de esta temporada. / ACB Fotos

Será el reemplazo del lesionado Carlos Suárez en el puesto de ala-pívot

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Aunque es un consumado triplista, los técnicos aseguran que Dani Díez tomará el camino de otros aleros destacados que acabaron jugando como ala-pívots. Recientes son los casos de Carlos Jiménez, actual director deportivo del Unicaja, y el más conocido por los aficionados como es el de Carlos Suárez. A este último la transición le costó un poco, pero a día de hoy es uno de los 'cuatros' más productivos de la Liga Endesa. El madrileño estará unas seis semanas de baja por una rotura de fibras, así que Dani Díez tendrá que acelerar el tránsito hacia posiciones más interiores.

No es nueva esta situación para Díez, que, como Suárez, además de tirar bien de tres también tiene facilidad para rebotear. A los técnicos del Unicaja este cambio de posición del jugador no les pilla con el pie cambiado. Díez lleva meses trabajando con Boniface Ndong movimientos de espaldas al aro, precisamente para explotar su físico frente a aleros más bajos y menudos. También perfecciona el bote con Paco Aurioles, para mejorar su manejo de balón con la idea de hacer acciones de penetración a la canasta.

Díez fue uno de los mejores jugadores nacionales de su generación precisamente porque explotaba su físico y el puesto de ala-pívot. No fue hasta la edad júnior cuando se 'alejó' de la canasta en un cambio de posición que los entrenadores de cantera son muy propensos a realizar, y que es algo de entender. Si les llega un pívot, quieren que también tire de tres; si se encuentran con un alero, tratan de hacerlo jugar como escolta...

Así que Dani Díez, que mañana cumplirá 200 partidos como jugador del Unicaja, tendrá una dura prueba contra el Baskonia (19.30 horas). El hecho de que no juegue Shengelia, el hombre más valorado de la Liga Endesa y tercer máximo anotador, supone un alivio para el Unicaja y el propio Díez, que se verá las caras con el alemán Voigtmann, un hombre quizá más interior que Shengelia con sus 2,11 metros.

Como no es la primera vez, Díez asumía ayer el reto de suplir a un todoterreno como Carlos Suárez. «Es una posición en la que he jugado durante toda mi vida hasta que tenía 16 años. Lo cierto es que es un puesto con muchas similitudes con la de alero, en la que tienes tiros abiertos e incluso más liberados. También estás más cerca del aro, por lo que puedes rebotear más. Todo tiene sus ventajas y sus desventajas, pero lo importante es ayudar al equipo a ganar. Es una posición en la que me siento cómodo y ya en Kazán hice un buen partido y ojalá pueda repetirlo para que podamos ganar», comentaba ayer el madrileño en declaraciones facilitadas por el Unicaja.

Tendrá así más minutos Dani Díez, que en el puesto de alero no está teniendo tanto protagonismo por el buen momento de Milosavljevic y Waczynski. El jugador adelanta un complicado partido frente a un Baskonia que llega al choque después de dos derrotas consecutivas, una en la Liga y otra en la Euroliga.

«El Baskonia nos va a exigir mucho, como ya pasó en el partido contra el Barcelona, aunque aquí en casa acumulamos una buena racha. Vamos a intentar superar esta prueba, pero es un equipo duro y difícil. Aunque no tengan a Shengelia tienen a otros jugadores: bases con talento, un juego interior muy bueno con jugadores como Poirier o Voigtmann, que abre muy bien el campo... Con la baja de Carlos Suárez, vamos a tener que dar todos un paso adelante para intentar ganar por nosotros y por nuestra afición», apuntó el alero, que a partir de ahora será ala-pívot...

El Baskonia también agita las gradas y habrá una gran entrada

El Palacio de los Deportes registró el fin de semana pasado la mejor entrada de la temporada con la visita del Barcelona. A efectos visuales hubo un lleno técnico, aunque no se colgó el cartel de 'No hay billetes'. Fueron exactamente 9.750 espectadores los que presenciaron el encuentro en directo.

Para mañana también se espera una gran entrada. La visita del Baskonia siempre es una fecha marcada en rojo por los seguidores del Unicaja y esta temporada no es una excepción. El pabellón no se llenará, pero probablemente será la segunda mejor entrada de la temporada, a tenor de las localidades que ayer quedaban por vender.

El hecho de que ya hayan comenzado las vacaciones navideñas va a permitir una mayor asistencia de público, ayudado también porque el partido es en un horario favorable para que acudan los niños.