Derrota útil

MARTÍN URBANO

El Unicaja se jugaba anoche en Kazán el primer puesto de su grupo de la Eurocup, pero aun siendo importante ese objetivo no era el único ni quizás tampoco el principal. También contaba y mucho el rendimiento general del equipo y, sobre todo, sentir que competía por la victoria, que estaba en todo momento dentro del partido. En definitiva, recuperar la identidad de octubre y noviembre. La calidad del adversario, las dificultades del escenario y la relativa importancia de ese primer puesto del grupo en juego determinaban que el Unicaja no tuviera mucho que perder y sí bastante que ganar, seguramente la mejor posición de partida para buscar esa recuperación tan necesaria.

Luis Casimiro decidió empezar con el mismo quinteto que en Badalona, que tardó mucho en anotar, lastrado por las prematuras pérdidas. Entró Fernández para que su equipo se metiera en faena y diera el primer tirón. Fueron minutos de dominio malagueño, con los locales estancados en ataque. En el segundo cuarto, con Díaz dirigiendo a un quinteto de suplentes en el que Díez hacía de 'cuatro' se mantuvo la igualdad, hasta que el acierto visitante en los triples empezó a condicionar la defensa local.

El Unicaja entró en el tercer cuarto con seis puntos de ventaja, tras dominar el rebote, tirar mejor de tres y acumular muchos puntos de los más altos. El cuadro malagueño dejó de anotar desde fuera y sólo con los puntos de los pívots no pudo impedir que su rival equilibrara el marcador a medida que Henry iba tomando el mando de las operaciones. Por eso, en el arranque del último cuarto entró Díaz para vigilarlo y Shermadini se quedó en el banquillo. La apuesta defensiva resultó insuficiente y tuvieron que volver los anotadores, pero con su defensa habitual, el ataque del Unicaja se quedó corto para ganar un partido como este, en el que el perímetro local fue muy superior. De cualquier forma y tomando como referencia el partido de Badalona parece indudable que el Unicaja mejoró mucho, con lo que alcanza parte de sus objetivos, aunque, eso sí, su línea exterior necesita mejorar con urgencia