El deseado regreso de Jaime Fernández

Jaime Fernández recibirá hoy un cálido recibimiento en el Palacio. /M. Pozo. ACBPhoto
Jaime Fernández recibirá hoy un cálido recibimiento en el Palacio. / M. Pozo. ACBPhoto

El escolta vuelve a las canchas ante el público malagueño y en un partido vital contra el Joventut

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

El Unicaja y su afición necesitan alicientes, clavos a los que agarrarse en un tramo de la temporada complicado en el que el gris es el color predominante. Quedan dos meses de competición aún y el conjunto malagueño tiene en su mano acabar entre los cuatro mejores clubes de la ACB la Liga regular, pero en los últimos meses el juego del equipo ha generado un clima de desconfianza que hay que superar cuanto antes.

La vuelta de Jaime Fernández hoy, junto a la de Alberto Díaz la semana pasada, tienen que servir para darle otro aire al equipo y que la dinámica vuelva a ser positiva en esta recta final previa a las eliminatorias por el título. Si el malagueño es sacrificio, garra e intensidad, el escolta madrileño aporta la creatividad y efectividad en ataque que tanto ha echado de menos el Unicaja en las últimas semanas. El internacional es el nuevo ídolo de la afición del Unicaja y cuando ha estado sano ha tenido un papel capital en el equipo, siendo un auténtico líder. Es injusto poner sobre sus hombros la responsabilidad de la recuperación del equipo, sobre todo porque lo normal es que tarde algunos partidos en recuperar el ritmo competitivo, pero su sola presencia en cancha ya tiene que ser un aliciente tanto para el público como para sus propios compañeros. Fernández volverá a jugar esta tarde (17.00 horas, en directo por el dial 53 de Movistar+) en el encuentro ante el Joventut de Badalona, un partido vital en la pelea por el cuarto puesto de la clasificación, el último que otorga la condición de cabeza de serie en las eliminatorias por el título.

Escenario diferente

Han pasado cuatro meses desde que el Unicaja y el Joventut se midieran en Badalona en la primera vuelta de la Liga Endesa. Pero la situación es tan distinta a la de aquel mes de diciembre que parece otra temporada. Entonces el cuadro malagueño estaba pletórico y los resultados acompañaban a ese estilo de juego rápido, ofensivo y vistoso con el que había empezado la campaña. El conjunto de Luis Casimiro era cuarto entonces, empatado con el segundo y reaparecía en la pista del Joventut tras encadenar seis victorias consecutivas y tras el parón de las 'ventanas FIBA'. En Badalona perdió por 93-86 ante un pujante Joventut que era décimo y aspiraba a meterse en puestos de 'play-off'.

El conjunto malagueño necesita abrir distancia con el equipo de Badalona, que es sexto con una victoria menos

Hoy el escenario ha cambiado. El Unicaja sigue en los puestos de arriba –quinto tras la victoria del Valencia ante el Andorra–, pero las sensaciones son muy diferentes porque el cuadro malagueño no ha cumplido los objetivos de la temporada en la Copa del Rey y la Eurocup y, lastrado por las lesiones, pasa por un momento complicado de juego y confianza. Por el contrario, el conjunto de Badalona, que fue semifinalista en la Copa tras tumbar al Baskonia, ha ido en trayectoria ascendente y es sexto, a sola una victoria del Unicaja y asentado en la zona de 'play-off'.

El conjunto que entrena Carles Durán llega a esta jornada tras sufrir dos derrotas consecutivas y una victoria del Unicaja serviría para abrir algo más de distancia con el conjunto catalán. A falta de nueve partidos para el final de la Liga regular, el conjunto que entrena Luis Casimiro no se puede permitir más pasos atrás y mucho menos en el Palacio de los Deportes.

Laprovittola es el faro que guía al Joventut, con un protagonismo absoluto en el juego del equipo. Jugador más valorado, mejor anotador y máximo asistente de toda la Liga, está bien acompañado por Marko Todorovic, Harangody o el exTenerife McFadden, fichado el mes pasado y señal de que el club catalán no renuncia a nada.

En el punto de mira

Laprovittola (base).
Está quizás en el mejor momento de su carrera y es un hombre muy difícil de frenar si se encuentra inspirado. Ha protagonizado actuaciones portentosas como los 40 puntos que logró ante el Gran Canaria o los 50 de valoración en la Copa del Rey ante el Baskonia. Será tarea para Alberto Díaz tratar de frenarle.