El Unicaja supera el reto con nota

Los jugadores del Unicaja celebran la victoria ante el Barcelona al término del partido./Salvador Salas
Los jugadores del Unicaja celebran la victoria ante el Barcelona al término del partido. / Salvador Salas

Tumba al Barcelona, líder de la Liga Endesa, con un gran trabajo colectivo en un duelo intenso

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Incógnita despejada. Después de un primer tramo de la competición en el que el Unicaja ha hecho gala de un juego primoroso en ataque, quedaba por ver si podría alcanzar ese equilibrio tan deseado entre la parcela ofensiva y la defensiva. Es algo fundamental para hacer frente a los grandes retos y competir contra los equipos más fuertes, como en el caso de ayer el Barcelona, que llegaba a Málaga líder de la Liga Endesa. El Unicaja superó la prueba y lo hizo con nota (78-73). Sacó adelante un partido denso, complicado y de gran exigencia física. Lo consiguió con un excelente trabajo del colectivo, en el que prevaleció el esfuerzo sobre los números.

78 Unicaja

(16+21+25+16): Roberts (6), Jaime Fernández (7), Milosavljevic (4), Wiltjer (14), Shermadini (4) - cinco inicial- Díaz (2), Díez (8), Salin (8), Lessort (10), Waczynski (8) y Suárez (7).

73 Barcelona

(16+18+19+20): Pangos (8), Kuric (12), Hanga (12), Singleton (9), Tomic (4) - cinco inicial- Smiths (-), Heurtel (8), Pustovyi (8), Claver (7) y Oriola (5).

Ábritros
Peruga, Aliaga y Torres. Sin eliminados
incidencias
Partido correspondiente a la duodécima jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes, José María Martín Carpena ante 9.750 espectadores.

Gestionó perfectamente Casimiro todas sus piezas a lo largo de un choque en el que su equipo fue casi siempre por delante en el marcador. Este triunfo de mérito consolida la identidad competitiva de un equipo al que difícil ponerle un techo a día de hoy. El triunfo, además, lo mete virtualmente en la Copa del Rey.

La puesta en escena del Unicaja fue la que precisaba para hacer frente a un adversario como el Barcelona. Fue tal su intensidad que incluso provocó que fallase demasiado lanzamientos, aunque como su nivel defensivo era altísimo, pudo contener al Barcelona (5-5, min. 4). Derivó el partido hacia un escenario de tanteo bajo y mucha dureza, al que también se adaptó el cuadro malagueño, que contadas veces se ha visto obligado a competir en ese terreno, quizá los dos partidos ante el Unics y poco más. Se multiplicó Milosavljevic en defensa, donde las ayudas eran constantes y la intensidad era máxima. El Barcelona estaba incómodo, con problemas para anotar y el primer cuarto se cerró con un empate a 16 que reflejaba la densidad del partido que se estaba viendo.

Los mejores minutos

En el segundo cuarto, el Unicaja no sólo mantuvo el rigor defensivo, sino que mostró el primer destello de su gran potencial ofensivo. Arriesgó Casimiro al devolver a la pista a Jaime Fernández, que tenía dos faltas, pero el madrileño le puso la marcha extra que necesitaba el equipo en ataque y el Unicaja se escapó en el marcador con un parcial de 17-6 (33-22, min. 16). Fueron probablemente los minutos más completos hasta el momento del equipo malagueño esta temporada, porque no sólo se desató en ataque, sino que defendió a gran nivel. La alternancia de triples y balones interiores descolocó al Barcelona. Pesic paró el partido para reordenar a los suyos, y Casimiro optó por reservar a Fernández. Todo cambió entonces, aunque más por desacierto del Unicaja que por acierto de su rival. Un par de pérdidas y algunos fallos absurdos permitieron que el cuadro azulgrana volviera a meterse en el partido. Hanga, con un triple al límite del tiempo, apretó el choque antes de la segunda parte (37-35).

Milosavljevic supera con fuerza a Claver.
Milosavljevic supera con fuerza a Claver. / Salvador Salas

Se sobrepuso el Unicaja perfectamente con una buena entrada en el tercer cuarto. Wiltjer se soltó desde la línea de tres y lideró un parcial de salida de 8-2 (45-36, min. 23). Lograba de nuevo el conjunto cajista ese equilibrio entre y ataque, y mandaba en el partido con Fernández lúcido. Como ocurrió al final de la primera parte, el Barcelona castigó los errores de los de Casimiro, pero esta vez, la reacción del Unicaja fue inmediata y contundente; en parte porque esta vez no aflojó en defensa, donde Lessort, Salin y Suárez hicieron un gran trabajo. Tres triples seguidos, dos de ellos de Waczynski y uno de Suárez, pusieron el Palacio patas arriba. El Unicaja lograba su máxima renta al borde del último cuarto (62-56).

Los aficionados disfrutaron de un gran partido.
Los aficionados disfrutaron de un gran partido. / Salvador Salas

Mantuvo el rigor el Unicaja y entró en escena Roberts. El estadounidense, a veces cuestionado por su fragilidad defensiva, apareció en ataque para resolver en unos minutos de gran tensión (70-58, min. 33). El Barcelona, como era de esperar reaccionó elevando el nivel de su defensa al máximo y llegaron los problemas para el equipo de Casimiro, que desperdiciaba un ataque detrás de otro para desesperación del público. Un triple de Pangos a falta de dos minutos sembró el nerviosismo en las gradas (73-68), pero la respuesta de Waczynski fue inmediata. El conjunto malagueño llegó con seis puntos de renta al último cuarto y ahí la tensión se disparó. Claver acercó más todavía al Barcelona (76-73) cuando quedaban 24 segundos. El equipo de Pesic casi recuperó el balón al acorralar a Jaime Fernández en campo propio, pero el madrileño, no se sabe cómo, encontró a Shermadini debajo del aro con un gran pase y este machacó para sentenciar un gran partido (78-73).