El Unicaja es pura diversión

El Unicaja es pura diversión

El equipo malagueño firmó un soberbio partido para ganar al conjunto de Montenegro

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Cuando un equipo gana por 37 puntos de diferencia se puede caer en el error de menospreciar al rival y restar importancia al triunfo conseguido. Suelen surgir esas clásicas voces críticas que señalan las deficiencias del contrario para no elogiar los méritos del que gana, en este caso, el Unicaja. También suele suceder que con tanta diferencia entre los dos equipos, el que domina puede caer en la tentación de relajarse, algo que no hizo el cuadro malagueño que exprimió hasta el final a su rival para ganar por 113-76. Y tal recital ofensivo del conjunto que dirige Luis Casimiro fue un deleite para los aficionados que anoche acudieron al Palacio de los Deportes. Sumó el Unicaja su séptima victoria seguida en la Eurocup. Se jugará el liderato con el Unics en un mano a mano al que llegará lanzado después de la exhibición de ayer.

El Mornar Bar llegó al Palacio de los Deportes sólo una hora antes del comienzo del choque. Todo el operativo que rodea la organización de los partidos en Málaga estaba extrañado por la tardanza del rival del Unicaja, que ya antes del choque evidenció la actitud con la que afrontaba el partido. Quizá esto explicó lo que se vio el en arranque del choque, en el que parecía que el conjunto malagueño estaba realizando un entrenamiento con público. Las canastas del Unicaja se sucedían con total facilidad y sin encontrar oposición por parte de un rival desdibujado. A los cinco minutos el marcador era de 19-2 y la valoración de cada equipo explicaba lo que se estaba viendo en la pista: 28 para el Unicaja y -7 para el Mornar Bar. Tremendo. Los triples de Sane, el mejor de su equipo, dieron algo de aire al conjunto visitante ante un Unicaja que cometió mínimos fallos (31-15, min.10).

Más

El Mornar Bar hizo un amago de volver al partido con un par de triples de Vranjes, pero fue un espejismo. Cada canasta desde el 6,75 encontraba la misma respuesta por parte del Unicaja, que empezó a mover el balón de maravilla con la presencia de Jaime Fernández en la pista. A los 14 minutos el equipo malagueño acumulaba 14 asistencias. Esto se tradujo en situaciones cómodas de tiro para los lanzadores después de una perfecta circulación de balón. El más beneficiado fue Salin con cuatro triples de cinco intentos. La ventaja superaba ya los 20 puntos y Casimiro vio margen para darle minutos a Viny Okouo. El Unicaja campaba a sus anchas y ya sólo quedaba por comprobar si firmaba un nuevo récord de anotación al descanso. Se quedó a sólo tres puntos de conseguirlo con el 62-41 de la primera mitad.

Sin piedad

Con semejante superioridad y diferencia en el marcador, la cuestión que quedaba por conocer era si el Unicaja sería capaz de mantener el nivel de acierto, intensidad y buen juego exhibidos en una primera parte casi perfecta. Por suerte para los aficionados cajistas, el Unicaja salió del vestuario con el cuchillo entre los dientes, sólido en defensa y un Shermadini imperial. El georgiano firmó dos jugadas soberbias. La primera un mate tras robo al contragolpe y, la segunda, la más espectacular, un 'alley-oop' a tablero con asistencia de un descarado Jaime Fernández. La acción puso en pie al público que un día más volvió a disfrutar del buen juego de su equipo (75-45, min. 25). Se sentó Shermadini y el caudal ofensivo se rebajó, aunque no se cortó, y el tercer cuarto se cerró con un contundente 88-53.

El partido estaba resuelto desde hacía muchos minutos, pero el Unicaja mantuvo la tensión en un último cuarto que Casimiro utilizó para dar confianza a algunos jugadores como Dani Díez, que respondió con un buen trabajo, triples y rebotes. El técnico, que gestionó perfectamente a su equipo, también accedió a las peticiones del público y dio tres minutos al joven Pablo Sánchez, que anotó sus primeros puntos con la primera plantilla.

113 Unicaja

Roberts (13), Milosavljevic (9), Waczynski (4), Wiltjer (17), Shermadini (19)- cinco inicial- Suárez (2), Lessort (10), Salin (17), Sánchez (2), Jaime Fernández (14) y Díez (6).

76 Mornar Bar

Waller (-), Brown (18), Micovic (10), Drenovac (6), Lukovic (10)- cinco inicial-, Koenig (8), Pavic (-), Vujosevic (2), Pavicevic (-), Sane (8), Vranjes (14) y Rebic (-).

parciales.
31-15, 32-26, 26-13 y 25-22.
árbitros.
Lamonica (ITA), Patusiak (POL) y Balak (ISR). Eliminado Sane.
incidencias.
Octavo partido del grupo D de la Eurocopa disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena ante 5.330 espectadores.

EL UNO A UNO DEL PARTIDO