Opinión

Disfrutemos de Alberto

Disfrutemos de Alberto

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Reconozco que los movimientos que ha realizado este verano el Unicaja en su cantera me tienen totalmente desconcertado. Es evidente que el club malagueño no se puede quedar con todos los jugadores que en los últimos años ha ido formando y que ya están en edad de dar el salto al mundo profesional. También que hay salidas que forman parte de una decisión personal del jugador o de su entorno y que contra eso poco se puede hacer, sobre todo cuando se compite con flamantes universidades norteamericanas que dan todas las facilidades del mundo para estudiar una carrera y además jugar al baloncesto. Pero que en apenas unas semanas el Unicaja haya cortado a jugadores como Soluade, que el curso pasado sí valía para el equipo en Euroliga, o Romaric, que hizo un buen papel en su cesión en la LEB Oro, me descuadra. A no ser que el Unicaja se haya dado cuenta ahora, de golpe y porrazo, de que su política con estos jugadores jóvenes en los últimos años no ha sido la adecuada. Sé de primera mano que en Los Guindos hay un gran grupo de entrenadores-formadores que componen uno de los grandes activos del club. Pero también que durante años se ha invertido mucho tiempo y dinero en jugadores que no han terminado fructificando en Málaga y que ahora juegan en otros equipos de la Liga Endesa. Y que hay varios chavales que en los últimos años llevaron la etiqueta de 'perla de la cantera' que han decidido seguir su formación lejos de Málaga ( Jesús Carralero, Golden Dike, Rubén Domínguez...) Que el club no tenga un equipo en LEB no ayuda desde luego, porque el salto entre el júnior y el primer equipo es abismal. Claro que eso cuesta dinero.

Ojalá me equivoque, pero da la sensación de que no será nada fácil que veamos en los próximos años un caso como el de Alberto Díaz, gran emblema de la cantera del Unicaja y un orgullo para todo el baloncesto malagueño. Disfrutemos de él, por lo que pueda pasar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos