El efecto Boatright se diluye

Boatright lanza a canasta./GERMÁN POZO
Boatright lanza a canasta. / GERMÁN POZO

La aportación del base ha ido disminuyendo desde que llegó al Unicaja en enero

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

El director deportivo del Unicaja, Carlos Jiménez, insistía a principios de semana en su encuentro con los medios que las lesiones habían desequilibrado al Unicaja. Aunque los problemas físicos son un elemento más del juego que afecta a todos los equipos, en el caso del conjunto malagueño se han cebado en posiciones clave de la plantilla de difícil reemplazo.

De los tres jugadores que están o han estado de baja en lo que va de temporada durante un tiempo razonable (Alberto Díaz, Carlos Suárez y Jaime Fernández), el club malagueño solo ha reemplazado al base malagueño. Se consideró que fichar a un '1' era prioritario tras la lesión de Díaz, mientras que se optó por no incorporar a nadie por los otros jugadores, ya que los posibles sustitutos tenían que ser cupos y además no iban a jugar en la Eurocup.

En enero llegó Ryan Boatright, el único fichaje a mitad de temporada del Unicaja –al menos por ahora, porque no se descartan nuevos movimientos– y el base supuso una corriente de aire fresca para el equipo. Un jugador contrastado, con experiencia en Europa, pasaporte comunitario y que estuvo entre los candidatos del Unicaja en verano para el puesto de primer base. Sobre el papel, una apuesta segura. Pero la realidad es que el 'efecto Boatright' en el equipo se ha ido diluyendo con el paso de las semanas. Su fugaz debut ante el Estudiantes –jugó apenas tres minutos– fue con un triple nada más tocar el balón. Toda una declaración de intenciones, ya que el exjugador del Cedevita es ante todo una amenaza ofensiva. El Unicaja optó por fichar a un jugador que no tenía nada que ver con Díaz, el mejor defensor del equipo, y la apuesta tampoco ha servido para cumplir los primeros objetivos.

En sus primeros partidos, el base demostró que puede hacer mucho daño desde el triple (4 de 7 ante el Barcelona o 3 de 4 ante el Manresa), pero también que era capaz de generar juego para los hombres altos desde situaciones de bloqueo y continuación o en transición (llegó a las cinco asistencias en varios partidos). Pero su impacto en el equipo ha ido a menos y también esa sensación de revulsivo que dio cuando llegó. Tras su fichaje, Roberts empezó a tomar más protagonismo en el juego, espoleado por la presencia de mayor competencia en su puesto, pero el revulsivo no tuvo continuidad.

Para colmo, Boatright también se ha caído esta semana del día a día del equipo por una lesión. El jugador se lastimó el tobillo derecho en el partido de la semana pasada ante el Herbalife Gran Canaria y se le diagnosticó un esguince de grado 1. Una lesión leve, que no parecía suponer mayor problema. Pero tras toda la semana de descanso, el base no recupera sensaciones y sigue sin entrenarse. No es buen momento para perder jugadores, con el equipo en un momento crítico. A la espera del entrenamiento de hoy, será difícil que Boatright esté disponible ante el Obradoiro. Por parte del Obradoiro también está casi descartado Vasileiadis, por un problema en su gemelo derecho. El Unicaja sí ha convicado al canterano Lucas Muñoz, que se ha entrenado con el equipo esta semana. A medio plazo, habrá que ver qué papel tiene Boatright, que tiene contrato hasta final de temporada, durante las próximas semanas.

Waczynski: «Queremos seguir en el 'Top 4' de la ACB»

El alero del Unicaja Adam Waczynski habló ayer sobre el partido de mañana, ante el Obradoiro, su exequipo. «Ahora pensamos sólo en la Liga. Quedan 11 partidos, jugamos en casa ante el Obradoiro y 10 de los 12 partidos de casa los ganamos. Tenemos que luchar hasta el final de temporada», aseguró el polaco. «Queremos seguir en el 'Top 4' de la competición, empezamos desde ya para luchar contra los equipos que están cerca para estar más arriba posible», declaró.