El emotivo adiós de Francis Alonso a su sobresaliente carrera universitaria

El emotivo adiós de Francis Alonso a su sobresaliente carrera universitaria
UNGC

El equipo del jugador malagueño cayó en la final de conferencia y la temporada se termina para el canterano del Unicaja

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Aguantando las lágrimas, con la voz entrecortada y visiblemente emocionado. Así se despidió el malagueño Francis Alonso de la temporada en la NCAA y también de cuatro sobresalientes años de competición en la Universidad de Greensboro. La derrota de su equipo la pasada madrugada en la final de la Southern Conference ante Wofford (58-70) deja a Alonso fuera del 'March Madness', el torneo final de temporada (salvo una invitación de última hora) y pone punto y final a su carrera universitaria.

«Haber estado aquí cuatro años ha sido una oportunidad para toda mi vida. Compartir vestuario con jugadores y entrenadores como los que he tenido ha sido una experiencia para aprender y que no voy a olvidar nunca. Me han dado una oportunidad para crecer como jugador y como persona y siempre voy a estar agradecido», decía el jugador en la rueda de prensa posterior a su eliminación.

Alonso volvió a ser un jugador importante para su equipo, anotó 21 puntos (6 de 19 en tiros, 7 de 8 desde la línea de tiros libres) y durante gran parte del encuentro Greensboro tuvo el títuo de conferencia en su mano, pero en los últimos minutos Wofford hizo valer su condición de favorito para darle la vuelta al marcador en la que era la tercera final consecutiva que jugaba Alonso.

A la espera de jugar algún torneo postemporada, Alonso cierra su paso por Greensboro dejando récords en la universidad, siendo el jugador con más triples en la historia de su equipo, uno de los máximos anotadores y el que más partidos ha disputado con los 'Spartans'. Una auténtica leyenda en su universidad.

El malagueño, formado en el Unicaja, tiene 22 años y toda una carrera por delante en el mundo del baloncesto. Su marcha a la NCAA tras dejar el Unicaja le impidió debutar como profesional, un camino que tendrá que empezar a recorrer ahora. Como en el caso de Rubén Guerrero, el otro malagueño en la División 1 de la NCAA, tendrá que acabar el curso académico y tratará de realizar algunos entrenamientos con franquicias de la NBA, algo habitual entre los jugadores sénior más destacados. Después tendrá que sopesar su regreso a España, donde el Unicaja tiene derecho de inscripción preferencial si juega en la Liga Endesa, aunque puede haber más clubes españoles interesados en los servicios de un jugador que se ha consumado como un experto tirador en su etapa universitaria.