EXCELENTE FINAL

MARTÍN URBANO

Un primer cuarto sin defensa complicó la vida al Unicaja en San Sebastián. Menos mal que en el último racionalizó su juego de ataque y se empleó unos minutos atrás para alcanzar una victoria imprescindible, que estuvo en peligro durante muchos minutos.

Desde el principio, el partido se jugaba, sobre todo, en medio campo, con predominio del juego posicional. La ventaja del cuadro malagueño estaba en sus hombres altos, y los locales intentaban neutralizarla con mucha dureza defensiva, por eso el Unicaja disfrutó de sus primeras ventajas gracias a los tiros libres. En el ataque local tenía más importancia la anotación exterior. Con la entrada de los suplentes del Unicaja su juego se debilitó en los dos lados del campo y al final del primer cuarto resultaba sorprendente que el peor equipo en ataque de la Liga le hubiera metido 28 puntos al la defensa malagueña. Con el paso de los minutos, los locales jugaban con más ritmo y buscaban más acciones interiores, mientras los visitantes se olvidaban de sus hombres altos, sobre los que se cerraba mucho la defensa donostiarra. El Delteco GBC se fue por delante, aunque el perímetro del Unicaja aprovechó la preocupación de la defensa local por Shermadini para equilibrar el choque antes del descanso.

El Unicaja reanudó el encuentro con sus pívots amenazados por las faltas, lo que podía debilitarle debajo de los aros. A pesar de ello, Lessort se erigió en líder de su equipo, que volvió a ponerse por delante en el marcador. La defensa local perdió todo el protagonismo, mientras el Unicaja mejoró mucho atrás y a base de negar líneas de pase e interrumpir el movimiento del balón local consiguió algunas canastas fáciles. Sin embargo, los triples seguían sin entrar y por eso los locales llegaron al último cuarto con dos puntos de renta. Aunque la ventaja visitante estaba en Shermadini, Roberts tomó el mando del ataque, con acierto desigual. Afortunadamente, la defensa del Unicaja se mostraba más firme que nunca y la definitiva avería del ataque local coincidió con dos inesperados zarpazos triples de Milosalvjevic que encauzaron una victoria que mantiene vivas las máximas expectativas para el sorteo de la Copa Del Rey.

 

Fotos

Vídeos